Escúchenos en línea

Correa anuncia su plan económico para Ecuador

Agencias AP y AFP. Desde Quito, Ecuador. | 2 de Abril de 2007 a las 00:00
El gobierno de Ecuador se abstendrá de pagar la deuda externa que considere ilegítima, creará leyes antimonopolio y "regulará sin estatizar" la economía. El presidente Rafael Correa planteó el lunes la nueva visión económica que desarrollará en sus cuatro años de gestión, en la que destacan una mayor intervención del Estado en la economía, el fomento y protección de la producción nacional, priorizar la inversión social sobre el pago de deuda externa y su compromiso de mantener el dólar como moneda local. Correa, un economista de profesión, afirmó que "la liberalización a ultranza está más que superada teórica y empíricamente. Los países exitosos son los que fomentan su producción y el empleo. Aquí nadie está en contra del comercio internacional, pero sí en contra del 'boboaperturismo'. No tengo nada contra la inversión extranjera, pero no nos vamos a poner de rodillas ante la inversión extranjera". En su exposición de casi dos horas, en un hotel de la ciudad portuaria de Guayaquil ante unas 1,000 personas, también destacó la importancia de entregar más recursos a bonos de pobreza, vivienda y créditos. En ese sentido, Correa anunció que empezará por dejar de cancelar el pasivo externo que considere ilegítimo para "liberar recursos que vayan a las áreas productiva y social". "Renegociaremos la deuda pública anulando la deuda ilegítima, como lo han aplicado países como Estados Unidos", anticipó el gobernante, indicando como ejemplo un pasivo de 14 millones de dólares con el Banco Mundial que según él contrajeron "asesores al servicio del organismo". "Tenemos un perfil de deuda de 2.789 millones en 2007. Una de las prioridades de la política económica será suavizar el servicio de deuda en los próximos años", insistió. Asimismo, anticipó que "reposicionará el Estado como planificador, regulador y promotor de la economía en armonía con el sector privado". "Aquí nadie es estatista ni queremos ser comunistas, como la oposición nos dice", manifestó Correa Estableció como metas macroeconómicas un crecimiento de la economía en un escenario pasivo de entre 3,3% y 3,5% y en un escenario activo (en el que el Estado libere más recursos) de 4% a 4,4%. En el primer escenario la inflación estaría entre el 2,6% y 2,9% y en el segundo, entre 3,3% y 3,5%. Recordando su época de catedrático universitario, anunció una "nueva política económica, superando a una nefasta para los intereses del país". Su objetivo es "lograr desarrollo sostenible del Ecuador con justicia social y libertad, reposicionando al Estado como planificador, regulador y promotor de la economía en armonía con el sector privado". Pero aclaró que en su gobierno "nadie es estatista". Correa, que asumió el cargo el 15 de enero, reconoció que "soy un gran crítico de la dolarización" porque eliminó la posibilidad de tener una política monetaria propia pero se comprometió a que "los cuatro años de gobierno se mantendrá la dolarización" que se instauró en el país desde el 2000. Ese esquema ha provocado que la producción nacional esté "altamente estropeada" y para recuperarla dijo que instrumentará políticas directas para incrementar el crédito productivo, reducir los costos financieros, abaratar los costos de producción, con reducción de servicios básicos y de insumos. El primer mandatario aseguró que su prioridad será el tratamiento para microempresas, pequeñas y medianas compañías que son importantes generadoras de empleo. Para reducir los costos de producción dijo desarrollará proyectos hidroeléctricos que están en estudio e impulsará la rehabilitación de la más grande refinería de petróleo del país y la construcción de una nueva. Ratificó que "una de las prioridades de política económica será... aliviar el servicio de deuda en lo próximos años para liberar más recursos para todas las áreas", especialmente en los ámbitos de salud y educación. Este año los pagos de deuda representan casi el 30% del presupuesto. Criticó el manejo económico de los últimos años que generó un "crecimiento distorsionado" con sectores más beneficiados, "vinculados a la especulación", como el petrolero o el financiero y con "pobres tasas de crecimiento" en áreas como agricultura. También censuró la alta dependencia de ingreso de recursos del país por exportaciones de petróleo por lo que dijo buscará "prepararnos para una economía no petrolera". El petróleo representa alrededor del 55% del total de las exportaciones del país y su venta financia el 30% del presupuesto fiscal. En el tema tributario, dijo que mejorará la recaudación, ampliará la base de contribuyentes y buscará controlar la evasión y la evasión fiscal que el año pasado representó unos 2.400 millones de dólares. Tal como lo ha hecho en los últimos días, Correa crítico a la banca privada nacional por las "exageradas" tasas de interés y comisiones que cobran. "Bolivia y Ecuador son los únicos países que no tienen ley antimonopolio. Por ejemplo los bancos pactan tasas de interés, cuando en otros países sería prohibido. Aquí el cemento es 50% más caro que en Europa por prácticas oligopólicas y eso tiene que acabar", enfatizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play