Escúchenos en línea

México, Colombia y Centroamérica unirán esfuerzos contra crimen organizado

Agencias Notimex y AFP. Desde Campeche, México. | 10 de Abril de 2007 a las 00:00
Los siete países de Centroamérica, México y Colombia, los cuales integran el Plan Puebla-Panamá, coincidieron en la necesidad de enfrentar juntos el crimen organizado, que, admitieron, no respeta fronteras, por lo que urge una estrategia regional de seguridad. En conferencia de prensa conjunta, los presidentes de México, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, el premier de Belice y el vicepresidente de Nicaragua, admitieron que tienen ante sí un crimen organizado internacionalmente, por lo que se requiere organizarse para hacerle frente. El presidente de México, Felipe Calderón, dijo que la región está enfrentando a un crimen organizado internacionalmente, que no conoce fronteras y que actúa desde Colombia o Venezuela hasta México, y que afecta a las familias de nuestros países. Y aunque reconoció que en esta cumbre no se profundizó en el tema, se requieren acciones conjuntas, las cuales seguramente serán materia de la deliberación y preocupación permanente para tener una estrategia conjunta. Ello, apuntó el anfitrión de la cumbre, implica mecanismos para intercambio de información de inteligencia y tener una frontera segura que dé paso a los ciudadanos, a los inversionistas y turistas, pero que lo cierren a la droga, al tráfico de armas y de personas. Por su parte, el presidente de Guatemala, Oscar Berger, coincidió en la necesidad de llevar a cabo una estrategia regional para combatir el narcotráfico, el tráfico de personas y el crimen organizado en general. Asimismo, el presidente de México dijo que ha conversado con los gobernadores del sur-sureste, y sobre todo con Andrés Granier, de Tabasco, a quienes refrendó que los estados de la República cuentan con el respaldo del gobierno federal y la lucha contra la delincuencia. Y es que, en breve entrevista, el gobernador de Tabasco, Andrés Granier, reconoció que los estados del sur no viven un problema fuerte en materia de seguridad y de violencia, como es el caso de los del norte, pero precisamente dijo que el objetivo es evitar que la situación sea similar. Por ello, se pronunció a favor de ubicar la presencia de militares en la frontera del sur del país, pero aclaró que sólo sería un apoyo en seguridad y no una militarización. En tanto, Calderón celebró "la valentía y esfuerzo" del gobernador de Tabasco en la depuración integral de los cuerpos policiacos en la entidad y "contará, ha contado y seguirá contando con el respaldo federal". En este contexto, Calderón reconoció la referencia que hizo ayer el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a los más de 12 millones de inmigrantes que requieren un proceso legal que les permita tener una estancia conforme a derecho en ese país. Esto, apuntó Calderón Hinojosa, implica cambios legislativos en Estados Unidos, para crear programas de trabajadores temporales que les permitan la estancia legal de quienes ya llevan años contribuyendo a la economía norteamericana y aún no tienen ese derecho. A esto también se sumó el presidente de Guatemala, Oscar Berger, y dijo ver con optimismo la opinión emitida por la Casa Blanca en relación a promover una reforma integral a la Ley de Migración, lo que "nos llena de esperanza". El mandatario guatemalteco, destacó los logros en la frontera con México para los centroamericanos y sudamericanos, pues "ya no somos simplemente los indocumentados de nuestros países que son detenidos en México, sujetos de persecución penal y de encarcelamiento, como sucede en cualquier país, y este ha sido un esfuerzo que agradecemos". En las instalaciones del Centro de Convenciones de la captal de Campeche, el titular del Ejecutivo mexicano también refrendó su apoyo a los connacionales en Estados Unidos y a la defensa de sus derechos humanos. Al término de esta conferencia, el gobernador del estado, Jorge Carlos Hurtado Valdés, ofreció un almuerzo a los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la cumbre del PPP, y posteriormente Calderón Hinojosa se reunió en privado con sus homólogos de El Salvador, Guatemala, Honduras y el vicepresidente de Nicaragua.

Centroamérica y México asumirán estrategia contra pandillas

Los presidentes de El Salvador, Guatemala, Honduras y México acordaron el martes establecer una estrategia común para enfrentar problemas de seguridad y que incluye un monitoreo de las pandillas. En una reunión al término de la cumbre del mecanismo del Plan Puebla-Panamá, los mandatarios de México, Felipe Calderón, el salvadoreño Tony Saca, el hondureño Manuel Zelaya y el guatemalteco Oscar Berger instruyeron a sus ministros de Gobernación a delinear antes de que concluya abril una propuesta conjunta que les permita combatir además de las pandillas, el crimen organizado y el narcotráfico. El director de la Policía Nacional Civil salvadoreña presentó una propuesta en ese sentido que fue bien recibida por los presidentes de las cuatro naciones, según dijo Saca a reporteros al término del encuentro. "El triángulo del norte (como se conoce a El Salvador, Guatemala y Honduras) se alió hoy con México para buscar una solución a todos y cada uno de los problemas de seguridad", comentó el mandatario salvadoreño. Dijo que la propuesta salvadoreña prevé realizar un monitoreo del movimiento de las pandillas, conocidas como "maras", que implica un intercambio de información de inteligencia. El presidente Berger refirió a la prensa que se tienen previstas reuniones de funcionarios de los cuatro países el 24 y 26 de abril para trabajar en la propuesta común. "El tema de la seguridad es regional y acordamos que si no hacemos esfuerzos en los cuatro países y no logramos incluir a Nicaragua, Costa Rica y Panamá será difícil combatirlo", añadió. Los tres países centroamericanos y México son los más afectados por la presencia de las "maras".

Descarga la aplicación

en google play en google play