Escúchenos en línea

Patrones no ceden y se rompen las negociaciones para nuevo salario mínimo

Agencia PL. Desde Managua. | 13 de Abril de 2007 a las 00:00
Las negociaciones que sostenían representantes del gobierno, la empresa privada y de los sindicatos para fijar el nuevo salario mínimo fueron abortadas este jueves por la falta de consenso entre las partes. El líder sindical Luis Barbosa anunció que los gremios se retiraron de la reunión, por considerar inaceptable la propuesta hecha por la empresa privada de aumentar el salario mínimo en un 10.4 por ciento, con respecto al costo de la canasta básica. Barbosa, de filiación sandinista, criticó también al gobierno que encabeza el presidente Daniel Ortega, por compartir, dijo, la posición de los empresarios. El sindicalista manifestó que la parte empresarial y el gobierno pretenden usar el "chantaje" con los trabajadores con argumentos de que hay que cuidar la macroeconomía. Esta propuesta es inaceptable, tanto la del gobierno como la de los empresarios, aseveró el sindicalista, quien advirtió que los trabajadores podrían salir a las calles a protestar, si no se les concede un incremento de al menos 25 por ciento. Tras retirarse de la reunión, Barbosa advirtió que los trabajadores podrían salir a las calles a protestar, y anunció que la decisión al respecto será tomada el próximo sábado en una asamblea que reunirá a más de 300 sindicalistas de todo el país. José Adán Aguerri, quien representó al sector empresarial en las conversaciones, justificó la negativa a complacer a los sindicatos, con el argumento de que "la realidad económica en este momento no permite que las empresas podamos asumir más del 10,4 por ciento". Según Aguerri, los empleadores estarían dispuestos a volverse a reunir dentro de seis meses para negociar otro aumento. Aguerri declaró que el 10.4% que ofrecen los patrones es para mantener el poder adquisitivo de enero del 2006, para una canasta que valoró en 3,010 córdobas (165 dólares) la cual según el comerciante, puede ser comprada con los ingresos aportados por al menos 2,6 miembros de una familia. Según Aguerri, la demanda de los sindicatos de un incremento de 25% no es factible porque las empresas no tienen capacidad de asumirlo. Tras seis rondas de negociaciones "lo que percibo es que lo único que cabe es que el gobierno tome la decisión de con quien va a firmar (un acuerdo) y sólo tiene dos escenarios con los empleadores o sindicatos", concluyó Aguerri. El empresario dejó en manos de las autoridades estatales, que hasta el momento no se han pronunciado sobre la suspensión de la reunión, la opción de firmar con uno de los dos sectores. El gobierno sólo tiene dos escenarios, o firma con el sector empleador o firma con el sector sindical, aseveró Aguerri. Al comienzo de las negociaciones, el Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) había demandado que el salario mínimo abarcara el 100 por ciento del costo de los 53 productos que se calcula consume mensualmente una familia promedio nicaragüense. La canasta básica, que incluye ahora el alquiler de viviendas, cuesta tres mil 500 córdobas (192 dólares al cambio actual), mientras que el salario mínimo en las ciudades no sobrepasa los 88 dólares. En el campo apenas alcanza los 700 córdobas mensuales (unos 40 dólares).

Descarga la aplicación

en google play en google play