Escúchenos en línea

Corte Federal de EEUU deja en la cárcel al terrorista Posada

Agencias Notimex y AP. Desde El Paso, Texas. | 12 de Abril de 2007 a las 00:00
Una corte federal de apelaciones impidió la tarde del jueves que el terrorista Luis Posada Carriles fuera liberado bajo fianza, al ordenar suspender la medida, tras la solicitud urgente interpuesta por el gobierno federal. La Corte de Apelaciones del 5to Circuito en Nueva Orleáns emitió una orden donde bloqueó su liberación, después de que el terrorista ya había sido transferido de la cárcel del condado de Otero, en Nuevo México, al tribunal federal en El Paso. La intervención se dio en momentos en que Posada Carriles firmaba en El Paso los papeles para tramitar su libertad bajo una fianza de 250.000 dólares, luego de que una jueza federal le concediera ese derecho el pasado viernes. Agentes del Servicio del Alguacil (U.S. Marshall) de Estados Unidos fueron notificados de la decisión de la corte y condujeron de nuevo a Posada Carriles a la cárcel del condado de Otero, en el sur de Nuevo México. Posada, de 79 años, fue escoltado desde el tribunal federal en El Paso de vuelta a Nuevo México, vistiendo un uniforme carcelario rojo y esposado en la cintura y los pies y ahí permanecerá cuando menos hasta el martes, fecha en que vence el plazo para que sus abogados respondan a la orden del 5to Circuito. El terrorista, de 79 años, permanece en ese reclusorio desde enero pasado, cuando fue acusado de fraude y declaraciones falsas en su solicitud de ciudadanía estadounidense. Posada está preso desde mayo del 2005, bajo el cargo de ingresar ilegalmente a Estados Unidos. El ex agente de la CIA y ex soldado del ejército estadounidense dijo a las autoridades que entró a Texas desde México por tierra. Pero los fiscales alegan que llegó en barco. Posada Carriles se ha declarado inocente de los cargos y su juicio ha sido fijado para el 11 de mayo próximo. Bajo la orden de suspensión de la corte de apelaciones, Posada Carriles deberá permanecer en la prisión al menos hasta el próximo martes cuando se vence el plazo para que sus abogados puedan responder a la decisión judicial. La defensa ha buscado desde enero pasado que su cliente salga en libertad, mientras se inicia su proceso, y la semana anterior la jueza federal Kathleen Cardone autorizó que el terrorista depositara una fianza de 350 mil dólares para poder permanecer con su familia en Miami, Florida, en lugar de la prisión. El gobierno federal reaccionó a la decisión de la jueza e interpuso una moción pidiendo a Cardone revertir su orden o posponerla, pero la jueza rechazó la solicitud y mantuvo su autorización a la libertad condicional. Ante ello, los fiscales federales acudieron este jueves a la Corte Federal de Apelaciones, obteniendo la suspensión a la libertad condicional. Aunque la corte de apelaciones no hubiera intervenido, Posada Carriles no habría salido libre, debido a que el Servicio del Alguacil tenía programado entregarlo a la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que cuenta con una orden de deportación en su contra. Antes de que fuera acusado, Posada Carriles había permanecido recluido dos años en un centro de detención migratoria en El Paso, por encontrarse de manera ilegal en el país. Un juez de inmigración había dispuesto, antes de que se presentara la acusación criminal en su contra, que el terrorista fuera deportado a cualquier país, con excepción de Cuba y Venezuela, ante el temor de que pudiera ser torturado en dichas naciones. Las autoridades migratorias aseguraron que buscaron por meses un país dispuesto a acogerlo, pero no encontraron ninguna nación que lo recibiera. La esposa y los hijos mayores del terrorista recibieron orden de firmar un bono por 100,000 dólares para garantizar que Posada comparecerá en su juicio el 11 de abril. Además, se le colocará un aparato electrónico para vigilar sus movimientos. Su posible libertad ha provocado las protestas de Venezuela y Cuba. Los dos gobiernos quieren que sea extraditado a Venezuela para ser juzgado como autor intelectual de un atentado con bomba que provocó la caída de un avión de pasajeros cubano que había partido de Caracas, y que provocó la muerte de 73 personas. Posada ha negado toda participación en el hecho. Posada Carriles está también acusado de haber planeado la colocación de una serie de bombas en La Habana en 1997, una de las cuales provocó lesiones a un turista italiano que luego le causaron la muerte. En La Habana, la televisión estatal informó los sucesos mediante una entrevista con el abogado José Pertierra, quien ha representado tanto a Venezuela como Cuba. "Si Posada carriles se queda preso, sería por la indignación en Venezuela, Cuba, en el mundo entero", dijo Pertierra. Un juez federal de inmigración falló en el 2005 que Posada debe ser deportado, pero dijo que no podía ser enviado a Cuba, donde nació, ni a Venezuela, donde es ciudadano por naturalización, debido a temores de que pudiera ser torturado. Posada interpuso una demanda el año pasado donde le pedía a un juez federal que le ordenara a las autoridades de inmigración que obligaran al gobierno a expulsarlo o a ponerlo en libertad. Varios países, entre ellos México, se han negado a darle asilo.

Descarga la aplicación

en google play en google play