Escúchenos en línea

Chávez denuncia que Estados Unidos conspira para matarlo y acabar con la Revolución Bolivariana

Agencias PL y AFP. Desde Caracas, Venezuela. | 13 de Abril de 2007 a las 00:00
El presidente venezolano Hugo Chávez conmemoró este viernes el quinto aniversario de su regreso al poder en 2002, tras un breve golpe de Estado en abril de ese año, con denuncias de preparativos desestabilizadores para cuando cierre en mayo un canal de televisión opositor. En ese acto recordó el 13 de abril de 2002, cuando centenares de miles de personas de los barrios pobres de Caracas, respaldas por la mayoría de los jefes militares, lo restituyó en la presidencia, de la cual había sido desalojado dos días antes. Chávez ratificó su lealtad a Venezuela, durante el acto conmemorativo de la revolución cívico-revolucionaria, que lideró su pueblo y contribuyó a su retorno al frente del gobierno el 13 de abril de 2002. El mandatario apuntó que su único compromiso es con la Revolución Bolivariana y con el pueblo venezolano, pues no llegó a Miraflores para ser un traidor más de los tantos que por dicha casa presidencial han pasado. Podré cometer errores, dijo, trataré de no incurrir en ellos o de enmendarlos cuando ocurra, incluso pueden equivocarse algunos de nuestros más cercanos colaboradores, pero pueden estar totalmente seguros que siempre seré leal al pueblo venezolano. "Alerto a la opinión pública sobre nuevos intentos de desestabilización. Pero que se sepa: no van a conseguir al Hugo Chávez de hace cinco años, el Hugo Chávez cándido quedo atrás", dijo el mandatario en una rueda de prensa El 27 de mayo vence la concesión de la televisora privada RCTV, a la que Chávez acusa de haber estado involucrada en el golpe de abril de 2002, por lo que anunció que no será renovada. "El imperio norteamericano y sus aliados en América Latina están moviendo por todos lados fichas", dijo Chávez al referirse específicamente a un pedido del Senado chileno a la presidenta Michelle Bachelet para que solicite la intervención de la OEA para evitar el cierre de RCTV. "Son los mismos que apoyaron el golpe de (el fallecido dictador chileno Augusto) Pinochet, los mismos que apoyaron el plan Condor, es la extrema derecha fascista", indicó. Chávez reiteró sus acusaciones a Estados Unidos de haber propiciado el golpe de 2002 y aseveró que "si lanza una nueva agresión contra Venezuela no habría una gota más de petróleo para ellos". "Una agresión de la oposición la entendería como una agresión de Estados Unidos, porque los jefes de la oposición están en Washington no aquí en Venezuela", añadió el mandatario. Chávez realizó un primer acto al mediodía en la Academia Militar, en el cual llamó a los reservistas a asumirse "como soldados revolucionarios". Chávez dijo que "la revolución ha entrado en una etapa de consolidación". "No hay ninguna posibilidad de entendimiento de nuestra revolución con la oligarquía venezolana, ni con el gobierno de Estados Unidos. Que podamos coexistir sí, pero que nos vamos a dar un abrazo es imposible. No se puede estar bien con Dios y con el Diablo", dijo. El 11 de abril de 2002, cientos de miles de opositores marcharon hacia el palacio de Miraflores para exigir la renuncia de Chávez. Cerca de allí, francotiradores contratados por la derecha venezolana asesinaron a 19 personas y causaron heridas a otras cien. En la noche del 11 al 12 de abril, los jefes militares le retiraron el apoyo al presidente y anunciaron por televisión que Chávez había renunciado a la presidencia. Inmediatamente, todos los grandes medios de comunicación impusieron una férrea censura contra todos los chavistas. Pero la renuncia era mentira y los venezolanos lo supieron gracias a un soldado que le llevó una nota ala hija de Chávez, y esta a su vez lo denunció al mundo a través de la televisión cubana. El 12 de abril, el empresario Pedro Carmona juró como presidente y disolvió todos los poderes del Estado. Un días después, los escalones intermedios de todas las fuerzas armadas desconocieron a Carmona, las tropas de la escolta presidencial retomaron el palacio presidencial y Chávez regresó entonces triunfalmente en un helicóptero a Miraflores, recibido por una muchedumbre en delirio, desde una isla donde estaba prisionero.

Panorama del mundo ha cambiado

En estos cinco años el panorama internacional ha cambiado y no precisamente a favor del imperialismo norteamericano, pese a su elevada capacidad de presión política, económica y militar, señaló Chávez. El mundo ha estado moviéndose en otra dirección, indicó, y ejemplificó que hasta cinco años, sólo dos gobiernos de América Latina, los de Cuba y Venezuela, incluían en sus programas de acción verdaderos cambios revolucionarios. Programas, detalló, opuestos a las políticas injerencistas y enfrentados al Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA), que constituyó una propuesta imperialista y hegemónica más, dirigida a convertir en toda la América en un protectorado de Estados Unidos. Pero en la América Latina y el Caribe de hoy la situación ha cambiado mucho, gracias a la integración que se está produciendo entre nuestros pueblos, acotó. Mencionó como ejemplos el canal Telesur, que es visto en todo el continente y que muy pronto transmitirá en idioma portugués, tanto para Brasil como para otras naciones que hablan esa lengua en otros continentes. También relacionó la creación del Gasoducto y el Banco del Sur, este último suscrito por los gobiernos de Argentina, Bolivia, Paraguay y Venezuela. Añadió que esos temas serán abordados en la Primera Cumbre Energética Suramericana, prevista para los días 15 y 16 venideros.

Descarga la aplicación

en google play en google play