Escúchenos en línea

Ecuador se juega su futuro

Agencia AFP. Desde Quito, Ecuador. | 15 de Abril de 2007 a las 00:00
El plebiscito que votarán el domingo los ecuatorianos prevé poner en marcha la redacción de una nueva Carta Política, la vigésima en la historia del país más inestable de la región con ocho presidentes en una década. Cerca de 9,2 millones de los 13,5 millones de ecuatorianos están convocados a responder 'Sí' o No' a la pregunta sobre la instalación de la Asamblea Constituyente con "plenos poderes" que impulsa el presidente Rafael Correa, quien el mismo domingo cumplirá tres meses en el cargo. De confirmarse una encuesta de la privada Cedatos-Gallup –que da el 66% de apoyo al 'Sí'–, la Constituyente trabajará durante 180 días (con la posibilidad de una prórroga de otros 60) y debe estar integrada por 130 miembros (incluidos seis representantes de los emigrantes en América y Europa). Según el estatuto propuesto por Correa, quien convocó el plebiscito el mismo día de su posesión el 15 de enero, podrán ser candidatos los mayores de 20 años que presenten firmas de respaldo del 1% de los electores de sus circunscripciones. Los asambleístas deberán transformar la Carta Magna que está en vigencia desde junio de 1998, cuando fue promulgada por otra Constituyente integrada tras la crisis política que derivó en la destitución del entonces presidente Abdalá Bucaram en febrero de 1997 –seis meses después de asumir el cargo–. "El Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocará a un referéndum para que el pueblo apruebe o rechace el texto de la nueva Constitución por, al menos, la mitad más uno de los sufragantes", establece el estatuto. A pesar de que el voto es obligatorio, las encuestas anticipan que del total de electores, un 30% probablemente no acuda a las urnas. Por ello se estima que el gobierno requerirá al menos tres millones de sufragios para triunfar, tomando en cuenta los blancos y nulos como establece la ley para los plebiscitos. Las autoridades electorales desplegaron 36.873 mesas receptoras del voto, que funcionarán desde las 07H00 hasta las 17H00 locales (12H00 a 22H00 GMT). El TSE, que gastó 16,1 millones de dólares en la consulta, autorizó encuestas a boca de urna para conocer inmediatamente los resultados extraoficiales, mientras que la proclamación de los mismos se hará ocho días después.

Correa lanza dardos contra el FMI y Colombia

El presidente Correa culpó al FMI de los males del Estado ecuatoriano, volvió a atacar a Colombia y replicó con dureza a una denuncia que vinculó a su familia con el narcotráfico, en la jornada previa al plebiscito. Correa lanzó dardos en todas las direcciones en su mensaje semanal de radio, sin dejar de mostrarse convencido de un triunfo en la consulta sobre una Constituyente, aunque abriendo la posibilidad de ser víctima de un fraude. Según Correa, al que considera seguro triunfo de este domingo le seguirá una nueva lucha para evitar que la Constituyente caiga en manos de los partidos tradicionales, a los que tacha de "mafia". El mandatario sostuvo que uno de sus propósitos en la Asamblea será revertir el daño que causó la privatización en sectores como el eléctrico, y la cual fue impulsada por la que llamó "burocracia internacional del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial". "Son los estragos de la noche neoliberal. ¿Y quiénes son los responsables? los fundamentalistas del mercado (...) y por supuesto la burocracia internacional: FMI, Banco Mundial, que fueron los que impulsaron, con el consenso de Washington, el desmantelamiento del Estado", comentó. Asimismo, respondió con dureza a una denuncia del diputado opositor Luis Almeida sobre el pasado de su fallecido padre. "No tengo nada que ocultar. Tuve una niñez muy dura. A los cinco años mi padre, un desempleado, llevó droga a Estados Unidos y cayó preso. Y vivió tres años en prisión" en la década de 1970, afirmó. El jefe de Estado calificó de "miserable" a Almeida por vincular la "desgracia" de su padre con un posible nexo de su familia con el narcotráfico. "Qué culpa tengo de lo que hizo mi padre hace 40 años como para que este sinvergüenza diga que nos mantuvo el narcotráfico. Nos mantuvo mi madre cocinando, vendiendo viandas que yo repartía al salir del colegio, donde estudié becado", replicó. Correa, quien ató su suerte en el cargo a la aprobación de la consulta, también reservó munición contra Colombia agitando, de paso, la crisis diplomática por las fumigaciones antidrogas y la inseguridad en la frontera. El mandatario fijó para el 24 de abril el lanzamiento de un plan de paz con el que, según él, "responderá a la violencia militarista del Plan Colombia" que financia Estados Unidos. "El Plan Ecuador va a ser una respuesta de paz, justicia, equidad, empezaremos por seguir acogiendo a los desplazados colombianos del conflicto y tratar de darles el estatuto de refugiados", anunció. "Porque en lugar de cerrarles las puertas como esperaría la comunidad mundial, y particularmente Colombia, las vamos a abrir mucho más. ¡Bienvenidos hermanos colombianos! Vamos a tratar de buscarles con la ONU el estatuto de refugiados", agregó el presidente ecuatoriano.

Descarga la aplicación

en google play en google play