Escúchenos en línea

Brasil quiere ser miembro del Banco del Sur

Agencia AFP. Desde Washington. | 15 de Abril de 2007 a las 00:00
Brasil está interesado en formar parte del Banco del Sur, iniciativa lanzada por el mandatario venezolano Hugo Chávez para lograr mayor independencia financiera para los países de la región, reveló este sábado en Washington el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega. "Brasil ya decidió que va a ser miembro" del Banco del Sur, sostuvo Mantega, aclarando que sólo "falta una declaración política en ese sentido" de parte del presidente Luis Inacio Lula da Silva. "Lo que dio inicio al Banco del Sur fue un memorando de compromiso del presidente Hugo Chávez (de Venezuela) con el presidente (Néstor) Kirchner (de Argentina)", dijo Mantega en rueda de prensa al margen de las asambleas de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que se iniciaron este sábado en Washington. Ahora "precisa ampliar eso, reformular eso" para incluir la participación de Brasil en la iniciativa, explicó. Según Mantega, lo que falta es "romper el término de compromiso" original "entre Venezuela y Argentina" y firmar uno nuevo, que incluya a Brasil y a las demás naciones que se integren. En la visión del ministro brasileño, el Banco del Sur sería un "banco de desarrollo" con mandatos a partes iguales de los países que lo formen, basados seguramente en una representación "proporcional" a sus respectivas economías, de forma que estén "todos los países en pie de igualdad". Asimismo, Brasilia querría que de llegar a buen puerto la iniciativa, se tratase de un banco vinculado al Mercosur. "Yo sugerí que fuera un banco ligado al Mercosur", expresó Mantega en referencia al bloque comercial que su país integra con Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Brasil concibe el Banco del Sur sobre todo como un "organismo técnico", no político, un banco de desarrollo para facilitar la integración, que funcione "dentro de las normas de mercado", "que tenga rating elevado, que pueda colocar títulos en el mercado", y no tanto un organismo capaz de ayudar a corregir desequilibrios financieros o presupuestarios, explicitó Mantega. El viernes por la noche, los ministros de Economía de Argentina, Felisa Miceli, de Ecuador Ricardo Patiño, Mantega, y representantes de bancos centrales de Bolivia y Venezuela, se reunieron para abordar el proyecto. En esa reunión quedó claro que "este no es un banco de Chávez", sino que es un "banco con una línea de acción enmarcada en el desarrollo" de los países que lo integran, dijo a la AFP una fuente ecuatoriana cercana al encuentro, bajo condición de anonimato. "No nos vamos a cortar, ni nos vamos a salir" del FMI o del BM, aclaró el informante, consultado sobre las frecuentes críticas de los presidentes Chávez y Rafael Correa de Ecuador a los organismos financieros tradicionales. Algunos de los países interesados en el Banco del Sur, Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela, ya han mantenido tres reuniones anteriores sobre la iniciativa, que según trascendió apunta a un capital inicial de 7.000 millones de dólares. Mantega evitó dar cifras en este sentido, señalando que todavía no se ha llegado a la instancia de reuniones técnicas para definir el proyecto. El ministro brasileño opinó que en principio la entidad debería tener su sede en alguno de los países pequeños que la funden, y dijo que si se trata de un banco de desarrollo, un plazo razonable aunque estimativo para su puesta en funcionamiento sería de 12 meses. La próxima semana, el 19 y 20 de abril, tendrá lugar en la localidad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, una reunión técnica para continuar avanzando en la creación del Banco del Sur.

Descarga la aplicación

en google play en google play