Escúchenos en línea

Otro quiebre al Cartel de Sinaloa

Por Alberto Cano, corresponsal de Radio La Primerísima en Carazo. | 17 de Abril de 2007 a las 00:00
La Policía informó el martes que asestó un nuevo golpe a la logística del Cartel de Sinaloa al confiscar cinco furgones en que se aprestaba a transportar un enorme cargamento de cocaína. En operativos simultáneos realizados la mañana de este martes en los departamentos de Jinotega, Granada, León, Matagalpa, Granada y Carazo, la Policía Nacional, cayó sobre las propiedades del mexicano Carlos Guillermo Alvisur Roa, supuesto cabecilla del peligroso cártel mexicano de Sinaloa. Alvisur Roa fue detenido el sábado pasado en Tipitapa, como parte de la operación Fénix y con ayuda de las tropas del Ejército de Nicaragua. Según la Policía, la filial nicaragüense del cartel mexicano ha quedado desarticulada sus planes truncados por completo. En Carazo, a la salida de Diriamba, las tropas especiales cercaron al mediodía una propiedad ubicada detrás del mercado campesino, inmueble que aparece registrado como patrimonio del mexicano. En el predio encontraron cinco furgones con sus respectivas rastras, vehículos que fueron caleteados para transportar droga contaban con compartimentos especiales, "lo que nos hace presumir que estaban preparados para trasegar una importante cantidad de droga", dijo el comisionado Denis Tinoco. El jefe policial confirmó que de los cinco furgones, cuatro están en perfectas condiciones y preparados para trasladar entre tres o cuatro toneladas de droga. Varios de los vehículos cuentan con sistema de refrigeración, dijo el jefe policial. Según Tinoco, con la ocupación de los furgones en Diriamba se comprueba el grado de peligrosidad de los narcos y la magnitud de las operaciones que realizan en Nicaragua. El oficial valoró como positivo que toda la "Retaguardia" o "Logística" de los mexicanos fue duramente golpeada desde ayer en el país con los operativos simultáneos que fueron montados. La Policía logró establecer que el mexicano Arvizures Rodas, que compró recientemente la propiedad, se encargaba de la logística terrestre y del acondicionamiento para el transporte internacional de droga, aseguró Tinoco. En una improvisada bodega, la Policía también ocupó varias cortadoras para que caletear los vehículos, lijadoras para este mismo trabajo, equipos de acetileno, pulidoras, cintas para empaque de drogas y de las que se emplean para empaque de dinero. Los objetos y vehículos incautados hacen pensar a la Policía que el hermoso predio adquirido por los mexicanos en Diriamba era usado como uno de las principales bases desde donde dirigían las operaciones de narcotráfico. Ante los Fiscales de Carazo, expertos de la Policía buscaban incesantemente indicios de droga y aplicaban a los furgones pruebas técnicas para demostrar si fueron o no usados para transportar sictrópicos. El vigilante de la propiedad, Francisco Martínez Flores, de 60 años, dijo que a él lo contrataron unas personas de Managua, que nunca dan la cara y que le pagaban por el servicio de vigilancia 3 mil córdobas mensuales. Según el encargado de la vigilancia, nunca vio nada extraño, aunque confirmó que los furgones salían de los galerones donde fueron encontrados, principalmente los que están acondicionados con sistema de enfriamiento. Otros 21 detenidos, entre mexicanos, guatemaltecos y nicaragüenses, fueron enviados a prisión preventiva el lunes, para ser procesados por el delito de financiamiento de estupefacientes, sicotrópicos y otras sustancias.

Descarga la aplicación

en google play en google play