Escúchenos en línea

Diálogo de reforma tributaria, a la vuelta de la esquina

Managua. Agencia PL. | 19 de Agosto de 2012 a las 00:00

La economía de Nicaragua requiere nuevos ajustes tributarios, coinciden gobierno, empresarios y trabajadores, pero ¿hacia dónde mover la balanza?, las respuestas serán estructuradas por medio del diálogo, anunciaron las partes.

Todavía sin fecha definida, la reforma deberá someterse a la aprobación final del Parlamento, teniendo como antecedente más cercano las modificaciones a la Ley de Equidad Fiscal, suscritas por el Legislativo en febrero de este año.

Para una economía abierta y de pequeña escala como la nicaragüense, la discusión cobra mayor relevancia porque el gobierno, en manos del Frente Sandinista de Liberación Nacional desde 2007, asumió el reto de restituir capacidades al Estado para invertir en el desarrollo productivo y procurar justicia social en combate contra la pobreza.

¿Cómo ajustar la carga impositiva? En declaraciones a la prensa, Francisco Mayorga, representante del Ejecutivo ante el Banco Interamericano de Desarrollo, consideró que no resulta aconsejable variar por el momento el porcentaje del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA).

El caso de las exoneraciones, otro asunto polémico, el reconocido economista apoyó la idea de que esos estímulos deben ser temporales y graduales para todos los sectores, sin excepción alguna.

Mayora distinguió que el propósito gubernamental es lograr que la carga tributaria "sea lo más balanceada posible, primero para los que tienen más paguen más, y segundo para recaudar impuestos y poder promover el gasto social".

Un tercer concepto, señaló, remite a la pertinencia de dejar una carga tributaria lo suficientemente moderada como para que los inversionistas se sientan atraídos por el país.

A juicio del experto, la propuesta del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de reducir el IVA debería dejarse para cuando la economía nacional tenga mejores condiciones.

El crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto en los últimos cinco años, bajo la Administración del presidente Daniel Ortega, partió de una situación de estancamiento económico durante 16 años, a causa de las políticas de tres sucesivos gobiernos neoliberales de 1990 a enero de 2007, refirió.

A partir de ese último año, la economía empezó a enderezarse pese a la crisis internacional, pero todavía le falta camino por recorrer porque "tiene sectores que están flacos", sopesó. Una reducción del IVA en las circunstancias actuales impactaría negativamente en los servicios de salud, educación y en los programas de combate a la pobreza.

"¿Qué preferimos hacer nosotros hoy, pagar menos impuestos supuestamente para bajar precios o para invertir más y de esa manera generar más empleos o mantener la carga tributaria o aumentar los impuestos con el propósito de que el gobierno tenga más recursos para aliviar la pobreza?", se preguntó el estudioso.

Si peliagudo es el tema de los gravámenes, tal vez lo sea más el de los beneficios tributarios brindados a productores agropecuarios, industriales y organismos no gubernamentales que por sus obras sociales están exentos de algunas obligaciones fiscales.

"Para mí lo importante es que toda exoneración debe ser temporal y gradual, temporal y gradual, te doy esta exoneración por un tiempo y te la voy a ir reduciendo poco a poco, a todos, a los agricultores, a las empresas de energía eléctrica, a las minas, a todos las sectores que invierten", comentó Mayorga.

Según confirmó, José Adrián Chavarría, viceministro de Hacienda y Crédito Público, el Ejecutivo evalúa las propuestas de entidades como Cosep, el Frente Nacional de los Trabajadores, la asociación de comerciantes y Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos.

La prioridad de la reforma a la Ley de Equidad Fiscal, adelantó, es mejorar la distribución de la renta y generar una mayor recaudación a partir del incremento de los contribuyentes.


Descarga la aplicación

en google play en google play