Escúchenos en línea

Crimen en Libia causa sorpresa y sospechas

Trípoli y Washington. Agencias. | 12 de Septiembre de 2012 a las 19:00

El embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, y otros tres norteamericanos, murieron durante el ataque contra el consulado de su país en Bengasi, informaron el miércoles el gobierno de Libia en Trípoli y el Presidente Barack Obama.

La noche del martes, hombres armados atacaron y quemaron la misión estadunidense en la ciudad oriental de Benghazi, centro de la revuelta que el año pasado derrocó a Muamar Kadafi. El ataque fue en protesta por la proyección en Estados Unidos de una película que ofende al profeta Mahoma y a los islamitas.

VIDEO YOU TUBE

Por el momento, existe confusión sobre la autoría del video, ya que mientras algunos medios de comunicación egipcios han afirmado que podrían ser coptos (cristianos egipcios) residentes en EEUU, el diario The Wall Strett Journal, afirma que la película, titulada Innocence of Muslims (La inocencia de los musulmanes), fue realizada por el israelí-estadunidense Sam Bacile.

Tras la manifestación en El Cairo en protesta por el video, declaró al diario: "el Islam es un cáncer".

El tráiler de 14 minutos que desencadenó las protestas, publicado en YouTube tanto en su versión original en inglés como doblado al árabe, muestra a un reparto amateur interpretando un diálogo de insultos disfrazados de revelaciones sobre Mahoma, a cuyos obedientes seguidores presenta como un equipo de matones. Muestra a Mahoma, además, como un mujeriego irresponsable que aprobó el abuso sexual de niños, entre otros argumentos insultantes que han causado indignación.

Un alto mando del Ejército de EEUU ha llamado al pastor de Florida Terry Jones, y le ha pedido que retire su apoyo al largometraje en que se ridiculiza al profeta Mahoma, informa el Pentágono.

El viceministro de Interior para el oriente de Libia, Wanis al Sharf, explicó que junto al embajador, que había viajado a Bengasi desde Trípoli, murieron otros tres empleados estadounidenses de la embajada, dos de ellos marinos miembros de la seguridad que intentaron controlar la situación y perdieron la vida por los disparos de los asaltantes.

El responsable libio agregó que los cadáveres y los trabajadores de la misión diplomática han sido trasladados a Trípoli.

Según unas declaraciones del responsable de la Alta Comisión de Seguridad en Bengasi, Fawzi Wanis, al canal de televisión qatarí Al Yazira, el embajador murió por asfixia, como consecuencia del incendio que estalló en el edificio.

El ataque contra el consulado, en el barrio residencial de Al Fuihat, fue en protesta por un vídeo realizado supuestamente en Estados Unidos y considerado una ofensa contra el islam por sus críticas a Mahoma.

El funcionario libio dijo que el embajador Stevens estaba siendo sacado del consulado para ser llevado a un lugar más seguro cuando hombres armados abrieron fuego.

"El embajador estadunidense y tres miembros del personal murieron cuando hombres armados les lanzaron cohetes", dijo el funcionario en Benghazi.

Testigos indicaron que los manifestantes arrancaron la bandera estadunidense y prendieron fuego al consulado y que se produjeron enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y hombres armados. Uno de los testigos dijo que había salafistas entre los asaltantes y habló de pillaje y vandalismo.

Sorprendidos por la violencia del ataque, miembros de los servicios de seguridad libios, que vigilaban el consulado, abandonaron el lugar, afirmó otra fuente de seguridad en Benghazi.

Un número no determinado de guardias de seguridad libios murieron y fueron heridos al intentar defender al embajador Chris Stevens durante el ataque en Benghazi, en el cual fue asesinado el diplomático y otros tres estadounidenses, dijo este miércoles el embajador de Libia ante la ONU.

Ibrahim Dabbashi, embajador adjunto de Libia en la ONU, dijo a la prensa que más de 10 guardias de seguridad libios resultaron muertos y heridos en el ataque del martes. "Algunos de ellos fueron asesinados al comenzar el ataque", precisó.

¿Espontáneo o premeditado?

Tras el ataque, aumentan las especulaciones sobre cómo se llevó a cabo este ataque, los autores del mismo y los motivos. En un primer momento, el viceministro de Interior para el oriente de Libia, Wanis al Sharf, acusó a "delincuentes y a simpatizantes del antiguo régimen" de Muamar Gadafi de estar implicados en el asalto, pero aparecen otras tesis.

Por un lado, un oficial del Ejército libio afirmó que las milicias salafistas Ansar Al Sharia (Partidarios de la Sharia) son responsables de este ataque. Sin embargo, horas después el ministro de interior, Shrafif, lo desmentía, y afirmaba que varios miembros del grupo habían negado ser los autores del ataque. Las milicias Al Sharia son un grupo radical afín a la red terrorista Al Qaeda que, el pasado marzo, declaró la instauración de un "emirato islámico" en Yemen (en la ciudad de Rada).

No es la única tesis. Fuentes oficiales han asegurado a 'The New York Times' que la Casa Blanca sospecha que el ataque pudo haber sido planeado y no perpetrado por una turba sin control. Según explica el periódico, oficiales estadounidenses habrían comparado las protestas contra el polémico vídeo en varias ciudades, como El Cairo, y, por otro lado, el ataque al consulado. En éste, los atacantes iban armados con morteros y granadas.

Ésta es también la tesis que recoge la cadena CNN, que cita a fuentes oficiales que defienden que el ataque fue planeado con antelación y las protestas contra el vídeo que caricaturiza el Islam son, por tanto, una simple "distracción".

Sin embargo, se desconoce, según esta postura, si los atacantes instigaron las manifestaciones o simplemente se aprovecharon para llevar a cabo el ataque en el que, además del embajador, Chris Stevens, también murieron tres estadounidenses, entre ellos Sean Smith, funcionario de la embajada. Así, el objetivo del ataque no era Stevens, sino el edificio del consulado.

Lo que dijo Obama

"Condeno enérgicamente el atroz ataque a nuestras instalaciones diplomáticas en Bengasi, que ha arrebatado las vidas de cuatro estadounidenses, incluido el embajador Chris Stevens", afirma Obama en una declaración distribuida por la Casa Blanca.

El presidente agrega que se han tomado medidas para la protección del personal estadounidense en Libia y "para aumentar la vigilancia en nuestros puestos diplomáticos en todo el mundo".

"Estados Unidos rechaza los esfuerzos para denigrar las creencias religiosas de otros, pero todos debemos oponernos, sin equívocos, al tipo de violencia insensata que quitó la vida a estos empleados públicos", continúa.

El ataque contra el consulado en Bengasi se produjo tras una protesta frente a la sede del consulado por un vídeo realizado en EEUU y que supuestamente ofendía a Mahoma.

Por su parte, en otro comunicado, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, expresó su "tristeza profunda" por la noticia de la muerte de los cuatro funcionarios estadounidenses en Libia, y se refiere a dos de ellos, el embajador Stevens y a Sean Smith, a quien identifica como empleado de información.

Esta fue la pregunta que se hizo la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton: "¿Cómo puede pasar esto en un país al que ayudamos a liberar, en una ciudad que ayudamos a salvar de la destrucción?".

Clinton condenó severamente el ataque y prometió que "no vamos a descansar hasta capturar a los responsables del ataque en Bengasi. Este es un ataque que debería conmocionar la conciencia de los pueblos de cualquier fe de todo el mundo".

Stevens, con 21 años de servicio diplomático para EEUU, "murió anoche por las heridas que sufrió en el ataque contra nuestra oficina en Bengasi", confirma la declaración de Clinton.

"Tuve el privilegio de asistir a la toma de posesión de Chris en Libia hace apenas unos meses", recuerda la Secretaria de Estado. "Habló con elocuencia de su pasión por el servicio, por la diplomacia y por el pueblo libio", añade.

"Este cometido era sólo el último en más de dos décadas de dedicación a la tarea de estrechar los lazos entre los pueblos de Oriente Medio y el Norte de frica que comenzó como voluntario de los cuerpos de paz en Marruecos".

Cuando el conflicto en Libia se extendió, prosigue Clinton, "Chris fue uno de los primeros estadounidenses sobre el terreno en Bengasi".

"Estados Unidos deplora cualquier esfuerzo intencional de denigrar las creencias religiosas de otros. Nuestro compromiso con la tolerancia religiosa data de los comienzos de nuestra nación", señaló.

"Que quede claro: nunca hay justificación alguna para actos de violencia de este tipo. A raíz de los sucesos de hoy, el Gobierno de EEUU trabaja con nuestros países socios en todo el mundo para proteger a nuestro personal, nuestras misiones, y a los ciudadanos estadounidenses en todo el mundo", puntualizó Clinton.

Republicanos aprovechan

El candidato presidenical republicano Mitt Romney no ha perdido el tiempo en buscar ganancia.

Romney, ha calificado de "vergonzosa" la actitud de la Casa Blanca por pedir disculpas y condenar el vídeo en el que se critica al islam. "Es un terrible camino para Estados Unidos pedir disculpas por nuestros valores. Es un error", dijo Romney en una rueda de prensa en Florida, al referirse al ataque al consulado de Bengasi (Libia) en el que fallecieron el embajador y tres funcionarios estadounidenses.

Romney ahondó en sus críticas al presidente Barack Obama "por haber demostrado falta de claridad en su política extranjera" y señaló que EEUU "no puede dudar para usar su influencia en la región para apoyar a aquellos que comparten nuestros valores".

"No podemos dejar que la primavera árabe se convierta en el invierno árabe", agregó.

La posición de Romney ha provocado la indignación de la Casa Blanca y críticas en medios de comunicación, como Salon, que titula: "La lamentable declaración de Romney sobre Libia".

"Estamos sorprendidos de que en un momento en el que EEUU está enfrentando la trágica muerte de estadounidenses en Libia, el gobernador Romney decida lanzar un ataque político", indicó Ben LaBolt, portavoz de campaña de Obama.

Con un posible ataque israelí a Irán planeando en el ambiente, el asalto a la legación norteamericana en El Cairo y el mortal ataque al consulado de Bengasi, despiertan memorias de lo ocurrido en Teherán el 4 de noviembre de 1979, cuando cientos de estudiantes revolucionarios dirigidos por los hombres del ayatolá Jomeini tomaron 54 rehenes. Nadie lo dice; nadie lo olvida.

Aquella crisis le costó la presidencia a Jimmy Carter tras un fallido rescate. Este precedente impide a Obama saciar las ansias del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, deseoso de bombardear las instalaciones nucleares iraníes antes de final de año.

Cineasta se esconde

Entretanto, Sam Bacile, cineasta israelí radicado en California, se escondió previendo amenazas contra su vida y la de su familia.

Uno de sus asistentes afirmó que Bacile se escondió tras conocer la noticia sobre la muerte de los norteamericanos en Libia. Bacile dijo también sentirse profundamente preocupado por la seguridad de algunos miembros de su familia en Egipto.

Sin embargo, en declaraciones por teléfono este martes desde un lugar no revelado, se mantuvo desafiante al declarar: "el Islam es un cáncer, punto".

"Esta es una película política", dijo Bacile. "Estados Unidos perdió mucho dinero y mucha gente en las guerras de Iraq y Afganistán, pero estamos luchando con ideas".

El cineasta de 56 años, se manifestó molesto por lo sucedido con su filme. El cineasta produjo una película de dos horas titulada "Inocencia de los musulmanes", donde Mahoma figura como un fraude.

Aunque Bacile se deshizo en disculpas por los estadounidenses que murieron como resultado de la furia en torno a su película, le adjudicó la responsabilidad a la falta de seguridad en la embajada y a la violencia de los perpetradores.

"Siento que el sistema de seguridad (en las embajadas) no sea bueno", dijo Bacile. "Estados Unidos debería hacer algo para cambiarlo".

Un consultor del filme, Steve Klein afirmó que sabían de antemano que "algo así probablemente iba a pasar".

Según Bacile, el filme completo sólo se ha exhibido una vez, en un cine casi vacío en Hollywood a principios de este año.


Descarga la aplicación

en google play en google play