Escúchenos en línea

Las mujeres pobres y del campo son quienes más recurren al aborto en México

Punto.com | 21 de Abril de 2007 a las 00:00
No son jovencitas o solteras emancipadas quienes recurren al aborto clandestino en México "como comúnmente se cree", se trata de campesinas pobres mayores de 20 años las que llevan a cabo la mayoría de las interrupciones voluntarias del embarazo, según estudios de la ONG Ipas. El perfil de las mujeres que deciden no continuar la gestación "acaba con los mitos de los grupos conservadores y de la Iglesia", dijo a la AFP Raffaela Schiavon, directora del colectivo internacional Ipas, grupo especializado en derechos reproductivos. La penalización del aborto, que acabaría en la Ciudad de México con una iniciativa que se prevé aprobar el martes, "afecta sobre todo a las mujeres más pobres del país", quienes también son las que mueren por complicaciones en la interrupción del embarazo, explicó Schiavon. "Es un mito que sean las jóvenes, las solteras, las que no tienen hijos, las que tienen muchas parejas, creo que es importante subrayar que todas las mujeres se realizan abortos y la probabilidad aumenta con la edad y el número de hijos", apunta. De 281 muertes maternas por razones de aborto "ocurridas en el hogar de la fallecida" durante el periodo 1990-2005, 77% se dieron en los domicilios de mujeres residentes en áreas rurales del país, de acuerdo con un diagnóstico de seguimiento realizado por Ipas en México. El 64% de las muertes por complicaciones del aborto "ocurrieron en mujeres sin derechohabiencia", que no tienen acceso a ningún tipo de servicios de salud, añade el estudio. "Los datos nos dicen que efectivamente se mueren las mujeres más marginadas, no necesariamente las más jóvenes, porque también se mueren mujeres grandes que ni siquiera deberían haberse embarazado, mujeres de más de 50 años, es profundamente injusto", asevera la especialista. De acuerdo con datos del gubernamental Consejo Nacional de Población, cada año se practican en México unos 102.000 abortos, pero los Organismos No Gubernamentales elevan la cifra a 500.000. Entre 2001 y 2005, a nivel nacional se registraron oficialmente 837.174 mujeres, de 10 a 54 años, hospitalizadas por atención al aborto en instituciones públicas, de estas el 10% presentó "hemorragia, infecciones severas y lesiones traumáticas como perforaciones y laceraciones de la matriz o de los órganos pélvicos", detalló Raffaela Schiavon. La probabilidad de recurrir al aborto "aumenta con la edad de la mujer y con la paridad, es decir mujeres que tienen uno o más hijos", en tanto que "las que son penalizadas son las mujeres de escasos recursos", pues la clases media y alta acceden a clínicas clandestinas o incluso a hospitales privados establecidos en los que es fácil disimular la interrupción del embarazo, añade. El diagnóstico del aborto realizado por Ipas fue retomado por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, dominada por la izquierda, para fundamentar el proyecto que permitiría el aborto en la metrópoli, el cual enfrenta una férrea oposición de parte de la Iglesia católica y de grupos de la derecha. Los legisladores añadieron al estudio datos de la secretaría de Salud local en los que se revela que los hospitales públicos de la ciudad atendieron, entre 2005 y 2006, unos 7.000 abortos "en proceso" de mujeres que iniciaron la interrupción del embarazo en sus casas o en lugares en donde el procedimiento no se completa o tras este se presentan complicaciones. El aborto "es un problema de salud pública en el que las mujeres se están muriendo por irse a atender a lugares que no cuentan con condiciones sanitarias y profesionales", argumentó el diputado Tonatiuh González, del ex gobernante Partido Revolucionario Institucional y uno de los autores de la propuesta que discutirá el próximo martes el pleno del Parlamento de la capital mexicana.

Descarga la aplicación

en google play en google play