Escúchenos en línea

Hay que reinventar la ONU, dice canciller Santos

Managua. Agencias. | 28 de Septiembre de 2012 a las 19:00

El ministro de Asuntos Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, resaltó este viernes durante su intervención en el 67 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la importancia de los procesos de integración regional para la paz y el desarrollo de los pueblos.

"América Latina y El Caribe avanzan a pasos enormes para fortalecer su integración y unidad económica, política, social y cultural", dijo Santos.

Resaltó avances de América Latina

Santos señaló que los avances de la región en diversas áreas se impulsan desde organismos de integración y cooperación como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en los cuales participa Nicaragua.

Precisó que el Alba "tiene un componente de comercio justo, complementariedad, cooperación y solidaridad ente sus miembros". Este organismo está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Ecuador y Antigua y Barbuda, como miembros plenos, así como de Haití y Surinam, como países invitados.

Detalló que el Sica, conformado por Costa Rica, Belice, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Panamá y República Dominicana, "avanza de manera consistente y sólida sobre las bases de objetivos comunes en función de la paz y el desarrollo económico y social de los centroamericanos".

El canciller nicaragüense también resaltó al Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), cuyos principios y propósitos -dijo- "constituyen una base común, amplia y de alcance mundial que contribuye al desarrollo de un mundo multipolar y al fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales".

Combate al narcotráfico

Frente a los miembros de la ONU, Santos recalcó que "América central es zona de tránsito de la droga que se produce en el sur y tiene en el norte, en los Estados Unidos, su mayor mercado de consumo y su mayor operación de lavado de dinero producto del narcotráfico".

Ante este panorama, señaló que "Centroamérica ha planteado la necesidad de que los países de destino logren erradicar el tráfico y consumo dentro de sus fronteras, haciendo uso de toda la tecnología y recursos de los que disponen".

Además "hemos acordado demandar apoyo económico para toda Centroamérica en su combate permanente al crimen organizado y el narcotráfico; sin embargo, la lentitud o ausencia de ese compromiso en este tema está resultando en un daño irreparable sobre todo para el pueblo de la región, quienes tenemos que destinar recursos a la interdicción e interceptación de la droga con postergación de nuestra inversión social".

Denuncia medidas neoliberales

Santos denunció las denominadas "medidas de austeridad" neoliberales aplicadas por muchos países para salir de una crisis que está provocando cambios políticos y sociales de gran repercusión mundial.

"La naturaleza de los ajustes es permanente, una nueva agenda económica que apuntala la mayor concentración del poder en la cúpula global que pretende dictar el rumbo de un nuevo modelo de capitalismo", afirmó Santos ante el pleno de la Asamblea General.

EE.UU. y Europa, sin soluciones

El ministro criticó también que Estados Unidos y los países europeos no encuentren soluciones a sus problemas estructurales y "arrastren" a sus ciudadanos y al mundo "al desempleo, la inseguridad social y a mayor pobreza".

"El mismo Estado que quiso encontrar en el mayor confort de los ciudadanos el paradigma del desarrollo es el que hoy, sin escrúpulos político o éticos, desarrolla un nuevo programa neoliberal disfrazado de ajustes", lamentó Santos.

Así, denunció que las "élites del mercado y las finanzas" siguen uniendo esfuerzos para refundir en un mismo programa los intereses del capital financiero especulativo, las grandes corporaciones y el complejo militar e industrial.

Apoyo a la Paz y respeto a soberanía

Por otro lado, apoyó el proceso de paz en Colombia y pidió respetar la inviolabilidad de la embajada de Ecuador en Londres, donde lleva tres meses refugiado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y los "derechos soberanos" de Argentina sobre las islas Malvinas.

Asimismo, reiteró la condena de Nicaragua al bloqueo de EE.UU. a Cuba, que calificó de "crimen de lesa humanidad", y exigió la puesta en libertad "inmediata" e "incondicional" de los cinco héroes cubanos ilegalmente condenados por espionaje por los Estados Unidos.

El ministro dijo que la guerra en Siria es "inadmisible", condenó los actos terroristas contra funcionarios del gobierno de Bachar al Asad y la población civil y dijo que los esfuerzos mediadores de la ONU "no van a ninguna parte" porque son "bloqueados" por la OTAN y sus aliados.

Santos mencionó también el caso de Irán, para lo que abogó por una solución pacífica a las tensiones por la política agresiva de Israel y los Estados Unidos hacia la nación persa, y apoyó la necesidad de resolver "sin dilaciones" las aspiraciones del pueblo palestino a un estado propio y ser parte de Naciones Unidas.

Hay que reinventar la ONU

El canciller urgió también a "reinventar" el sistema de Naciones Unidas para "democratizar" la Carta de la ONU al considerar que no hay espacio para su reforma por culpa, dijo, de "algunos" miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

"El mundo de 1945, el que vio nacer todas las instituciones que conforman el gobierno global, empezando por nuestra organización, ya no existe", advirtió Santos, quien abogó por establecer la filosofía de la paz mundial "firme y duradera".


Descarga la aplicación

en google play en google play