Escúchenos en línea

Policías alertan: maras se extienden por América Latina

Por José Meléndez, diario El Universal, de México. | 25 de Abril de 2007 a las 00:00
Camufladas pero penetradas por el crimen organizado, las maras trascendieron fronteras y, como hormigas legionarias que arrasan con todo lo que encuentren a su paso, se extienden como un "cáncer" por América Latina y Estados Unidos. Tras la alerta sobre la expansión del fenómeno, planteada ayer por el presidente salvadoreño Antonio Saca, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) reveló ante más de 200 jefes policiales de Estados Unidos, México y Centroamérica reunidos en El Salvador, que ya se registran problemas de pandillas en 35 Estados. Al inaugurar la cita, Saca adujo que el fenómeno se expandió. Pese a que la presencia de maras estuvo concentrada en Estados Unidos en calles de California e Illinois -en especial Los Ángeles y Chicago-, y en México, El Salvador, Guatemala y Honduras, el gobernante advirtió que el "mal" trascendió fronteras "y como un cáncer se ha extendido por América Latina". "Lo que el presidente quiso decir es que las pandillas ahora existen en Costa Rica -donde les dicen chapulines-, Panamá, Brasil y en otras naciones como en España", dijo Porfirio Chica, asesor del Ministerio de Seguridad Pública de El Salvador, en una entrevista con EL UNIVERSAL. Pero la mara, que se despojó de su imagen de tatuaje y vestimenta singular para mimetizarse y eludir el acoso policial, sigue atada al concepto de marabunta, migración masiva de hormigas legionarias que, a su paso, devoran todo lo que encuentran. "De Honduras a México, las pandillas están involucradas en el crimen organizado con tráfico de drogas y hasta de personas", añadió Chica. "Tienen una estructura en la que las órdenes provienen de dos lugares: de las cárceles, donde están presos muchos de sus miembros; o de Los Ángeles, donde está su cuartel general. El que no cumpla órdenes tiene tres opciones: el cementerio, la cárcel o el hospital", agregó. "En un informe ante la reunión, el FBI señaló que ha detectado que tiene problemas de pandillaje en 35 Estados", puntualizó. Convencidos de que las maras fueron reclutadas por el crimen organizado, los jefes policiales buscan afinar la estrategia regional de combate en una cita en un hotel del litoral Pacífico salvadoreño y que concluye mañana. México es representado por Augusto del Pino Estrada y Guillermo Laurencio Montes de Oca, de la Fiscalía General de Chiapas. Otros tres mexicanos -Carlos Cases, René Medina, Robert Jay Romero- acuden al foro por ser integrantes del FBI, informó Carlos Rugamas, vocero del Ministerio salvadoreño de Seguridad Pública. Mientras en el istmo crece la inseguridad por la penetración de cárteles mexicanos de drogas, y el servicio de sicariato y narcomenudeo ofrecido por las maras, la Tercera Convención Internacional Antipandillas evalúa crear un centro regional de monitoreo de pandillas para enfrentar uno de los más graves fenómenos de la posguerra en Centroamérica. "En realidad se trata de grupos criminales, perfectamente organizados", afirmó Saca. "Están equivocados aquellos que piensan que las maras están integradas por jóvenes inadaptados que desean expresar su inconformidad con acciones de irrespeto a la ley", añadió. Nacidas en las calles de Los Ángeles, California, entre miles de jóvenes centroamericanos que tuvieron que emigrar con sus padres a esa ciudad para huir de las guerras en Centroamérica, la Mara 18 y la Mara Salvatrucha (o 13) llegaron a El Salvador entre 1992 y 1994, con las masivas deportaciones desde Estados Unidos de salvadoreños marginados en suelo estadounidense. Chica explicó que en la reunión, Honduras ubicó en 50 mil la cifra de mareros, mientras que Guatemala es de 35 mil y El Salvador de 12 mil, con 4 mil 500 encarcelados, para un total de 101 mil 500 en el istmo. No trascendieron los datos aportados por México y Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play