Escúchenos en línea

ALBA priorizará unión política por encima de intercambios comerciales

Varias agencias. Desde Barquisimeto, Venezuela. | 28 de Abril de 2007 a las 00:00
La cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) fue inaugurada este sábado en Venezuela, con el fin de promover un nuevo tipo de integración que enfatice la unión política por encima de los intercambios comerciales. La cumbre, a la que asisten los presidentes de izquierda radical de Bolivia, Evo Morales, Nicaragua, Daniel Ortega, y Venezuela, Hugo Chávez, junto con el vicepresidente cubano Carlos Lage, comenzó en Barquisimeto (250 km al suroeste de Caracas) con llamados a fortalecer su alianza "antiimperialista" e integrar a los movimientos sociales. A la cumbre asisten también como observadores el presidente de Haití, René Préval, la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, así como delegaciones de Uruguay y de los países caribeños St. Vincent, St. Kitts Nevis y Dominica. En la cumbre participa también la canciller María Fernanda Espinosa, de Ecuador. Los mandatarios se reúnen también para intentar sistematizar al grupo e integrar a los "movimientos sociales" de América Latina a su proyecto. Para la foto oficial, los mandatarios escogieron el pueblo de Tintorero, a las afueras de Barquisimeto, donde funciona un "núcleo endógeno" de artesanos que será el centro de las actividades el domingo. Además de conocer el proyecto, los presidentes planean sostener allí un conversatorio con cerca de 150 representantes de movimientos sociales de América Latina. Los delegados, entre los que destacan los del Movimiento Sin Tierras de Brasil y del Frente Farabundo Martí para La Liberación Nacional de El Salvador, tuvieron el sábado una reunión de deliberaciones y el domingo, en el acto de clausura, suscribirán la "Declaración de apoyo al ALBA del encuentro de los líderes sociales". El ALBA, formalmente llamada Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América, fue lanzada hace tres años entre Cuba y Venezuela, como un modo de enfrentar al Area de Libre Comercio para las Américas que propuso Estados Unidos a la región. Ahora, se define como un mecanismo "de unión" más que de integración comercial, en el cual los convenios sociales, como los educativos o de salud, al igual que los culturales y deportivos, buscan darle una unidad política e ideológica al grupo. Hace un año se sumó Bolivia a la iniciativa e incorporó al grupo el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP), un mecanismo para intercambios económicos no financieros. Nicaragua adhirió el pasado enero y Ecuador "evalúa" la propuesta. El ALBA "tiene una concepción distinta de los procesos de integración, pues está abierto a los movimientos sociales", indicó a la AFP Edgardo Ramírez, e la Escuela diplomática venezolana "Pedro Gual". Según Ramírez, el ALBA intentará incorporar en sus acuerdos económicos "a las cooperativas y las empresas de propiedad social" y los grupos de trabajo estarán integrados por ministros, técnicos y "representantes de los sectores sociales del pueblo". "En el ALBA, los Estados figuran como el ente rector de la política internacional, y se legitiman por la diplomacia de los pueblos", aseveró Ramírez. En esta cumbre, los presidentes desean incorporar formalmente a los movimientos sociales de América Latina, y se prevé que en el acto de clausura este domingo firmen la "Declaración de apoyo al ALBA del encuentro de líderes sociales". Hasta ahora, el ALBA se ha concretado en convenios bilaterales Venezuela/Cuba, Venezuela/Bolivia, Venezuela/Nicaragua y Cuba/Bolivia. Con esta cumbre, el grupo se planteó el reto de trascender esos acuerdos y crear una institucionalidad que permita su crecimiento. En ese sentido, el canciller venezolano Nicolás Maduro aseguró que en esta cumbre "se crearán los mecanismos para mantener una articulación permanente con los grandes movimientos sociales del continente". Los representantes debatirán sobre la organización y consolidación de un esquema bajo el cual se han suscrito decenas de acuerdos bilaterales. El canciller Maduro aseguró que en la reunión se espera que el modelo adopte una "fórmula organizativa". Sin embargo, no hay una definición clara sobre cuáles representantes de los movimientos sociales tendrían derecho de participar en el ALBA.

Descarga la aplicación

en google play en google play