Escúchenos en línea

Tensa calma en San Jacinto

Managua. Radio La Primerísima. | 16 de Noviembre de 2012 a las 11:22

Un ambiente de tensa calma se respira este viernes en la comarca de San Jacinto, en el departamento de León, luego de que tropas antimotines han intervenido contra tranques de los pobladores del lugar en protesta por lo que alegan es el incumplimiento de los compromisos de la empresa generadora de energía geotérmica Energy Polaris de garantizarles agua de buena calidad.

La intervención de las unidades antimotines se dio luego de que temprano por la mañana de este viernes, los manifestantes incendiaron una caseta de seguridad de la empresa, informó el corresponsal de Radio La Primerísima Isabel Mendoza.

A horas del mediodía, las fuerzas antimotines tenían prácticamente copada la carretera hacia el municipio de Malpaisillo al tiempo que un número de detenidos eran trasladados hacia León. La intervención de las fuerzas policiales hizo que se reanudase el tráfico por esa carretera, anteriormente bloqueada por los pobladores.

Los manifestantes, hombres en su mayoría, se retiraron hacia las montañas cercanas a la carretera.

Entre los detenidos, el corresponsal de Radio La Primerísima logró averiguar los nombres de Gerardo Antonio Medina, de 29 años; Bismark Alvarado Ballesteros, de 38 años; Juan Centeno, de 35 años; Douglas Rivera Espinales, de 27 años; José María Prado, de 34 años y Auner Ibarra, de 16.

Entre los lesionados atendidos por la Cruz Roja se encuentran Fidel Rivera, de 29 años y Francisco Alvarado, de 21, éste último con un impacto de bala de goma en la parte superior del tórax. Otros lesionados por la intervención policial, tanto por impactos de balas de goma como por gases lacrimógenos, estaban siendo atendidos por la Cruz Roja en el monte, indica el corresponsal.

El comisionado mayor de la Policía, Luis Barrante Jiménez, no quiso dar declaraciones sobre el accionar de las fuerzas policiales, pero aparentemente no se reportan heridos de parte de las fuerzas del orden este viernes.

Los pobladores manifestaron que las fuerzas del orden se dedicaron a perseguirlos indiscriminadamente, aún a muchos de ellos que no tomaron parte activa en el tranque.

El conflicto, alegan los pobladores, se origina en la negativa de la compañía de cumplir con sus compromisos ante la población, sobre todo el de dar el 30% de los beneficios a la población local en la forma de una rebaja en la factura de la energía.

Uno de los habitantes entrevistado por Radio La Primerísima, oculto en el monte a pesar de no participar en la protesta, manifestó que la demanda se basa en el agua potable, ya que la empresa se había comprometido a hacerles un pozo adicional porque el agua está contaminada dado que es utilizada para enfriar las turbinas y reinyectada en el manto freático.

Otros pobladores confirmaron a Radio La Primerísima su impresión de que han aumentado las enfermedades renales en la comarca y sospechan que se debe a esta causa. Pasados varios meses aún la empresa no ha construido ningún pozo y más bien les responde que el agua está bien y sólo les ofrecen purificarla.

La empresa alega que aún no logra producir los 70 megavatios de energía sobre los que se basaba el acuerdo y por lo tanto no puede invertir en un nuevo pozo.

"Obviamente, nosotros reconocemos como ciudadanos que ellos no están generando el 100% de energía para que nos acrediten la luz, pero nosotros necesitamos de urgencia que se nos haga el pozo para que la población tenga el agua", dijo el vecino.


Descarga la aplicación

en google play en google play