Escúchenos en línea

Rosales presenta propuesta y promete que habrá prioridad del desarrollo social y una reforma tributaria

Agencias Reuters, AFP, Notimex y ACAN–EFE. Desde Managua. | 30 de Abril de 2007 a las 00:00
Nicaragua y el Fondo Monetario Internacional (FMI) iniciaron este lunes las conversaciones sobre una propuesta gubernamental económica y financiera para lograr lo que aspira sea su último programa de ayuda con el organismo el cual priorizará desarrollo social y humano sobre indicadores macroeconómicos. El presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales, dijo en rueda de prensa, que buscarán el respaldo del FMI a la propuesta cuyo objetivo fundamental es el desarrollo humano sin afectar la macroeconomía. La propuesta gubernamental, cuyo contenido no es de dominio público, fue entregada a la misión del FMI que encabeza Vikram Haksar y su representante local, Humberto Arbulú, en el inicio de la segunda ronda de conversaciones en la sede del Banco Central, señalaron fuentes oficiales. Al instalar la reunión, el jefe de la misión del FMI, Vikran Haksar, expresó que es "una oportunidad histórica" conocer la propuesta gubernamental que será una experiencia de provecho. Es la segunda ronda de negociaciones del gobierno sandinista con el Fondo Monetario, la primera se celebró en marzo pasado. "Al documento de 200 páginas que reúne la programación financiera y políticas macroeconómicas se le incorporaron indicadores sociales que reflejen el desarrollo humano y calidad de vida que los nicaragüenses necesitan", dijo a la prensa el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, antes de iniciar la reunión. "Las conversaciones que sostendremos para lograr el apoyo del FMI a nuestro programa económico-financiero son una expresión mas de las acciones que impulsa el gobierno para fortalecer el clima de estabilidad macroeconómica en el país", agregó. El proyecto, dijo, fue diseñado con "madurez e interés" de Nicaragua de alcanzar el equilibrio entre combate a la pobreza y atraer la inversión para generar la riqueza que beneficie a las grandes mayorías de los nicaragüenses.

Excedente será para gasto social

"Cada detalle de la propuesta que estamos haciendo tiene un respaldo financiero, pero además tiene un espacio fiscal que provendrá de una reforma tributaria", dijo. Agregó que "si se logran mayores ingresos en la recaudación tributaria a partir de la reforma fiscal, se dedicarán al gasto social, lo otro se hará mantenimiento el clima de estabilidad macroeconómica". Se trata, dijo, de lograr la estabilidad macroeconómica, el clima adecuado para incentivar la inversión privada, la generación de empleos, la cobertura escolar, la reducción del analfabetismo y la mortalidad materno-infantil, entre otros. El desarrollo del país se medirá, también, con indicadores de bienestar social, expresó. Rosales, quien encabeza las conversaciones por Nicaragua, dijo que en las pláticas buscan clarificar puntos de coincidencia sobre una propuesta de acuerdo trianual con el FMI. "Esta es una ronda especial y vamos a tenerlos (a la misión del FMI) en Nicaragua por un periodo de 10 días en negociación; espero que el día 11 puedan ellos retirarse a continuar analizando nuestra propuesta", la cual incluye una reforma tributaria y proyectos para un cambio en la matriz de generación de energía a base de petróleo por fuentes geotérmicas e hidroeléctricas, comentó Rosales. La propuesta incluye la programación de las metas para los años 2007-2009 en crecimiento de la economía, inflación, energía, lucha contra la pobreza y los indicadores de desarrollo humano.

Propuesta será revelada a cuentagotas

"Mientras no avancemos en la discusión, mientras no logremos encontrar los puntos de coincidencia y mientras no sustentemos de forma clara nuestras posiciones y las de ellos para llegar a conclusiones, me parece muy prematuro el a la prensa el documento", argumentó Rosales, cuando le preguntaron en qué momento los nicaragüenses conocerán el programa elaborado por el gobierno de Managua. Pero también dijo estar consciente que el gobierno necesita el mayor consenso posible. "El pleno respaldo de todos los nicaragüenses y la comunidad internacional es imprescindible para el éxito de estas conversaciones y obtener en el 2007 un claro apoyo del FMI a la propuesta presentada hoy", añadió Rosales. Explicó que todos los sectores del país irán conociendo la propuesta de 200 páginas en la medida en la que se avance en la discusión de la propuesta con la misión del FMI. Aseguró que el programa será presentado en la página web del Banco Central "a medida que se vayan desarrollando las negociaciones". Rosales indicó que el gobierno que encabeza el sandinista Daniel Ortega presentará en su momento una reforma tributaria para obtener mayores recursos y destinarlos al gasto social, a la par que trabajará por mantener la estabilidad macroeconómica. Vamos a ejecutar una nueva reforma tributaria para que la calidad de vida de los nicaragüenses mejore, prometió.

Cambiar matriz energética

En relación al sector energético, anunció que el gobierno busca el cambio de la matriz. "Estamos en presencia de una matriz en que el petróleo es el elemento determinante y de una generación que sólo es capaz de satisfacer la demanda actual", dijo Rosales. "Para que Nicaragua pueda desarrollarse es imprescindible generar más energía con fuentes geotérmicas, hídricas y eólicas y por eso insistimos que en la inversión en este sector, el Estado debe jugar un papel importante, ya sea operando solo, o con participación de particulares", enfatizó Rosales. El presidente del BCN dijo que "queda claro que nuestras políticas y objetivos macroeconómicos están íntimamente vinculados al desarrollo humano y el nivel de vida de nuestro pueblo". Agregó que a la estabilidad económica y el clima adecuado para incentivar la inversión privada que permita la reactivación de la capacidad productiva nacional, que genere empleos de calidad, le han incorporado una serie de coberturas. Entre otras, cobertura escolar, soberanía alimentaria, reducción del analfabetismo, reducción de la mortalidad materno-infantil y cobertura de agua potable y alcantarillado sanitario. Sostuvo que para el gobierno de Managua los indicadores macroeconómicos no están desligados al desarrollo humano de sus compatriotas. Adelantó que en materia de endeudamiento, el gobierno no ha dicho que no se va a endeudar, pero sí ha manifestado que el endeudamiento de Nicaragua debe ser sostenible, que ayude no sólo al crecimiento y la riqueza, sino que también al engrandecimiento de la nación. En las negociaciones, Rosales está acompañado del ministro de Hacienda y Crédito Público Armando Guevara, el asesor económico de la Presidencia Bayardo Arce y el diputado del Frente Sandinista, Walmaro Gutierrez.

Así están las cifras

Nicaragua tiene una deuda externa de unos 4,500 millones de dólares y está dentro de un programa de alivio de la deuda que patrocina el FMI, a cambio de una supervisión por el organismo en un programa que asegure el rumbo de su macroeconomía. El gobierno anterior culminó en diciembre pasado el último programa con el FMI, que calificó su desempeño de exitoso dado que la situación económica del país es fuerte en términos de indicadores macroeconómicos. El acuerdo que se negocia con el FMI es para un período de tres años, aunque no se han mencionado los recursos financieros que acompañarán el convenio. Al cierre del 2006, Nicaragua tenía sólo unos 63 millones de dólares de deuda con el FMI. El 80 por ciento de los 5,1 millones de habitantes del país viven en condiciones de pobreza, por lo que Nicaragua busca incluir en el programa planes para incrementar el acceso a la escolaridad, la reducción del analfabetismo y de la mortalidad de madres y niños, entre otros, apuntó Rosales. Las metas económicas que se incluyen en la propuesta del programa serán un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4,2 por ciento en el 2008 y una inflación máxima del 7,5 por ciento para este año y el próximo. En el 2006, la economía de Nicaragua se expandió un 3,7 por ciento y la inflación fue del 9,2 por ciento. El presidente Ortega ha expuesto la intencionalidad de su gobierno en las negociaciones, según las cuales "aspira a lograr una soberanía para nuestro país en el orden social y en el orden económico". "Estamos negociando para poder liberarnos del FMI y antes de cinco años Nicaragua va a estar liberada. Pueden estar totalmente seguros", prometió Ortega la semana pasada. En la cita de Managua "no se va a decidir" el acuerdo con el FMI porque no es asunto que se pueda hacer en dos o tres reuniones, aseguró el mandatario. "Siempre una negociación con el Fondo lleva tiempo", añadió. Desde 1990 Nicaragua aplica un programa de ajuste económico con una fuerte restricción del gasto público, control de inflación, cambio monetario y privatización de bienes del Estado, entre otras medidas que Ortega considera causantes del aumento de la pobreza. "Tenemos la autoridad moral" para decirle al FMI que no pueden exigirnos que este pueblo se siga amarrando la faja y tendrán que aceptar la propuesta del gobierno, planteó el gobernante días atrás al referirse a las pláticas. "No tenemos prisa" en negociar un acuerdo con Managua, dijeron por su parte las autoridades del FMI, que aseguraron que le darán al país todo el tiempo que quiera para desarrollar su programa económico.

Descarga la aplicación

en google play en google play