Escúchenos en línea

Gobierno ratifica medidas del INSS y anuncia la creación de guarderías infantiles

| 1 de Mayo de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega ratificó este martes que para recibir atención médica los trabajadores afiliados al Instituto de Seguridad Social (INSS) no están obligados a presentar constancia de que sus patrones han cancelado sus cotizaciones. En su discurso de este martes, en ocasión del Día Internacional de los Trabajadores, el mandatario rechazó las críticas a esta medida de quienes calificó como "enemigos de los pobres". El pasado 24 de abril, el presidente del INSS, Roberto López, anunció que las clínicas privadas que tienen contrato con la institución para atender a los asegurados, ya no tendrán que exigir a los afiliados la colilla que demuestra que su empresa está al día con las cotizaciones, como hasta ahora ocurre, y sólo bastará presentar una identificación. En este sentido, López explicó que aproximadamente un 10% de los 386 mil asegurados (es decir, unos 38,600 trabajadores) no podía acceder a los servicios médicos de las clínicas privadas o estatales que tienen contrato con el INSS, porque sus patrones no estaban al día. López calcula que aproximadamente el 3% de los empleadores se atrasa en el pago de las cuotas del seguro (laboral 6.25%, deducido automáticamente, y patronal 15%). "Allí están clamoreando los enemigos de los pobres, porque se tomó la decisión de que los trabajadores asegurados puedan ser atendidos en todos los centros y clínicas, con sólo presentar su identificación. Están clamoreando ¡que eso no puede ser, que eso quebrará el Seguro!", dijo Ortega, y pidió a López –quien estaba entre la multitud– que explicará la medida. López tomó el micrófono y explicó: "el INSS pagaba el 100% de los asegurados a las Empresas y Clínicas Provisionales, pero sólo se les entregaba la colilla al 90%, había un 10% que no se le entregaba la colilla porque el empleador estaba atrasado en su pago y, el que sufría era el trabajador que no recibía atención y debía sacar de su dinero, para comprar medicamentos o pagar servicios de salud". "Lo que estamos haciendo es mejorando los mecanismos de cobro y el INSS será el mejor cobrador para que los trabajadores no tengan que andar exigiendo al empleador. Somos nosotros los que vamos a andar cobrando. De esa manera, los trabajadores asegurados pueden llegar con cualquier identificación a recibir su atención de salud, que la clínica provisional ya está pagada", concluyó. El presidente continuó: "está bien clara la explicación. Pero ustedes van a escuchar las posiciones de los que antes gobernaban, que están criticando la medida; quieren que las cosas sigan igual que cuando ellos estaban y no se dan cuenta que ¡este no es el gobierno de los ricos, este es el gobierno de los pobres, de los trabajadores, este es el Gobierno del Pueblo! Y los empresarios ¡que paguen!". Y luego ordenó a López que continúe con la medida. Reconoció y pidió un aplauso a los empleadores que sí pagan el Seguro Social antes del 17 de cada mes, y al resto le exigió pagar. ¿Por qué si uno no paga "van a sufrir los trabajadores? ¡No puede ser!" "Le digo a los empleadores: ¡paguen, hombre! Si ustedes ganan, para eso tienen los negocios. Cuando se trata de fachentear, de hacerse propagando, salen diciendo: estamos ganando. Pero cuando se trata de pagar impuestos: estamos perdiendo, dicen; cuando se trata de pagar el Seguro: estamos perdiendo... ¡no hombre, eso no es así! Deben actuar con responsabilidad, con seriedad". El presidente también pidió mejorar la atención que reciben los asegurados, porque "no es ningún regalo, no es ninguna caridad, es un derecho de los trabajadores, ganado con su sudor, con su esfuerzo y con su pago! Debe haber entonces buena atención en esos centros". Además, Ortega ordenó al presidente del INSS estudiar la manera de abrir lo más pronto posible guarderías infantiles en las ciudades y en el campo, para que las trabajadoras puedan tener un sitio donde les cuiden a sus hijos mientras ellas se ganan el sustento diario. "Una parte de este Fondo del ALBA que se va a formar (con las ganancias que deje la venta de combustible) para construir los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), donde las madres de los trabajadores puedan dejar a sus niños y niñas cuando vayan a trabajar. Esto lo tenemos que hacer en las ciudades y el campo ¡es un desafío enorme!". Los CDI fueron creados en haciendas y centros de trabajo durante el primer gobierno de Ortega, con gran suceso, pero fueron cerrados en los primeros años de la década de los 90 por el gobierno de Violeta Chamorro, alegando que eran un gasto oneroso para el estado. En este sentido, le ordenó al presidente del INSS que haga una propuesta en conjunto con el director de la empresa Petróleos de Nicaragua (PETRONIC, estatal), Francisco López, quien "es el que ve el tema de suministro de petróleo y el financiamiento, a ver cómo hacemos para financiarlo. Esa es otra forma de fortalecer el salario, sobre todo, de las mujeres en este caso".

Descarga la aplicación

en google play en google play