Escúchenos en línea

Trabajadores latinoamericanos rechazan TLC y exigen salarios más justos

Agencia EFE. Desde Bogotá, Colombia. | 1 de Mayo de 2007 a las 00:00
Decenas de miles de personas participaron este martes en las manifestaciones que se tomaron las calles de Latinoamérica para conmemorar el Día del Trabajo, en una jornada en la que se escucharon críticas a los acuerdos comerciales con Estados Unidos y se exigieron salarios más justos. Así celebraron en Centro América el Primero de Mayo Guatemaltecos rechazan flexibilidad laboral Más de 50 mil salvadoreños marchan por sus derechos Hondureños «unidos contra el capitalismo salvaje» Trabajadores costarricenses advierten: «TLC=pobreza» Panameños contra neoliberalismo y el TLC nefasto Una de las concentraciones que causaba más expectativa se realizó en La Habana, pues se esperaba la reaparición del líder cubano Fidel Castro, quien desde mediados de 2006 convalece de una enfermedad. Sin embargo, Fidel estuvo ausente y la ceremonia en la Plaza de la Revolución fue encabezada por el General Raúl Castro, presidente provisional de Cuba, aunque la única alocución estuvo a cargo del secretario general de la Central de Trabajadores, Salvador Valdés. En Bolivia el presidente Evo Morales encabezó los actos del día y firmó un decreto que obliga a las empresas privadas a aumentar los salarios en un cinco por ciento, aunque al mismo tiempo dijo que no puede atender las peticiones de los trabajadores del sector estatal, que reclaman aumentos de hasta un 20 por ciento. Otro mandatario que presidió las manifestaciones del 1 de Mayo fue el de Ecuador, Rafael Correa, quien recibió respaldo popular para la convocatoria de una Asamblea Constituyente, cuyos miembros serán elegidos el próximo 30 de septiembre. Las concentraciones en Brasil, que tan sólo en Sao Paulo reunieron a dos millones de personas, se dividieron entre elogios y críticas al gobierno del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva. El jefe de Estado, otrora líder sindical, no asistió a una misa para celebrar el Día de los Trabajadores, debido a razones familiares. Algunos disturbios se registraron en Santiago de Chile, donde encapuchados se enfrentaron a la policía en incidentes que dejaron como resultado 16 detenidos y un agente herido. La violencia también estuvo presente en Montevideo, donde miembros del grupo radical "Tendencia Clasista y Combativa" se enfrentaron con la policía y atacaron locales comerciales. Por el contrario, la calma fue notable en Argentina, donde sectores de izquierda se reunieron frente al palacio de gobierno para pedir salarios justos y respaldar a profesores en huelga. Varias marchas fueron organizadas en Venezuela por simpatizantes y críticos del presidente Hugo Chávez, quien dedicó la jornada a un acto en el que el Estado tomó el control de la Faja Petrolífera del Orinoco. El mandatario peruano, Alan García, celebró el día con un acto en el que condecoró a varias personas que han contribuido a los derechos laborales, promulgó una ley contra el trabajo forzoso y anunció una especie de "ISO laboral" para distinguir a las empresas que respetan los derechos de los trabajadores. Las manifestaciones en Colombia sirvieron para que los sindicalistas rechazaran el Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito con EE.UU. y convocaran a un paro nacional el próximo 23 de mayo contra el gobierno del presidente Álvaro Uribe. En Paraguay miles de personas se reunieron para pedir respeto a las leyes laborales y medidas por parte del gobierno para crear al menos 130.000 puestos de trabajo. El Día de los Trabajadores en México tuvo esta vez una novedad, pues el mandatario Felipe Calderón rompió con la tradición de sus antecesores de asistir a los actos conmemorativos.

Descarga la aplicación

en google play en google play