Escúchenos en línea

Argüello afirma que Colombia no puede evadir cumplir fallo

Managua. Agencias. | 28 de Noviembre de 2012 a las 10:00

Nicaragua descartó este miércoles que Colombia pueda evadir el cumplimiento de una sentencia que delimitó sus fronteras en el mar Caribe, por el retiro del país sudamericano del Pacto de Bogotá, mediante el cual se sometió a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia.

El fallo "es una cosa juzgada y retirarse del Pacto de Bogotá- absolutamente en nada influye", dijo a los periodistas, el agente de Nicaragua ante La Haya, Carlos Argüello.

Consideró que ha sido una medida "precipitada" porque cerraría las puertas a ese país a dirimir controversias por medios pacíficos.

El presidente Juan Manuel Santos, dejó el Pacto de 1948 de solución pacífica de conflictos entre Estados, en rechazo a la sentencia que amplió la extensión marítima a Nicaragua.

A su vez, la resolución ratificó la soberanía colombiana en el archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y siete cayos a los que enclavó en 12 kilómetros de mar.

La sentencia "no es un invento de Nicaragua" y fue el resultado de "graves errores" cometidos por Colombia durante el proceso que duró once años, expreso Argüello.

La Corte reconoció la validez del Tratado Barcenas-Meneses-Esguerra de 1928 que cedió en administración el archipiélago de San Andrés. Nicaragua había desconocido el acuerdo en 1980.

El experto en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, calificó de "acto desesperado" del gobierno de Santos porque "no implica ningún cambio en la sentencia y no tiene efecto retroactivo" a la resolución del pasado día 19.

Nicaragua recuperó una extensión de 100 mil kilómetros cuadrados en el mar Caribe y podría promover una frontera extendida "más allá de las 300 millas" náuticas, precisó.

"Colombia no tiene nada que ver con eso. No tenemos que ir a ningún tribunal" para ejecutar una eventual medida en ese sentido, dijo Carlos Argüello.

Descartó la posibilidad de revertir los términos establecidos de la sentencia a través de recursos de revisión o aclaración, como ha anunciado Bogotá, porque fue una decisión "unánime" de los doce jueces, y dos nombrados por los Estados partes, aseguró.

Argüello reiteró que el gobierno de Juan Manuel Santos debe retirar toda presencia militar en la zona y desechar las amenazas del uso de la fuerza.

CIJ recuerda que miembros de ONU deben reconocer fallo

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) recordó a Colombia que los estatutos establecen que "una vez firmada la jurisdicción, los Estados Miembros de Naciones Unidas se comprometen a cumplir con las decisiones de ese Tribunal.

La reacción ocurre después de conocerse la decisión de Colombia de retirarse del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de la CIJ, en protesta por el fallo del litigio que le enfrentaba con Nicaragua.

Fuentes del tribunal internacional consultadas dijeron que se trata de una cuestión política y no ofrecieron mayores comentarios.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anuncio este miércoles que su país se retira del Pacto de Bogotá (1948), que reconoce la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya.

Sin embargo, esos estatutos no precisan el procedimiento a seguir cuando uno de los Estados miembros decide retirarse o denunciar el pacto.

El alto tribunal restituyó a Nicaragua más de 70.000 kilómetros cuadrados de mar, ricos en pesca y otros recursos naturales, lo que convierte en enclaves dos de esos cayos otorgados a Colombia.

Para Colombia, según dijo Santos, ese fallo es "contrario a la equidad y lleva a un detrimento de los colombianos".

El Pacto de Bogotá, que fue suscrito en 1948 y entró en vigor el 6 de mayo de 1949, confiere a la CIJ la jurisdicción para dirimir de forma pacífica los litigios del continente americano.

El Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, conocido como el Pacto de Bogotá porque fue suscrito el 30 de abril de 1948 en la conferencia panamericana que se celebró en la capital colombiana, impone a los signatarios la obligación general de resolver sus conflictos de forma pacífica.

El analista colombiano internacional Andrés Molano explicó en Radio Nacional que el tema del litigio con Nicaragua ya es cosa juzgada y, por tanto, el país no podría esperar que con la salida del Pacto de Bogotá, dicha decisión se eche para atrás.

Además, dijo que el equipo de expertos definidos por el Gobierno para abordar la renuncia al Pacto de Bogotá deben tener en cuenta que el país ha firmado, por lo menos, una decena de tratados multilaterales en los que se señala que cualquier diferencia en relación con el contenido de los mismos, será dirimida por la Corte Internacional de Justicia.

Por su parte, el experto en asuntos internacionales Eduardo Serrano afirmó que la decisión del gobierno de retirarse del Pacto de Bogotá, que daba luz verde a la jurisdicción de la Corte de Justicia de La Haya en el país, se puede interpretar como una nueva era, no tan positiva, en la política exterior de la Nación.

Dijo que esta determinación puede dejar un sinsabor, ya que esto significaría que Colombia no ha tenido una política clara de manejar las relaciones con los demás países.


Descarga la aplicación

en google play en google play