Escúchenos en línea

Dice Arias que nos quiere «ayudar», y afirma que no le urge hablar con Ortega

MiPunto.com. Desde San José. | 2 de Mayo de 2007 a las 00:00
"Es del interés de todos tener vecinos lo más prósperos", aseguró este miércoles el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien se dijo dispuesto a "ayudar personalmente" a Nicaragua para conseguir que su vecino supere la pobreza. Así lo declaró en una rueda de prensa con los medios extranjeros acreditados en San José, aunque declinó entrar en una polémica con su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, quien suele lanzar sus dardos contra el premio Nobel de la Paz 1987 y artífice de la pacificación centroamericana hace 20 años. "Dos no riñen si uno no quiere", recordó. Sobre una próxima reunión con Ortega de la que se ha estado comentando en los últimos días, el presidente apuntó a que son las Cancillerías y embajadores los que se están encargando del asunto, que calificó de todas formas como algo que "no es urgente". La adhesión de Nicaragua a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) promovida por el presidente venezolano, Hugo Chávez, no debería suponer su salida del Tratado de Libre Comercio que Centroamérica y República Dominicana han suscrito con Estados Unidos, en opinión de Arias. "Que yo sepa, Ortega va a continuar dentro del CAFTA y, si me pidiera consejo, también le diría que se quede ahí. En lo personal quiero ayudarle a Nicaragua en lo que pueda y es de interés de los costarricenses que ese país salga adelante y que Ortega pueda mejorar las condiciones de vida de sus habitantes", agregó. Costa Rica alberga a más de medio millón de nicaragüenses –buena parte indocumentados– que han llegado en busca de un trabajo y una vida mejor. Arias aseguró que espera una participación total de Nicaragua en las negociaciones que Centroamérica iniciaría este año para firmar un acuerdo de asociación, incluso comercial, con la Unión Europea. La posición de las autoridades nicaragüenses se habría puesto en duda luego que el presidente Daniel Ortega tomara parte de la cita del ALBA, donde se plantearon iniciativas de contrapropuesta a los tratados de libre comercio que abandera Estados Unidos. "Estoy convencido de que a Nicaragua le interesa mucho un acuerdo con la UE, pero no por el comercio sino por el componente de cooperación que incluye por ser un país pobre, porque es seguro que los europeos darán prioridad a las naciones más pobres como Nicaragua y Honduras, la lógica indica que la mayor cooperación se orientará a ellos", explicó Arias durante una rueda de prensa con corresponsales de agencias de noticias. Sobre su relación tanto con Nicaragua como con Venezuela, Arias manifestó que incluso estaría dispuesto a formar parte del ALBA. "No tendría problema (en integrarse), lo que no acepto es que digan que Costa Rica no debería seguir negociando con otros países o regiones", dijo. Insistió en que las conversaciones con los europeos debería iniciar "cuanto antes" y dijo que ha analizado la conveniencia de realizar un viaje con el fin de "promover interés de la UE en acelerar estas negociaciones", sobre todo considerando que la prioridad de los europeos no son los centroamericanos, sino otras naciones como China. "No es que sea un requisito para negociar con la UE, pero sí es un requisito moral para nosotros pues me parece que sería difícil sentarse a hablar con ellos sin que el país haya firmado un tratado con su principal socio comercial (Estados Unidos", alegó. Aunque señaló que su interés es agilizar el proceso con los europeos, reconoció que para Costa Rica es indispensable ratificar antes el CAFTA, pues es el único país que no lo ha hecho y su futuro depende de la decisión del pueblo costarricense que se manifestará próximamente en un reférendum. En este sentido, dijo que el TLC con Estados Unidos ha dividido al país "posiblemente más que la paz o la guerra en Centroamérica hace 20 años". Para Arias, el referéndum es una "decisión salomónica, pero una bendición de Dios", pues es la primera vez que en Costa Rica se celebrará una consulta popular de este tipo y la primera también vez que un país somete a consulta popular un TLC. Arias aseguró que en la campaña por el sí tratará de disipar los temores que muchos de sus paisanos tienen a que el TLC conlleve la privatización del agua o de la salud o la desaparición de los pequeños agricultores.

Descarga la aplicación

en google play en google play