Escúchenos en línea

Obispos católicos califican como muy grave escándalo en el Banco Mundial

MiPunto.com. Desde Berlín, Alemania. | 2 de Mayo de 2007 a las 00:00
Obispos católicos de todo el mundo, encabezados por el cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez, calificaron este miércoles en Berlín de "muy grave" el escándalo de corrupción que afecta al presidente del Banco Mundial (BM), Paul Wolfowitz, y advirtieron contra la crisis de confianza del organismo multilateral si no se halla rápidamente una solución. Los obispos provenientes de América Latina, Estados Unidos, Europa, Africa y Asia formularon estas declaraciones en una conferencia de prensa, tras entrevistarse con el presidente federal de Alemania, Horst Koehler, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo del que depende el BM. El purpurado centroamericano dijo en declaraciones a la AFP que "la mejor solución a mi juicio sería que el señor Paul Wolfowitz renunciase a ese puesto" en el BM, tras ser acusado de nepotismo. "El problema ahora no es sólo lo que pasó, sino lo que hará la comunidad internacional a causa de esta crisis de corrupción", dijo por su parte el arzobispo Laurent Monsengwo Pasinya, de Kisangani (República Democrática del Congo), quien integra la delegación. "El asunto es especialmente grave, porque está en juego en estos momentos la credibilidad del BM y esto afecta asimismo a gran parte de la ayuda al desarrollo en todo el planeta", subrayó Georg Stoll, experto de la obra episcopal alemana Misereor de cooperación con el Tercer Mundo, que organizó la visita de los obispos. Además, "están en marcha precisamente estas semanas las negociaciones para la concesión de créditos (AID) a muy bajo interés y en condiciones muy suaves para los países en desarrollo (...) y en esta situación es muy importante que el presidente del BM disponga de mucha autoridad y credibilidad frente a los países miembros del banco y otorgantes de la ayuda", señaló Stoll. "Si se pierde la confianza en los organismos financieros internacionales (...) ¿en quién se podrá confiar cuando se trata simplemente de préstamos para el desarrollo y actividades en favor de los pobres?", se preguntó el cardenal Rodríguez. "Yo estoy firmemente convencido de que el presidente del Banco Mundial sabe perfectamente lo que tiene que hacer en este caso", dijo por su parte el arzobispo de Hamburgo (norte), Werner Thissen, miembro de la comisión episcopal que dirige Misereor, aunque declinó pedir de forma explícita a Wolfowitz que renuncie a su cargo. Los obispos entregaron este miércoles al presidente Koehler y al gobierno de la canciller alemana Angela Merkel, que preside el G8 (grupo de los siete países más ricos de occidente y Rusia), un documento en el que expresan su grave preocupación por el descenso de la ayuda al desarrollo a los países pobres. En el documento los prelados reclaman que los países ricos cumplan con sus compromisos de cooperación fijados para el Milenio de Naciones Unidas en la lucha contra la pobreza mundial (0,51% del producto nacional bruto antes de 2010 y 0,7% antes de 2015). Los obispos sostuvieron conversaciones similares el domingo y el lunes con el gobierno de Gran Bretaña, en Londres, y continuarán viaje a Italia, donde serán recibidos por el primer ministro Romano Prodi en Roma, antes de informar al Papa Benedicto XVI el viernes sobre los resultados de su gira por Europa.

Descarga la aplicación

en google play en google play