Escúchenos en línea

Sindicatos de maestros prometen arreciar protestas si el gobierno no satisface sus demandas

Con información adicional de la agencia AFP. Desde Managua. | 4 de Mayo de 2007 a las 00:00
Un grupo de maestros que se encuentran en paro desde hace más de un mes en demanda de aumento salarial amenazaron este viernes con incrementar las protestas contra el gobierno, informó una fuente gremial. El gobierno decretó en enero la gratuidad de la enseñanza pública para garantizar el acceso de los más pobres a la educación, pero no cuenta con los fondos necesarios para suplir las necesidades básicas que antes los centros cubrían con cobros a los padres de familia. En la huelga participan menos del 10% de los 39.742 maestros de colegios públicos que exigen al gobierno que les paguen 222 córdobas adicionales a los 308 aprobados para este año, para completar 530, equivalentes a 30 dólares. Los maestros ganan entre 80 y 100 dólares al mes –el peor salario en Centro América– que no alcanzan ni para comprar sus alimentos. El gobierno alega que ese dinero ha sido usado para pagar la seguridad social de los más de 39 mil maestros, el treceavo mes, para cancelar los incentivos por títulos académicos y antigüedad, y para contratar a 3,300 maestros, que cubrirán parcialmente el incremento de la matrícula este año. Por esa razón, el gobierno destinó para incremento salarial sólo 16 dólares a partir de abril, porque decidió destinar los 14 dólares a los otros pagos. El incremento salarial fue uno de los acuerdos firmados por la principal central sindical de maestros, la Asociación de Educadores (ANDEN), con el gobierno anterior de Enrique Bolaños. Pero en el acuerdo, no se explica si el monto acordado para este año, de 530 córdobas, incluye o no las prestaciones sociales y los incentivos. Además, el gobierno anterior tampoco previó en el presupuesto de este año, una partida para asegurar el pago de los maestros recién contratados. La medida molestó a un sector de los maestros por lo que los sindicatos de la derecha, que aglutinan al 30% del magisterio nacional, llamaron a inicios de abril a suspender total o parcialmente las clases. Junto con ello comenzaron a manifestarse en pequeños grupos en algunas ciudades del país para hacerse escuchar y emprendieron otras acciones, como bloquear temporalmente el miércoles pasado la carretera de acceso al occidental departamento de León y salir el jueves a protestar a las calles. Tres profesores de la ciudad de Masaya y de la ciudad de León iniciaron el lunes pasado una huelga de hambre a la que amenazan con sumarse mas educadores. Otros cuatro de Managua se sumaron este viernes. "Esta es una medida extrema, pero los docentes lo están haciendo de manera voluntaria", dijo el profesor José Siero, dirigente sindical de un instituto de secundaria Miguel de Cervantes de Managua. Siero ha sido acusado de recibir prebendas de los gobiernos entre 1990 y 2006, en compensación por su actitud complaciente con las medidas oficiales. A la huelga se sumaron un sector de maestros afiliados al sindicato oficialista Asociación de Educadores de Nicaragua (ANDEN) que apoyan el reclamo salarial y exigen además mejorar las condiciones de trabajo en los colegios públicos, que carecen de textos, materiales escolares y de limpieza. Según el asesor laboral del gremio César Cuevas, el paro afecta actualmente a alrededor de 6.000 de los 9.200 colegios públicos y privados del país que suspendieron total o parcialmente las clases que amenaza con extenderse a otros centros en los próximos días. Pero el ministro de educación, Miguel de Castilla, asegura que suman menos de cien centros, en cuatro de los 17 departamentos y regiones del país (León, Masaya, Managua y Matagalpa). Ante esta situación, el presidente Daniel Ortega, reconoció que la demanda de los maestros es justa y orientó el miércoles al ministro de Defensa atender a los educadores en una cita prevista para este lunes. Los sindicatos anunciaron que acudirán a la reunión, que será respaldada por el gremio con concentraciones anunciadas en Managua y otros departamentos. "Si en esa reunión no hay humo blanco, arreciaremos nuestra protesta con diferentes acciones que ya hemos planificado", advirtió un profesor de la ciudad de Matagalpa, David González.

Descarga la aplicación

en google play en google play