Escúchenos en línea

Rosario convoca a evaluación crítica de la labor del gobierno

Managua. Radio La Primerísima. | 7 de Enero de 2013 a las 09:30

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, convocó este mediodía a los que trabajan desde las distintas expresiones organizativas, a evaluar críticamente la labor cotidiana que realizan.

Durante su acostumbrada intervención a través de las emisoras sandinistas de radio y televisión, Murillo también convocó a los dirigentes partidarios y del Poder Ciudadano y a los funcionarios públicos, "a preocuparnos también por la belleza, por el sentido de la estimación, de la autoestima y la estimación. Estimarnos, querernos, cuidarnos, también es preocuparse por lo armonioso, por la estética en la vida cotidiana, más allá de la pobreza".

Este es el texto de la alocución de Rosario Murillo

Estamos iniciando el año laboral del Estado nicaragüense, ese Estado que espera servirles a ustedes, como le servimos o esperamos servirle a Dios, con humildad, con alegría, con devoción, con dedicación, con recogimiento.

En conciencia de que es un privilegio y un honor que ustedes piensen en nosotros/as como servidores/as públicos/as. Y, para nosotros/as es un deber ineludible poner todo nuestro corazón, nuestro empeño, nuestra dedicación, como decíamos, y devoción, a ese servicio. A fin de que ustedes juzguen si somos o no somos eficientes, si vamos mejorando en calidad; si somos o no somos el prototipo del servidor público, Cristiano, Socialista y Solidario. A ustedes de juzgarnos, y a nosotros/as de dar lo mejor de nosotros/as mismos/as.

Este es un año para evaluarnos críticamente cada día. Cada uno/a de nosotros/as saber cómo podemos ser mejor, qué podemos hacer mejor, en todos los segmentos de la vida del país... Los que estamos en el estado, los que estamos desde el Poder Ciudadano, desde los Gabinetes de la Familia, la Comunidad y la Vida; los que trabajamos desde las distintas expresiones organizativas, de mujeres, de juventud; los que trabajamos para servirles a ustedes todo el tiempo desde la comunicación, y, quienes trabajamos también en el campo productivo, urbano y rural, levantando la producción, haciendo crecer la economía.

Compañeros/as, hermanos/as nicaragüenses de todas las dimensiones, pequeños, medianos y grandes, en tanto que emprendedores/as, empresarios/as, productores/as, cooperativas. Todos/as empeñados/as en servirle a Nicaragua mejor, para hacer grande la patria como uno la sueña. Para que vivamos bien. El buen vivir de nuestras comunidades originarias, con solidaridad y complementariedad, con justicia social.

Este es un año para cada día evaluarnos críticamente, y proponernos sacar lo mejor de nosotros/as mismos/as, en creatividad, en eficiencia, en calidad, en productividad. Y quienes estamos de facilitadores/as del Poder Ciudadano en todos los campos, para garantizar la promoción de protagonismo, complementariedad, responsabilidad, solidaridad. y un año para apropiarnos del proyecto en todas sus expresiones.

Cada acción que realicemos tiene que ser antecedida de asambleas y encuentros de reflexión. Cada vez que vamos a desarrollar acciones desde los distintos programas sociales y económicos, vamos a reunir a protagonistas de los programas de viviendas, los programas de caminos y carreteras, de calles para el pueblo, de microcrédito justo, de bono productivo alimentario, de plan techo. Cada uno/a de nosotros/as tiene que saber qué significa esa acción, qué significa ese programa, y qué nos corresponde hacer como contraparte, en tanto que deberes ciudadanos.

Este es un año para asumir deberes y derechos, responsabilidades compartidas, en todos los órdenes. Y, un año para afianzar y desarrollar calidad en salud, en educación, en las tareas del ambiente, que son esenciales; en innovación; en ciencia, en tecnología; en cultura en general. Un año para capacitarnos, hermanos/as. Para aprender juntos/as. Para afianzar capacidades profesionales, promover el liderazgo de cada ciudadano/a. Porque estamos hablando de que cada nicaragüense asume su rol de líder en su familia, en su comunidad, en el país.

Vemos un país de inteligencia desarrollada, de aptitudes desarrolladas, de potenciales recuperados y desarrollados. Un país de gobernantes, no un país de gobernados. Un país donde cada día nos encontremos para pensar juntos/as cómo enfrentar los retos, los desafíos desde los valores. Porque eso es lo que nos distingue, lo que nos diferencia, los Valores Cristianos, Socialistas y Solidarios. La fe que mueve montañas, y la fe que nos hace sabernos seres espirituales, capaces de trascender todos los desafíos, todos los retos, todos los problemas. Encontrando soluciones, y creciendo con las soluciones, que es lo importante.

En estos días yo he compartido con los/as compañeros/as de todas las expresiones organizativas del Frente Sandinista, del Gobierno, del Poder Ciudadano, artículos del maestro Leonardo Boff, que me parecen admirables, insustituibles para nuestras reflexiones, para nuestro pensamiento, y para nuestros propósitos de principios de año.

Dice, por ejemplo, el maestro Boff: "¿Qué significa renovarse?" Hablamos de que, al principio de cada año queremos renovarnos, queremos vernos nuevos, haciendo cosas nuevas, y sobre todo, reuniendo todo lo mejor, para hacer las cosas mejor. Dice: "Significa entregar a la muerte todo lo viejo que existe en nosotros/as, para que lo nuevo pueda irrumpir y hacer su camino. Lo viejo en nosotros son los hábitos y las actitudes que no nos hacen grandes. Querer tener siempre la razón y la ventaja en todo, por ejemplo. Descuidarse con uno mismo, ser descuidados con uno, con su comunidad, con su entorno, con la casa, con la ciudad, con nuestro lenguaje. La falta de respeto con la Madre Tierra, la naturaleza; la falta de solidaridad con los necesitados, próximos y distantes.

Todo eso tenemos que renovarlo, ¡tenemos que cambiarlo, porque no nos hace grandes! Todo eso debe morir para que podamos inaugurar una manera de convivir con los/as otros/as, con nuestro prójimo. Siendo generosos/as y cuidadosos/as, y siendo generosos/as y cuidadosos/as con nuestra casa común, la Madre Tierra, la naturaleza, con el destino de las personas.

En una palabra, renovarse significa morir y resucitar, es decir, volver a nacer. Queremos volver a nacer en estos días, desde la fe, desde los ideales, desde la mística, desde los valores. Rejuvenecer, significa también desprenderse de cosas que fueron buenas, y de ideas que en su día fueron luminosas, pero que lentamente con el paso de los años han sido superadas, y son incapaces de inspirar un camino hacia el futuro. La crisis del mundo actual se profundiza y perdura, porque los que controlan el poder tienen conceptos envejecidos, incapaces de dar respuestas nuevas.

Rejuvenecer significa tener coraje para volver a empezar, y estar siempre abierto a escuchar, a aprender y a revisar. Esto es lo que nos proponemos cada vez que empezamos un año nuevo, ¿no es cierto?

"Que el Año 2013 que estamos inaugurando, dice el maestro Boff, sea la oportunidad de preguntarnos cuánto de gallina que sólo quiere andar escarbando en el suelo, existe en nosotros; y cuánto de vuelo de gran pájaro, de águila, hay todavía en nosotros, dispuesto como ave a rejuvenecer, al confrontarnos valientemente con los tropiezos y las crisis de la vida, para buscar un nuevo paradigma de convivencia, una nueva manera de vivir. Y no podemos olvidar aquella energía poderosa y amorosa que siempre nos acompaña, y que mueve todo el universo". El maestro Boff se refiere aquí a Dios Nuestro Señor. "Ella nos habita, esa energía; nos anima, y confiere un sentido permanente, al vivir y al luchar. Que el espíritu del creador no nos falte nunca".

¡Qué palabras más lindas! Yo no tengo qué agregar después de ese mensaje tan inspirador, tan profundo, tan alentador para estos días, para estas horas, y para todos los días y todas las horas. Porque renovarnos, cambiar desde dentro; tener el coraje para desprendernos de lo viejo, de lo que ya no es útil, de lo que nos hace daño, de lo que no nos hace grandes, como él dice, eso es vivir con la energía del creador. Vivir en la energía de Dios Nuestro Señor. Vivir de acuerdo a las escrituras que nos mandan al buen vivir, y sobre todo, a la convivencia pacífica, armoniosa, cuidadosa, amorosa y solidaria entre todos/as nosotros/as.

En estos días también nos hemos estado preocupando, trabajando duro para que todos los planes de todo nuestro segmento de trabajo, respondan a esos principios de continua innovación, creatividad. De búsqueda de conexión con las culturas, nuestras culturas; con la ciencia al servicio de todos/as; con la tecnología al servicio de todos/as. Y que todo lo que hagamos nos ayude a desprendernos del egoísmo, que es la pobreza... La pobreza que todavía la encontramos en todas partes. A avanzar contra la pobreza, y en todos los órdenes.

Yo les decía a los/as compañeros/as con los que hemos estado trabajando estos días: no sólo es la pobreza material, sino la pobreza cultural, cuando no somos capaces de mantener limpio el entorno, por ejemplo. Cuando no somos capaces de cuidar las áreas que tratamos de construir para el paseo, la recreación, y la alegría de las familias. Cuando las convertimos en basureros, cuando afeamos el entorno inmediato, y el entorno público, colectivo. Todo eso también es agresión, es falta de amor.

Y estamos llamados a preocuparnos también por la belleza, por el sentido de la estimación, de la autoestima y la estimación. Estimarnos, querernos, cuidarnos, también es preocuparse por lo armonioso, por la estética en la vida cotidiana, más allá de la pobreza. Podemos ser pobres ¡pero limpios! Pobres, ¡pero honrados! Decía la gente antes, y sigue diciendo mucha gente hoy. Honrados con el entorno, con la comunidad, con la naturaleza, mantener nuestros espacios limpios, para salud, por educación, por cultura.

Vamos a hacer un esfuerzo nacional en esta dirección. Un esfuerzo para que los espacios públicos se mantengan limpios. Un esfuerzo para que los parques y los lugares que abrimos para que las familias lleguen a tener esa merecida recreación, se mantengan limpios. Porque no podemos seguir convirtiendo cada espacio que abrimos un basurero. Faltos de cariño, faltos de salud, faltos de estética, faltos de cristianismo. Porque es falto de espíritu de comunidad, de sentido común, de servicio al prójimo, de amor y servicio al prójimo.

Una campaña nacional, desde nuestros medios y desde todos nuestros espacios de trabajo, empezando por las instituciones públicas que deben cuidar la limpieza, el orden, el ornato, en los lugares donde atendemos a nuestro pueblo, que es el gobernante. Pintar las instalaciones, y mantenerlas limpias, bien habilitadas, y con un servicio amoroso y solidario, digno, respetuoso, al pueblo que asiste a buscar sus servidores. Porque es lo que somos nosotros/as ¡servidores! No somos gerentes. Nosotros no somos gerentes. No estamos ahí como jefes, ¡estamos como facilitadores de servicios a nuestro pueblo! Y el lugar donde llega el pueblo gobernante tiene que estar limpio, ordenado, cuidado. Tiene que tener estética.

Si queremos nosotros/as promover esta campaña nacional para el cuido cariñoso de todos los espacios, comunitarios, familiares y públicos, tenemos que empezar por nosotros/as mismos/as... Alcaldías, casas del Frente Sandinista, casas del Poder Ciudadano, Instituciones del Gobierno, del Estado, tienen que dar el ejemplo. Una cosa es que estemos todavía en situación de limitación económica, y otra cosa es que no seamos limpios, ordenados, cuidadosos, amorosos. Nos estamos llamando a eso también. Estamos iniciando el año, y no vamos nosotros a decaer en este llamado durante todo el año, porque eso es educación, es cultura, es salud, ¡y es amor entre nosotros/as mismos/as!


Descarga la aplicación

en google play en google play