Escúchenos en línea

Aliado del gobierno lanza graves acusaciones contra representante de el Papa en Nicaragua

| 8 de Mayo de 2007 a las 00:00
El controversial político y banquero Alvaro Robelo, aliado del Frente Sandinista en las elecciones de 2001 y 2006, acusó este lunes al nuncio apostólico Jean Paul Gobel de conspirar contra el cardenal Miguel Obando y Bravo. En declaraciones al canal 100% Noticias, Robelo dijo que el nuncio Gobel es el jefe de una "conspiración" que implicaría acciones en contra del propio Robelo, del gobierno de Nicaragua y del cardenal Obando. "Me da la impresión de que el nuncio apostólico es el jefe de una conspiración malvada y delincuencial, no sólo contra mí, sino contra el estado de Nicaragua y contra el mismo cardenal Obando", expresó Robelo, e insistió que hablaba a título personal y no del gobierno. "Yo personalmente tengo un pleito con el Nuncio Apostólico, al cual yo lo considero un delincuente, porque este señor había hecho una conspiración contra el Cardenal y contra el gobierno de Ortega y yo prácticamente tuve que intervenir en eso", explicó. La supuesta confabulación estaría relacionada con la negativa del Vaticano a aceptar a Robelo como embajador ante la Santa Sede. "Todavía yo no he recibido notificaciones, estamos en negociaciones. No sé ha sido o no aceptado mi nombramiento, todavía no tengo comunicaciones", dijo. Según Robel, "Gobel me juró venganza a muerte y ha andado con una serie de personajes metiendo cizaña en el Vaticano y hablando horrores de mi persona y mal informándome. Él me lo ha dicho a mí, yo he tenido reuniones con él, violentas, en las que él me ha jurado venganza, personalmente me lo ha dicho en la Nunciatura". Aunque dijo que desconocía si el Vaticano rechazó o no su nombramiento, aseguró que "yo sé que ha habido alguna problemática por el nombramiento del Cardenal (Miguel Obando y Bravo) en los concejos y aquí hubo unas personas que armaron una conspiración contra el Cardenal Obando y eso ha venido a complicar un poco las relaciones del Vaticano y Nicaragua". La presunta conjura contra el cardenal habría tenido el propósito de que el Vaticano no le diera permiso para aceptar la dirección del Consejo de Reconciliación Nacional que le ofreció Ortega. "El Nuncio es el jefe de una conspiración malvada y delincuencial, no contra mí, sino contra el Estado de Nicaragua y contra el mismo Cardenal Obando", insistió el banquero. Robelo agregó, sin embargo, que "la conspiración no tuvo éxito" porque "logramos que el Papa diera su consentimiento para que él presidiera esa comisión a pesar de lo que dicen los periódicos". El cardenal Obando y Bravo afirma que aceptó con carácter personal el ofrecimiento de Ortega y recibió públicamente las bendiciones de sus colegas obispos de la Conferencia Episcopal. Pero Robelo admite que el nuncio le ha ganado la partida, pues "ahora él está ganando el otro round, con esta situación", la negativa del Vaticano a aceptarlo como embajador de Nicaragua. "Yo estoy tranquilo, no me voy a morir por esto, pero naturalmente no me parece una actitud correcta de este oscuro personaje", dijo. Robelo anunció una próxima conferencia de prensa. "Voy a develar esta conspiración y complot de bajo nivel tropical que han hecho sinvergüenzas de este país para cancelar la imagen del cardenal y no lo lograron", anunció. "En este momento estoy en vías de argumentación, se puede decir buscando pruebas más idóneas, para decir más exactamente cual ha sido la función de este señor aquí en Nicaragua, conspirando con personas nicaragüenses que lo único que tienen son intereses retrógrados, para ver como confunden y como se van contra el gobierno de Daniel Ortega", agregó. "Pregúntenle a Gobel que si está siguiendo los intereses mezquinos de alguien o los de Nicaragua, de la Iglesia o de la Santa Sede", dijo. El padre Rolando Alvarez, vocero de la Conferencia Episcopal, afirmó que "la Iglesia nunca conspira ni hace tramas" y dijo que desconocía si el Vaticano le negó el beneplácito a Robelo. Alvarez manifestó que tenía entendido que el ex candidato "se quejó de no haber logrado que el asunto (el placet) fluyera como él quisiera o esperaba". En cualquier caso, añadió, "la Santa Sede es libre y tiene su propia discrecionalidad" y "en ese sentido, todos los estados son libres autónomos y soberanos". No fue posible obtener de inmediato declaraciones del representante del Vaticano. Robelo quiso ser candidato presidencial en las elecciones de 1996, pero fue inhibido por la expresidenta del Consejo Supremo Electoral (CSE), Rosa Marina Zelaya, porque tenía doble nacionalidad (italiana y nicaragüense). Hace un par de años, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anuló la decisión de Zelaya, porque Italia y Nicaragua tienen un acuerdo de doble nacionalidad recíproca, firmado a principios del siglo XX. Además, a Robelo le cerraron su Banco Europeo Centroamericano (BECA) en julio de 1996, días después que le impidieron competir como candidato presidencial. La Corte Suprema de Justicia anuló en julio de 2004 las sentencias sobre la liquidación y el cierre del BECA. Es en base a esa sentencia que Robelo reclama que le restituyan el banco y para ello exige al Estado que le indemnice 65,8 millones de dólares por el monto de los bienes, lucro cesante, daño emergente y daños causados a su imagen en todos los mercados internacionales. Los depósitos del BECA fueron vendidos en 25 millones de dólares al Banco Centroamericano (BANCENTRO) en 1996 y las deudas que tenía las asumió el Estado, durante el gobierno de Chamorro.

Descarga la aplicación

en google play en google play