Escúchenos en línea

FSLN construye mayor poder ciudadano desde las alcaldías

Managua. Por María Julia Mayoral, Prensa Latina. | 19 de Enero de 2013 a las 10:23

Las 153 alcaldías del país han renovado su composición con dos rasgos sobresalientes: igualdad de oportunidades para las mujeres y aumento de concejales, en un proceso enfocado a la democratización del poder.

Así puede sintetizarse el proyecto que desde el gobierno conduce el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero asumir la visión como desempeño individual y colectivo costará tiempo, llevará aprendizaje, no basta con el mero entendimiento.

En análisis de coyuntura, hay una ventaja: el FSLN ejercerá gobierno en 134 de los 153 municipios durante cuatro años; esa fue la decisión popular expuesta en las urnas el 4 de noviembre de 2012.

A inicios del próximo mes tendrá lugar el proceso de toma de posesión, según anunció el Consejo Supremo Electoral (CSE), que el 14 de enero concluyó la juramentación de los electos.

De acuerdo con la Constitución, los 153 alcaldes, igual número de vicealcaldes y seis mil 74 concejales también deben presentar declaraciones sobre sus bienes patrimoniales, para hacer efectiva la entrada en el cargo. Según el CSE, durante el cuatrienio 13 municipios serán dirigidos por el Partido Liberal Independiente, dos en el caso del Partido Liberal Constitucionalista, mientras la Alianza Liberal Nicaragüense conducirá uno y tres el partido regional Yatama.

Sendas iniciativas del presidente Daniel Ortega condujeron en 2011 a modificaciones en la ley electoral y en la de municipios, suscritas por el Parlamento a fin de asegurar mayor presencia femenina y más intervención ciudadana en la gestión local de gobierno.

Puestas en prácticas para los sufragios del 4 de noviembre, las reformas aseguraron que las mujeres representen el 50 por ciento de las nuevas autoridades y elevó a más de seis mil la cifra de integrantes de los concejos.

Alianzas y anhelos

Una vez concluida la toma de posesión en los municipios, el gobierno nacional desplegará la instalación de los gabinetes interinstitucionales, corroboró Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación Ciudadanía.

¿Qué significan esos gabinetes? Pretenden ser espacios de encuentros sistemáticos para discutir los principales asuntos de la vida local con los ciudadanos, que ministros y altos funcionarios mantengan contacto habitual con el pueblo como método de dirección.

Concebidos de manera escalonada en el transcurso de 2013, los gabinetes empezarán por estructuras de departamentos y regiones hasta llegar al ámbito local, con la participación de las nuevas autoridades municipales, indicó Murillo.

A la par deben cobrar fortaleza los llamados gabinetes de familia, vida y comunidad; es decir, la población organizada para aportar al gobierno y exigir sus derechos; esa es la aspiración sandinista.

Por los cambios en la ley de municipios deben aumentar las sesiones de los cabildos, con el propósito de ofrecer mayor cabida a las opiniones de los ciudadanos y a las rendiciones de cuenta por parte de las autoridades.

Está en curso un interesante proceso de construcción de poderes desde abajo, sujeto a no pocos desafíos.

Para Murillo, los gabinetes de familia "tienen que ser verdaderos ejemplos de mística, reunión, de encuentro, para discutir los temas de la comunidad, desde los principios y valores del proyecto cristiano, socialista y solidario", asumido por el pueblo.

Más allá de voluntad política se necesita cultura, y un buen paso podría ser el diagnóstico nacional sobre el nivel educativo, técnico y profesional de los cuadros de dirección, propuesto por el FSLN.

El aprendizaje para ser eficaces servidores públicos, "y estar en capacidad de comprender mejor, escuchar mejor, servir mejor a nuestro pueblo; este es un mandato que estamos incorporando a nuestra vida cotidiana", dijo Murillo.

A ese empeño pueden y deben aportar las universidades con sus cursos, talleres, seminarios, maestrías, expuso la dirigente sandinista.

Por primera vez las alcaldías de Nicaragua estarán llenas de mujeres por derecho restituido que ahora necesita ser aprehendido y fomentado, en una nación todavía signada por concepciones discriminatorias en términos de género.

Desde el punto de vista estructural, resulta loable la creación en 2011 del ministerio de economía familiar y comunitaria y el proyecto, sometido ahora a debate legislativo, para otorgar similar rango a las actividades del gobierno en torno a la promoción de derechos y oportunidades de mujeres y jóvenes.

Nicaragua rediseña su organización institucional para romper esquemas bajo los cuales sería imposible la construcción de un modelo de vocación cristiana y socialista, que asegure derechos humanos fundamentales en las esferas económica, política y social.

Mucha gente cree en el proyecto; la más reciente encuesta de la firma privada M&R Consultores reveló que el 78,6 por ciento de los nicaragüenses considera que el gobierno sandinista, encabezado por Ortega, responde a los intereses y las necesidades de la población.

En declaraciones a la prensa, Raúl Obregón, director de la empresa, comentó que un 67,8 por ciento de los entrevistados aprueba la gestión personal del mandatario, frente a 11,7 con opinión contraria, mientras el 20,4 por ciento no respondió.

Igualmente favorable resultó la evaluación sobre el manejo de la institucionalidad por parte del FSLN, al conseguir 75 por ciento de aprobación, explicó el especialista.

Según corroboró M&R Consultores, sigue en ascenso la visión positiva hacia Ortega, Rosario Murillo y los programas de salud, educación, deporte, cultura, economía y otros campos.

La población, dijo el experto, está contenta con el modelo de alianzas que permite la toma de decisiones a través del diálogo y la búsqueda de consensos.

Ante la pregunta de por cuál partido simpatizan, el 56,3 por ciento de los entrevistados señaló al FSLN, mientras 35,5 por ciento optó por considerarse independiente y solo 8,3 por ciento indicó apoyo a la oposición, expuso el analista.

Pero al indagar sobre la aprobación o desaprobación al trabajo de los partidos políticos, un 97,7 por ciento respaldó al FSLN, distinguió Obregón.

A juicio del 75 por ciento de los consultados, con la administración sandinista los ciudadanos tienen más oportunidades y espacios para participar en la toma de decisiones tanto en el ámbito local como nacional, comentó.

Programas sociales como Hambre Cero, dedicado a la entrega de recursos a las familias para la producción de alimentos, recibió 79,4 por ciento de apoyo, confirmó el directivo.

Mientras Usura Cero (créditos con bajas tasas de interés) consiguió 79,8 por ciento, el Plan Techo (reparación de viviendas) logró el 84,2 por ciento y el Bono Solidario (ayuda económica a personas con escasos ingresos), alcanzó 84,1 por ciento, ejemplificó Obregón.

En opinión del analista político William Grigsby, el elevado índice de respaldo popular expresa "la consolidación de la vía socialista que ha adoptado el gobierno del presidente Ortega".

La renovación de las 153 alcaldías plantea un mejor escenario y mayores exigencias para el FSLN, que convocó a evaluación crítica para perfeccionar el desempeño; en eso confía el pueblo.


Descarga la aplicación

en google play en google play