Escúchenos en línea

Empresarios canadienses amplían inversión en la geotermia

MiPunto.com. Desde Managua. | 9 de Mayo de 2007 a las 00:00
La subsidiaria en Nicaragua de la empresa canadiense Polaris Geothermal Inc (PGI), anunció este miércoles sus planes de expandir en el país la producción de energía geotérmica y llevar su capacidad de generación a 35 megavatios, informó la entidad en un comunicado. Los planes de expansión de la empresa Polaris Energy Nicaragua S.A (Pensa) prevén realizar la perforación de pozos productores y re-inyectores que le permitirán aumentar su capacidad de generación de siete a 35 megavatios en el campo geotérmico San Jacinto-Tizate en el noroeste de Managua. La maquinaria de la Perforadora Santa Bárbara (PSB), con base en El Salvador, llegará al país a mediados de junio para iniciar la perforación de 4 pozos en un período de ocho meses, con una inversión total de 30 millones de dólares, anunció la empresa. La decisión de Pensa de aumentar la generación de energía ocurre tres meses después de que la Procuraduría General de la República (PGR) decidió iniciar un proceso de nulidad al contrato de concesión en base a una resolución de la Contraloría que denunció incumplimiento del mismo. La continuidad de operaciones de Pensa en Nicaragua obedece a que además de percibir un "clima de confianza" para la inversión en el país, "hay buenas señales" de que el proceso de revisión sobre la validez de la concesión se resolverá favorablemente, según el comunicado que cita al presidente ejecutivo de la compañía, Tom Ogryzlo. Los trabajos de apertura de pozos e instalación de las plantas geotérmicas además de aumentar la capacidad de generación de energía en el país, también darán empleo a unas 700 personas en la zona, donde hay un alto índice de paro. La empresa canadiense asumió el control accionario de Polaris Energy Nicaragua en junio del 2004, luego de que la empresa Intergeoterm, que recibió la concesión del Estado nicaragüense en diciembre de 1999, renunció al contrato. La concesión otorgada por el Estado en 1999 establecía la generación de energía mayor a 50 megavatios, e inversiones por unos 26 millones de dólares, pero Pensa en la actualidad sólo producía siete megavatios, lo que llevó a la Contraloría a pedir la nulidad del contrato.

Descarga la aplicación

en google play en google play