Escúchenos en línea

Termina pacíficamente crisis en embajada rusa en Costa Rica

MiPunto.com. Desde San José. | 11 de Mayo de 2007 a las 00:00
El hombre que este viernes mantuvo en vilo a la embajada de Rusia en San José fue detenido por la Policía, poniendo fin a más cuatro horas de crisis y confusión, en lo que inicialmente se anunció como un secuestro, movilizando a decenas de agentes y a las autoridades costarricenses que crearon una célula de crisis. "Todo salió sin violencia, sin pérdida de vidas, todo el personal de la embajada está perfectamente bien", declaró el embajador ruso, Valery Nikolaenko, al término de la crisis, antes de agregar que "no hay daños mayores en la infraestructura". Hacia las 16h45 locales (20H40 GMT), el supuesto secuestrador, vestido con una capa amarilla para protegerse de la lluvia, salió del edificio flanqueado por varios policías, junto a otra persona -también con capa amarilla- con quien habría mantenido una disputa de tipo "financiero". El director general de la Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Jorge Rojas, aseguró a la AFP que los funcionarios que trabajan en la legación diplomática "estaban dentro de la embajada, pero no estaban privados de la libertad. El embajador no salió porque no quiso", agregó. Poco antes, el portavoz del OIJ, Allan Fonseca, había asegurado que un hombre armado mantenía a ocho funcionarios y a otra persona secuestrados en la embajada. Según explicó el ministro de Seguridad Pública, Fernando Berrocal, el incidente se inició fuera del edificio de cuatro plantas que la embajada rusa ocupa en el apacible Barrio Escalante, en el este de San José. Román Bordoyán, de 20 años, un refugiado político en Costa Rica oriundo de Kirguistán, logró introducir a su rival tras agarrarle por el cuello, hasta una habitación dentro de la embajada en la que permanecieron solos los dos durante todo el tiempo de la crisis. Rojas, por su parte, aseguró que el joven no estaba armado en el momento de la detención. "Supuestamente estaba armado, pero no se encontró el arma en el momento de la detención", dijo, tras agregar que en un principio, se creía que había rehenes porque en el interior se encontraban trabajando a la hora del incidente, hacia el mediodía, ocho funcionarios. Desde Rusia, las autoridades pidieron a sus homólogas costarricenses que hicieran "todo lo necesario" para garantizar la protección de su personal. "Pedimos a las fuerzas del orden costarricenses que tomen rápidamente todas las medidas necesarias con el fin de garantizar la normalización de la situación en nuestra Embajada", declaró a las agencias rusas el portavoz del Ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Mijaíl Kamynine. La crisis fue presuntamente originada por una disputa financiera entre el presunto secuestrador y otra persona, quien habría intentado estafar a su familia, a la entrada del edificio, situado a unos cien metros del Centro Cultural Español y la embajada de Venezuela, y frente al museo Calderón Guardia. "Ellos estaban en problemas entre sí por asuntos financieros, cosas de deudas, los funcionarios no estuvieron amenazados en ningún momento. Sacamos al personal, salvo a algunos miembros que estábamos como yo aquí, atentos", explicó después el embajador. Bogdawynt se presentó a la sede diplomática molesto con un ciudadano ruso, con quien su familia tiene negocios en Costa Rica. Este último fue el blanco de la toma de rehenes. Al parecer el problema surgió por un proyecto para la producción de piña en el que la familia del joven invirtió sus ahorros. Sin embargo, al llegar a Costa Rica se dieron cuenta que todo obedecía un engaño. Para entonces la pérdida ascendía a unos $30.000. Según trascendió, Bogdawynt se dedica a la reparación de artefactos eléctricos, entre estos televisores. Vive en el país con sus padres y hermanos desde el 2005 Decenas de agentes de la Policía de élite costarricense acordonaron el lugar y cortaron los dos únicos accesos a la calle que conduce a la embajada, un edificio de cuatro pisos, donde también hay apartamentos para funcionarios de la sede y sus familias, para impedir el paso a la prensa y a curiosos. Hacia las 14H00 locales, al menos cuatro personas salieron del edificio escoltadas por la Policía con escudos antibala, con semblante sonriente y distendido, según constaron periodistas de la AFP. El gobierno costarricense estableció un gabinete de crisis integrado los ministerios de la Presidencia, de Seguridad Pública, el OIJ y la Fiscalía General. No es la primera vez que la capital costarricense se ve sacudida por una crisis en una representación diplomática. El 27 de julio de 2004, un policía costarricense encargado de la seguridad de la embajada de Chile mató a tres funcionarios chilenos y luego se suicidó a causa de un conflicto personal que mantenía con los empleados de la embajada.

Descarga la aplicación

en google play en google play