Escúchenos en línea

«Princesas Rojas» un filme vinculado a la Revolución

Berlín, Alemania. DPA. | 14 de Febrero de 2013 a las 12:17

La costarricense Laura Astorga narra acerca de la Revolución Popular Sandinista al público de la Berlinale a través de la mirada de dos hijas de militantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en su ópera prima "Princesas Rojas".

La película relata la historia de una familia costarricense radicada en Nicaragua que trabaja a favor del FSLN, pero que decide regresar a Costa Rica para combatir de manera clandestina a los grupos contrarrevolucionarios que operan desde San José.

"La historia está basada un poco en mi familia, en mis hermanas y yo. Descubrí que mucha gente no tenía mucha información al respecto y decidí hacer una película porque tengo una historia que contar", explica la directora a dpa.

"Quería contarlo a través de un documental, pero me di cuenta que la gente que ha trabajado en inteligencia tuvo un entrenamiento especial para no hablar de eso. Yo preguntaba cosas específicas, incluido a mi padre, pero me daban una visión histórica de libros escolares. Me di cuenta que esa gente no iba a hablar nunca y decidí hacer una ficción", agrega sobre los orígenes del proyecto.

La cineasta insiste en que se trata de un film que relata la historia de las hijas de miembros de la inteligencia de los años 80, no una historia política de Centroamérica, sino un relato muy personal de esta familia. "Un poco lo que yo viví siendo niña", afirma.

"Princesas rojas", protagonizada por las niñas Aura Dinarte, en el papel de Antonia, y Valeria Conejo, en el de Claudia, no encontró obstáculos por parte de la familia a pesar de ser una ficción mezclada con vivencias personales de la directora.

"Mi familia no ha visto la película, pero no recibí ninguna queja de ella sobre el hecho de hacer una ficción basada en nuestra experiencia personal. De alguna manera han estado respetuosos y distantes. Es una ficción. Por ejemplo, tengo dos hermanas y en la película son sólo dos niñas, no tres, pero vivimos cosas muy parecidas a las de la película", explica.

Astorga reconoce que la experiencia de rodar con dos niñas como protagonistas fue algo enriquecedor y funcionó muy bien: "Ellas entraban en el juego sin entender muy bien el contexto, pero así es como funciona el mundo de los niños. Muy pocas veces los niños tienen toda la información".

Los mayores obstáculos, como en casi todos los proyectos, fueron económicos. "No tenemos una ley de cine", dice la directora. Ella logró sacar adelante su proyecto gracias a varios fondos y a ser una coproducción con Venezuela.

La directora espera que el film tenga también una buena acogida en Centroamérica: "Es una película que cuenta un momento histórico muy importante, aunque sea una cosa emocional, familiar, muy intima, para nosotros es fundamental que se entienda cómo una época de Centroamérica está siendo retratada ahí".

Su intención es abrir un debate sobre la historia del país, sacar a flote las historias encerradas en lo más interno de las personas que vivieron la Revolución. "Nadie ha abordado el tema hasta ahora en la ficción", señala. Su intención es "juntar a toda la gente que tiene una historia personal y sacársela".

"Algunas personas ya me han dicho después de ver la película, fíjate que mi tía dijo que se iba a estudiar a Alemania y en realidad era comandante del Ejército en Nicaragua", agrega.

El filme se estrenó a nivel mundial en la sección Generation 14plus del Festival de Cine Internacional de Berlín.


Descarga la aplicación

en google play en google play