Escúchenos en línea

España entrega oficialmente proyecto integral La Chureca

Madrid, España. Europa Press | 19 de Febrero de 2013 a las 18:00

El proyecto de desarrollo integral de La Chureca ha incluido no solo el sellado del vertedero del mismo nombre y considerado el mayor de América Latina, sino la construcción de una planta de reciclaje en la que trabajan los recolectores de basura, así mismo de casas y una escuela para las más de 250 familias que habitan el lugar.

La planta de reciclaje del vertedero de La Chureca es ya una realidad después de cuatro años de trabajo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en coordinación con la Alcaldía de Managua y el Gobierno central.

La transformación del vertedero de La Chureca en una nueva superficie sellada y la creación de una planta de reciclaje ha supuesto un trabajo complejo en favor del medioambiente, un componente básico presente tanto en la regularización y saneamiento del vertedero, como en la construcción de la planta de clasificación de residuos.

El resultado es una planta que permite la clasificación y posterior comercialización de los materiales (plástico, papel, metal, vidrio, etc.), así como el compactado de los residuos inertes resultantes, susceptibles de comercialización como combustible industrial.

El acto de entrega del sellado del basurero La Chureca, situado a orillas del lago nicaragüense Xolotlán, fue presidido por el director de la AECID, Juan López-Dóriga, y recibido por el vicealcalde de Managua, Enrique Armas. El director de la AECID también sostuvo hoy una reunión privada con el presidente del país, Daniel Ortega.

"Es el proyecto más grande que hemos hecho en Nicaragua. Hemos invertido, entre la propia Agencia y la comunidad de Andalucía, unos 40 millones de euros (unos US$ 53,2 millones)", dijo López-Dóriga, tras la entrega oficial.

López-Dóriga, ha afirmado que la crisis económica en España conlleva la reducción geográfica en el despliegue de los recursos. La crisis "se ha traducido en problemas a la hora de poder disponer de tantos recursos como teníamos anteriormente", dijo.

"Tenemos que focalizar, concentrarnos más y vamos a hacer una reducción geográfica de nuestro despliegue, pero Nicaragua seguirá siendo país prioritario", sostuvo López-Dóriga, quien anunció hoy en Managua que continuarán con el apoyo a Nicaragua, principalmente en programas de agua y saneamiento.

"Vamos a trabajar mucho en agua y saneamiento en Nicaragua en los próximos años", dijo López-Dóriga, un diplomático de carrera desde 1986. "Tenemos previstos algunos proyectos ya, quizás, el más importante de ellos sean el conjunto de proyectos que se engloban dentro del fondo del agua", señaló, sin dar más detalles.

El trabajo en La Chureca

La Chureca era un vertedero incontrolado, un asentamiento que presentaba grandes problemas sociales como trabajo infantil, hacinamiento en infraviviendas, insalubridad, violencia intrafamiliar y de género, altos índices de analfabetismo infantil y absentismo escolar, desnutrición y pobreza extrema, recuerda la AECID.

Sobre ese proyecto López-Dóriga destacó que España ha conseguido lo que ha creído más importante: "transformar la vida de unas personas que vivían en una situación de pobreza extrema y en condiciones indignas. Su vida ha cambiado y estamos contentos por eso".

El proyecto consistió en hacer desaparecer el mayor basurero al cielo abierto de Nicaragua, con 42 hectáreas de extensión y habitado por 258 familias, que durante cuatro décadas recibió sin control, incontables de toneladas de basura.

Incluyó la construcción de una moderna planta de reciclaje de desechos sólidos, que comenzó a operar parcialmente a finales del año pasado y que también fue entregada oficialmente en el acto de este martes por el director de la AECID.

La Chureca es ahora un relleno sanitario, es decir, un lugar que sigue recibiendo desechos sólidos pero estos ya no quedan expuestos al viento, y ya no hay gente buscando la vida entre la basura.

Ahora los "churequeros", como se les conoce en Nicaragua a los recolectores de basura, trabajan en la planta de tratamiento de desechos sólidos.

La población beneficiaria (258 familias) que trabajaba y residía en el vertedero, se ha implicado directamente en el proyecto, lo que supone la colaboración de aproximadamente 1.500 hombres, mujeres y niños.

Una vez iniciado el proyecto, muchos de los pobladores de La Chureca fueron formados y comenzaron a trabajar en las obras de sellado del vertedero, la construcción de la planta de reciclaje y el área de nuevas viviendas y servicios para los pobladores.

También el personal de la planta de reciclaje (entre 450 y 500 empleados) está constituido, en su gran mayoría, por los antiguos 'churequeros'. Y se están entregando viviendas en propiedad a las 258 familias censadas en la fecha de inicio del proyecto.

Al mismo tiempo, se han llevado a cabo acciones para la alfabetización de adultos, la prevención del absentismo escolar y la integración de jóvenes en riesgo de exclusión, con la construcción de una Escuela Taller de Formación Profesional, la Escuela Taller Acahualinca, y otras muchas actividades, en coordinación con la Alcaldía de Managua.

El barrio de Acahualinca, en el que se ubica La Chureca, dispone también, gracias a este proyecto, de un centro de salud, un centro cultural comunitario, áreas deportivas y de ocio, un centro educativo y una subestación de policía, que dan servicio a los habitantes de las 258 viviendas construidas y al resto de pobladores de este barrio de la ciudad de Managua.

En total se calcula que son más de 16.000 los beneficiarios indirectos de este proyecto, que aportará una gestión de residuos medioambientalmente sostenible a los dos millones de habitantes de Managua.

Según el gobierno español, en una nota publicada en Madrid, en este proyecto liderado por la AECID y la Alcaldía de Managua, en el que ha colaborado la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo, ha sido "fundamental" la participación de la empresa TRAGSA.

La empresa firmó un acuerdo con la AECID, mediante el cual se ha encargado de las obras de sellado del vertedero, de la construcción de la planta de reciclaje y de la preparación de los terrenos para la correcta edificación de las nuevas viviendas.

La AECID ha aportado 38,2 millones de euros del coste total del proyecto, que asciende a 43,2 millones de euros, durante los pasados seis años. La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional ha participado en la construcción de las viviendas, mientras que la Alcaldía de Managua ha aportado los terrenos y recursos humanos, inversión estimada en 2 millones de euros.


Descarga la aplicación

en google play en google play