Escúchenos en línea

FMI tiene un déficit interno de 224 millones de dólares

Agencias Reuters y AFP. Desde Londres y Brasilia. | 14 de Mayo de 2007 a las 00:00
El Fondo Monetario Internacional aún está considerando vender 400 toneladas de sus reservas de oro para ayudar a cubrir una creciente caída en los ingresos, dijo el lunes el director del organismo, Rodrigo de Rato. El FMI anunció el 31 de enero que estaba considerando las recomendaciones de un panel independiente, incluyendo la venta de oro, luego de que la demanda de asistencia financiera se ha casi agotado, impulsando una brecha en los ingresos de 165 millones de dólares para el año fiscal 2007. El pronóstico del FMI es que el déficit de ingresos se ampliará aún más, a cerca de 224 millones de dólares, en el próximo año fiscal. "Si el Fondo continúa siendo efectivo y legitimado, debe estar debidamente financiado," dijo Rato, director gerente del FMI, en un texto preparado para pronunciar ante miembros del Parlamento británico. "Haré propuestas específicas sobre el reporte (del panel) en los próximos pocos meses," dijo Rato, colocando las ventas de oro entre las medidas bajo consideración. La venta de oro es una de las varias medidas recomendadas por el comité, integrado entre otras personalidades por el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan. Las 400 toneladas de oro representan cerca de un octavo de las 3.217 toneladas de reservas de oro del FMI, y tienen un valor de cerca de 68.400 millones de dólares a los actuales precios de mercado.

Directivo dice que organismo debe cambiar de imagen para sobrevivir

Uno de los directores ejecutivos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el brasileño Paulo Nogueira, afirmó que el futuro de la institución podría verse comprometido si no redefine su estructura de poder interno para dejar de ser considerada como un "instrumento de países grandes". "El futuro del Fondo depende mucho de las reformas en discusión, y en especial de su democratización. Si se lo sigue viendo como un instrumento de países grandes, su futuro será problemático", dijo Nogueira en una entrevista divulgada por el diario O Globo. El FMI discute una reforma para aumentar el peso de grandes economías emergentes como India, Brasil o Argentina; en septiembre del año pasado, ya aumentó el de otros países -México, China, Corea del Sur y Turquía- que estaban claramente subrepresentados en el reparto de votos entre los 184 Estados miembros. La "pulverización" del poder voto "es la cuestión central", dijo Nogueira. "La discusión avanza lentamente, pero se espera que conduzca a una estructura que refleje mejor los cambios en la economía mundial en las últimas décadas y dé más voz y voto a las economías emergentes y de baja renta", explicó. Nogueira fue nombrado el año pasado como director ejecutivo de un grupo del FMI encargado de nueve países (Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Haití, Panamá, República Dominicana, Surinam y Trinidad y Tobago). Su designación causó sorpresa, por ser conocido como un ácido crítico de la política ortodoxa del Banco Central de Brasil y del propio FMI. Creado al término de la Segunda Guerra Mundial para garantizar la estabilidad financiera internacional y luchar contra la pobreza, el FMI es percibido por sus detractores como una herramienta usada por de Estados Unidos para generalizar los preceptos de la economía de mercado. En América Latina, varios países -como Argentina, Brasil y Venezuela-, cancelaron por adelantado sus deudas con el organismo, criticado además por haber apoyado las políticas neoliberales de los años 90, que provocaron graves estallidos sociales. El presidente Hugo Chávez anunció este mes su intención de retirar a Venezuela del FMI y del Banco Mundial por considerar que son "mecanismos del imperialismo". El reembolso anticipado de las deudas privó al Fondo de buena parte de sus utilidades, y provocó un agujero de 165 millones de dólares en sus cuentas para el ejercicio 2007, concluido el 30 de abril.

Descarga la aplicación

en google play en google play