Escúchenos en línea

El modelo neoliberal también ha corrompido las instituciones estatales. Discurso de Daniel Ortega el sábado 12 de mayo

| 13 de Mayo de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega anunció el sábado pasado una reforma tributaria para recaudar impuestos de los beneficios obtenidos por la banca lo que le permitirá subir los salarios tras criticar las sugerencias del Fondo Monetario Internacional (FMI). Ortega aseguró que esta medida no puede ser rechazada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) organismo con el que negocia un nuevo programa económico de cinco años. Durante un encuentro con decenas de representantes de la Internacional Educativa de América Latina, Ortega también habló del caos creado en Nicaragua por el modelo neoliberal. Los delegados sesionaron en Managua durante tres días para analizar el impacto social del régimen de autonomía escolar impuesto por el Banco Mundial en Nicaragua, Bolivia y Honduras. Esta es la trascripción del discurso de Ortega.

Encuentro del presidente Daniel Ortega con representantes de la Internacional Educativa de América Latina, celebrado el sábado 12 de mayo del 2007.

(...) hoy (sábado) pasamos todo el día en Belice, teníamos un encuentro de Centro América y El Caribe. Estaba el Presidente de Guatemala, de Costa Rica... Me decía el Presidente de Costa Rica, porque le pregunté cómo estaba lo del referéndum, del mes de septiembre; me dijo que no tenían día todavía, pero me agregó, que habían presentado un recurso en contra del TLC. Si este recurso es fallado en contra del TLC, ya no habría necesidad de referéndum; eso le entendí al Presidente. Claro que él defiende al TLC. En toda la reunión, yo expliqué un poco, lo que había significado la historia del TLC aquí en Nicaragua y cómo teníamos que unirnos para buscar una manera de que ese Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, pueda ser modificado, porque, primero fue un Tratado que no se logró negociar de manera multilateral y todos los Presidentes centro americanos hoy lo reconocen. Así lo reconocían en la reunión y era una reflexión que se hacía de cara a Europa, con quien ahora se plantea otro Tratado, y Europa tiene sus intereses, sus medidas de protección, no podemos pensar que Europa viene con una propuesta de un tratado justo, para un comercio justo, que es lo que demanda la humanidad. Se está hablando de un tratado entre los países del Caribe y los países centroamericanos, yo les decía que es importante incorporar el concepto de la justicia en estos tratados, si no, sencillamente ¡no van a caminar! como nos pasa entre los centroamericanos, que hablamos de integración, y hemos caminado algo, pero todavía hay mucho camino que recorrer, porque tenemos situaciones que no hemos logrado superar. Por eso el ALBA, con todas las críticas que se puedan hacer contra ella, hay libertad de expresión, cada quien puede tener su punto de vista y hay que respetarla; el ALBA realmente, es la propuesta más avanzada, no de comercio, no de tratado comercial, no de integración, sino que va hacia la unidad de los pueblos, con un concepto de comercio justo. Esto es posible gracias a que, como ustedes bien lo han señalado, están soplando nuevos vientos, vientos frescos en América Latina; y gracias a Dios, no se hace realidad aquello de que "los sueños, sueños son;" más bien, los sueños de hoy, como decía Martí, son las realidades del mañana. Y escuchándolos a ustedes, que compartieron la lucha del pueblo nicaragüense; que estuvieron aquí cortando café, decía la compañera brasileña... aquí cortaron café, europeos, japoneses, africanos, de todas partes del mundo, inclusive de los Estados Unidos. Hermanos norteamericanos que dieron la vida, que fueron asesinados por la política del imperio; hermanos que se identificaron con esta lucha del pueblo nicaragüense, que realmente era una lucha de la humanidad, y por eso es que se dio esa identificación, esa participación; por eso es que se borraron aquí las ciudadanías. Simplemente, estábamos convencidos de que este era, y sigue siendo, un proyecto que transciende nuestras fronteras, el proyecto de la justicia transciende la frontera y cómo quisiéramos, no tener con Costa Rica, ni con Honduras, estas diferencias, estas disputas territoriales. Nosotros quisiéramos que se borraran las fronteras en Centro América, que nos uniéramos los centroamericanos; que se borraran las fronteras en toda América Latina y El Caribe, y es que el sueño nuestro, que no se va a quedar en sueño, no va a ser cierto eso que decía Calderón de la Barca... "los sueños, sueños son." El pobre Calderón de la Barca estaba ya bajo la influencia del pensamiento neoliberal, y de los imperios de entonces ¡lo tenían derrotado! En cambio Martí, a pesar de la situación difícil, de los desafíos que enfrentaba, que lo llevó a entregar la vida, Martí decía: "Los sueños se convertirán en realidades..." y aquí están los sueños de Martí convertidos en realidades en América Latina. Y al escucharlos a ustedes, cuando hablaba la compañera dominicana recordando aquella noche del 25 de febrero de 1990, decía que estaba muy joven, ¡sigue estando joven! y es que, de verdad, aquí hay mucha juventud, porque donde hay conciencia, donde hay espíritu de lucha, ahí hay juventud, hay fortaleza. Ustedes no se han dejado vencer, como decía Sandino: "ni se han rendido, ni se han vendido." Eso es lo que logra que los sueños, se conviertan en realidad. Los educadores, los maestros, son una fuerza social fundamental para el desarrollo de un país; en un país no se puede pensar, no se puede trabajar una propuesta de país, sin tomar en cuenta en primer lugar, a los educadores. Claro que nuestros adversarios, toman en cuenta a los educadores. Históricamente, ellos siempre han sido muy persistentes para utilizar, en nombre de la democracia, el poder para imponer sus intereses económicos, oligárquicos, imperiales, utilizando la educación. Cuando estudié en la primaria, tenía que aprender con todos los muchachos en la escuela, en los textos de historia, y tenía que decirlo así, si no me aplazaban y nos aplazaban a todos... que Somoza era el redentor de la Patria y Sandino un bandolero. Eso estaba en todos los textos de historia, tanto en la escuela pública, como la privada; y que el imperio era el salvador de Nicaragua... Sandino un bandolero, un delincuente. Eso fue sistemáticamente repetido en las escuelas, desde los años en que Sandino se rebeló en 1927 hasta el año 1979 que triunfó la Revolución. Y sabemos lo que eso significa, simplemente, no es más que un elemento ideológico más, de las fuerzas dominantes, que defienden un modelo de explotación. Aquí estamos enfrentados como siempre al modelo, que está llevando a los límites, no solamente lo que es la exterminación social, o los grados de pobreza, hambre que afectan a la humanidad, sino que también, de exterminación del medio ambiente. Es decir, lo que parecía un grito exagerado hace unos tiempos, ahora, cada día hay más convencimiento de que se está destruyendo el Planeta, que se están destruyendo los bosques. Aquí mismo hace dos, tres días, cuando presentaba el Director de INAFOR sus propuestas y planteamientos desde esa institución, pudimos ver en el mapa de Nicaragua cómo los bosques se han ido reduciendo. 72 mil hectáreas desaparecen anualmente, y eso es el modelo, que no anda en consideraciones cuando se trata de acumular riquezas; el modelo no titubea a la hora de hacer riquezas; que les importa poco envenenar los ríos, envenenar el Lago de Nicaragua; les importa poco contaminar a la gente. Simplemente, su objetivo es acumular riquezas al más corto plazo posible.

Los Consejos Ciudadanos

En este encuentro estaba recordando, lo escucharon ustedes, en los años del Gobierno de la Revolución Popular Sandinista, nosotros organizamos este tipo de encuentros en todo el país, que llamamos De Cara al Pueblo. Yo iba con todos los Ministros, al barrio, a la comarca, al municipio, a diferentes lugares del país, y ahí nos sentábamos con los ciudadanos y ellos planteaban lo que querían; criticaba al Presidente, a los Ministros, planteaban sus demandas. Cuando empezamos con ese programa, yo tenía muchas protestas de los Ministros y del Vicepresidente, porque me decía... ¡esto es muy largo, muy cansado! Estar oyendo a esta gente aburre. Sí, se exasperaba, y los Ministros también, sobre todo, cuando estaban haciendo señalamientos críticos; porque pasábamos, horas de horas, y era un programa que se trasmitía en directo en cadena de radio y televisión. Era una forma de comunicarnos y conocer, y darle respuesta o explicaciones a la gente cuando no se le podía dar respuesta a la demanda que ellos tenían. Descubríamos, en muchas ocasiones, que problemas que perfectamente se podían resolver, el Ministro ¡ni los conocía! porque andaba en las políticas más globales, en las reuniones internacionales, de arriba para abajo. Y cuando llegábamos al barrio o la comunidad y le planteaban el problema, decía: "pero, eso está fácil de resolverlo." Y ese problema estaba creando un malestar enorme en la comunidad, en el barrio. El Delegado de Gobierno en el barrio, sencillamente no le prestaba atención, o tal vez buscaba comunicación a nivel nacional, y tampoco le prestaban atención, porque decían que estaban atendiendo problemas muchos mayores. Ahora, en esta nueva etapa, el reto que tenemos es la organización del pueblo en los Consejos del Poder Ciudadano en todo el país. No se trata de una selección partidista; simplemente, en el barrio, en la comarca, en la comunidad, que se organice el Consejo de Poder Ciudadano con la gente de la comunidad; ahí estarán [email protected] [email protected], los trabajadores de la salud, los transportistas, los campesinos, los trabajadores del campo, los comerciantes, la juventud, las mujeres. Todo lo que hoy llaman la sociedad civil, estarán presentes, para participar en el ejercicio del poder. No queremos que se limite el ejercicio del poder a depositar el voto cada 5 años, para elegir Presidentes y Diputados, o cada 4 años para elegir Alcaldes, porque ese es un problema... se eligió y luego la gente dice: ¿de qué me sirvió elegir, si estos al final de cuenta, van a hacer lo que les da la gana, y no me volvieron a tomar en cuenta? Por eso es que la gente va perdiendo la fe en las instituciones, en las fuerzas políticas; va perdiendo la confianza y piensa, ¿de qué me sirve estar yendo a votar, si de todas maneras, luego se olvidan de uno, le dan la espalda y toman decisiones sin tomar en cuenta al que lo eligió? ¿Cuántas decisiones se tomaron en estos 16 años, de 1990 hasta la fecha, sin tomar en cuenta al pueblo? Desde estos Tratados de Libre Comercio, y fíjense ¡en nombre de la democracia! Los demócratas...! y nos estigmatizan a nosotros de que no somos demócratas. Ellos, tomaron decisiones ¡sin tomar en cuenta al pueblo! privatizaron la educación, sin tomar en cuenta al pueblo ¡sin respetar la Constitución! les importa poco pasar por encima de la ley, cuando se trata de instalar el modelo.

Derrotar el modelo de explotación

El modelo dice que hay que garantizar crecimiento, combatir la inflación, controlar el gasto público, y que el gasto social ¡es un gasto inútil! que la única inversión es aquella que produce riqueza, que va a parar a manos de... ¿quién? Riqueza que no se traduce en salud ni educación... riqueza que se traduce en beneficio para los pequeños grupos oligárquicos y las transnacionales, que se llevan esas utilidades, generan algún empleo ¡es cierto! pero, se llevan las utilidades. Aquí se privatizó la educación y la salud ¡y no se consultó con la pueblo! Aquí se privatizaron los servicios básicos... ¿qué nos quedaba a nosotros para evitar la privatización de los servicios básicos? botar al gobierno... es lo que nos quedaba, porque nosotros estábamos con una gran fortaleza; siempre estuvimos resistiendo luchando, desde la oposición, ¡con mucha fortaleza! La única alternativa era botar al gobierno ¡podíamos hacerlo! incluso, en una de las tantas protestas que se realizaron en Nicaragua en esa época de privatizaciones, llegó un momento en que la gente del gobierno, el Ministro de Gobierno me dijo: nosotros entregamos el gobierno, nos vamos y lo agarran ustedes. No, le dije, ustedes tienen que negociar con los trabajadores. No podíamos nosotros tomar el gobierno por esa vía, no era posible, no habían condiciones, aunque tuviésemos las fuerzas para hacerlo, no podíamos. Teníamos la fuerza, porque aquí se había producido una Revolución que había arrancado de raíz al poder militar, económico, transnacional, y ese poder, lo estaba ejerciendo el pueblo. Luego, ellos tomaron el gobierno y empezaron con su proceso de restauración, con todo el respaldo del poder económico mundial del capitalismo global, no solamente del imperio yanqui; sino también, el imperio del capitalismo global ¡que va más allá del imperio yanqui! Este es la figura más representativa, nosotros lo sabemos perfectamente bien, pero va más allá... allí está Europa, todos los que se disputaban y se han disputado, la hegemonía del mundo. Aquí se fue imponiendo ese modelo ¡en nombre de la democracia! y las cuentas, cuando ellos las entregan dicen ¡estamos cumpliendo! ¿a quién...? a ese imperio del capitalismo mundial. Estamos cumpliendo, dicen, porque tenemos crecimiento; porque se reduce el déficit en el presupuesto; porque tenemos controlada la inflación ¡y está bien! Es correcto luchar contra la inflación, racionalizar el gasto público; es decir, acabar con los megasalarios, como lo hemos hecho hasta ahora; acabar los gastos superfluos, importación de vehículos, tarjetas de créditos. Todo eso ha desaparecido a partir del 10 de enero; acabar con esa política de estar promocionándose los Ministros, pagándoles a periodistas, para que los promocionen, mientras no hacen lo que tienen que hacer, mientras subejecutan programas. Esto ha significado contar con una partida de 165 millones de córdobas, para poder aportar al programa contra el hambre, contra la pobreza... de ahí salió ese dinero. Les decía que los maestros son una fuerza determinante para que la sociedad pueda avanzar, y nosotros, estamos convencidos que aquí la educación tiene que ser vista, no como un gasto superfluo... ¡es una inversión! que al final, sirve para hacer más ricos a los ricos, porque muchachos formados, preparados, con calidad o no, porque está el problema de la calidad, que se ha ido desmejorando; la verdad es que, a final de cuentas, son trabajadores baratos de las empresas que vienen a hacer negocio donde encuentran la mano de obra barata. Cuanto más calificación tiene el trabajador, indiscutiblemente más inversión hay; en la práctica hay una inversión, pero no se reconoce como tal. Para ellos, inversión es la que hace el capital tradicional, esa es la inversión, tanto para el capitalista nacional o extranjero, pero realmente ¡la educación es la más grande inversión que puede hacer un país! Educación es hacer conciencia; es fortalecer la conciencia en esta lucha que estamos librando en estos tiempos, donde, no es fácil la lucha como decía la compañera, y como lo expresó Sandino, en una ocasión cuando ya las tropas yanquis se van de Nicaragua y dejan organizada a la Guardia Nacional, que lo entrevista un periodista español, y Sandino le dice: "Ahora la lucha es más difícil, porque tenemos que enfrentar a un enemigo, que el pueblo no lo ve." Es decir, eso demandaba ya de un mayor grado de conciencia, porque para el pueblo era más sencillo cuando Sandino decía "ahí está el yanqui, hay que expulsarlo;" pero, cuando el yanqui se va y deja su modelo de dominación, más sofisticado, más elaborado... dice Sandino: ahora la lucha es mucho más difícil.

La ilusión del consumo

Igual, aquella lucha que libramos en América Latina, cuando estaba plagada de gobiernos dictatoriales entrenados, armados, financiados por el imperio; gobiernos brutales, represivos... yo diría que era una lucha dura, es cierto, ¡dura, terrible! pero, como que era más fácil identificar al enemigo. Ahora es mucho más complicado identificarlo; ahora, el enemigo es el modelo consumista que se ha impuesto, y alguien escribía ahí, hoy leí algo acerca de cómo los centros comerciales se han convertido en un imán, donde la familia ya no ocupa el fin de semana para ir al campo, para ir a pasear, sino que va al centro comercial, ¡aunque sea a mirar! si no tiene dinero para comprar. Yo creo que esa es la mejor simbología de la política de consumo, que se le impone a un pueblo hambreado, aspirando a comprar esas cosas, cuando ¡ni siquiera tiene para la comida! Entonces, allí está la labor del maestro, con el niño en la primaria, con el muchacho, la muchacha en la secundaria, en la carrera técnica, en la universidad; es una batalla de todos los días, donde nos estamos enfrentando al enemigo más peligroso, más poderoso que ha tenido la humanidad. Un enemigo que ha puesto a su disposición todo el desarrollo científico-técnico, tecnología de punta, etc., para un proyecto malévolo como es este. Cómo es de brutal y tenebroso el proyecto, que llegar a lavarle el cerebro, esa frasecita que utilizaron en la época del macarthismo... ¡a lavarle el cerebro a los hambrientos, para hacerles creer que tienen que aspirar a comprarse un vehículo último modelo! Tiene que aspirar a toda esa política consumista, que va más allá de las demandas básicas de una familia. Pero es que, las van convirtiendo en necesidad, y al convertirla en necesidad, sencillamente, la gente se desespera y se vuelve razón de ser, de un niño, de un muchacho, de un joven, dedicar todo su esfuerzo para aspirar conseguir lo que el modelo le impone como necesidad. Continuamente se está multiplicando, es decir, hoy es esto, mañana es otra cosa, pasado mañana es otra cosa; el mismo objeto modificado, convertido en una necesidad. Es una batalla gigantesca, sobre todo, cuando lo grandes medios de comunicación penetran en todo el mundo y ese es el mensaje que llevan. Países con una cultura milenaria como la República Popular China, con un Partido Comunista poderoso, y están presentando, como algo realmente extraordinario, y un avance, están reproduciendo Las Vegas, reproduciendo Nueva York, allá en la Gran China. Los que han viajado a China en estos tiempos... yo tengo muchos años de no viajar a China, estuve en los años 1987 en Pekín; los que han viajado en estos tiempos, sorprendidos y admirados me dicen: "eso está mejor que Nueva York, la cantidad de edificios..." Es decir, la política de consumo es tan poderosa que incluso, se está imponiendo en naciones con una cultura milenaria, que entra a reproducir, en muchos aspectos, el modelo. Indiscutiblemente que ellos tendrán diferencias profundas con el modelo, en cuanto al aspecto social, pero, la verdad es que están esos elementos. Y vemos los reportajes cómo se trasladan Las Vegas, y como nos trasladan Las Vegas también a estas ciudades, y hasta a los pueblos. Realmente la batalla no es fácil, es dura, y en esto, hay una fuerza determinante. Aquí, como ya les habrán explicado el Profesor Zepeda y el Profesor De Castilla, inmediatamente después de la Toma de Gobierno, el 10 enero, se desprivatizó la educación y la salud, que ya habían llegado a un grado extremo. En el caso de la salud es más dramático, porque ¡es la vida de la gente! Y los maestros aquí nos tienen que ayudar para que hagamos ese censo... irnos a preguntar casa por casa, en los barrios pobres, en las comarcas, en las ciudades, en la montaña, en el campo ¿cuántas personas de esta familia, niños, adultos, ancianos, se murieron en estos 16 años, porque no contaron con la asistencia médica; o porque no tuvieron para pagar la operación, o comprar los medicamentos? Estoy seguro que nos vamos a encontrar con unas cifras aterradoras, ¡un verdadero genocidio! porque aquí, se había llegado al extremo... que los pobres médicos y las enfermeras haciendo lo que podían atendiendo, pero ¡sin materiales para operar! y llegaba el paciente con la familia, y le decían: vaya a buscarse una farmacia, donde conseguir el medicamento. ¡Y salían tranquilamente en los canales de televisión defensores de la democracia! que, como una obra caritativa, salían entrevistando a un paciente en un hospital, que decía: "tengo 15 días, un mes, de estar aquí y no me han podido operar porque no he podido conseguir el dinero, y por lo tanto, pido a una alma caritativa que me ayude..." Y ellos, los demócratas ¡muy caritativos! promoviendo que alguien llegue a dar unos centavos. Las familias tenían que llevar hasta las sábanas a los hospitales ¡un grado de deterioro total¡ los exámenes había que pagarlos, la resonancia magnética, la tomografía, exámenes cardiológicos, ¡costosísimos! Entonces ¿quién recibía ese servicio? Un sector medio, que está bien que lo recibiera, pero el sector empobrecido no lo recibía... ¿cuándo iba a poder pagar exámenes de 300, 500 dólares? La medida de desprivatización provocó inmediatamente una reacción, y trataron de manipularla, pero claro, el pueblo valoró inmediatamente la medida, ¡porque la sintió! Después, ya no se atrevieron a cuestionar la desprivatización de la salud y la educación, y no les quedó nada más que, a algunos grupos que habían estado en los Gobiernos anteriores, que algunos de ellos hoy son Diputados, empezaron a levantar la bandera de la reivindicación magisterial. Claro que lograron aprovechar problemas objetivos que se presentaron, como el hecho de que una cantidad de maestros, 3,500 maestros, habían quedado fuera del presupuesto. Sencillamente había terminado el programa y quedaban fuera de presupuesto, ¡no se tomó en cuenta el año pasado! Cuando recibe el compañero Miguel de Castilla el Ministerio, se encuentra con que no está ese presupuesto, y los maestros sin salarios; y pasa uno, dos meses y con toda razón, ellos empiezan a reclamar. Luego, hubo un problema en la entrega del salario para maestros que estaban presupuestados, porque en las Direcciones de la institución, estaban todavía los educadores que, desgraciadamente, se habían convertido en agentes de la privatización y estaban boicoteando... ¡todavía hay algunos que lo siguen haciendo! Ellos, ¡que nunca se atrevieron, en estos 16 años, a levantar la voz siquiera, para protestar! Y hemos sido respetuosos de la protesta; aquí vino un grupo considerable de maestros, y creo que la mayoría venía con justa razón reclamando; se les recibió la demanda, luego se llegó a un acuerdo y finalmente se superó el problema, pero ¡ya vendrán con otra cosa!

Las negociaciones con el FMI

Realmente, no es que estén preocupados por los maestros, ni por el salario... están preocupados porque se desprivatizó la educación y eso, lógicamente, a ellos no les significa nada positivo, porque ¡estamos desmontando su modelo! Estamos negociando con el Fondo Monetario; han venido en dos ocasiones las misiones del Fondo, se acaban de retirar de Nicaragua y ¿cuál es nuestro planteamiento? La prioridad de este Gobierno es lo social y ahí están la educación, la salud. Que no nos venga a decir el Fondo que está prohibido incrementar salarios, que es lo que ellos dijeron en las últimas negociaciones que tuvieron con el gobierno anterior; lo dijeron así con toda tranquilidad: "Prohibido incrementar salarios". Nosotros vamos a buscar cómo mejorar el salario de los maestros, de los trabajadores de la salud, de los policías, de los soldados, que ahora tienen que estar en labores de defensa del medio ambiente, de los bosques; en la lucha contra el crimen organizado, contra el narcotráfico. Exponen la vida y son de los más mal pagados, los soldados del Ejército, e igualmente los policías. ¿De dónde vamos a sacar esos recursos? De los que más tienen, de los que no pagaban impuestos, que lo empiecen a hacer; porque aquí, los bancos se pasaron un buen tiempo sin pagar impuestos, ¡es una deuda que tienen ahí y no se les ha cobrado! Claro, cuando se plantea la lucha de los maestros que piden más salarios, y estoy de acuerdo con ellos porque sigue siendo un salario injusto, la derecha no dice: saquemos el salario de los maestros, de los ricos, ¡no! quieren sacar el salario de los maestros, de los pobres. Jamás dicen ellos, que hay que sacar el salario de los maestros, de los ricos; porque ellos representan los intereses de los ricos, y nosotros estamos por trabajar una reforma tributaria, donde realmente, se haga justicia en este sentido... que los que más ganan, los que se quedan realmente con ese 4% de crecimiento, con esas utilidades, tanto nacionales como extranjeros, que aporten a mejorar el salario de los maestros, de los trabajadores de la salud, de los soldados, policías, entre otros. Que aporten a la reforestación. Aquí tenemos que establecer y ya hemos hablado de eso, una condicionalidad, y que todo inversionista nacional o extranjero, esté obligado a aportar, reforestando, de acuerdo lógicamente al volumen, a la magnitud de la inversión. Yo pongo como el mejor ejemplo del fracaso del neoliberalismo en Nicaragua, la educación, en lo que es el analfabetismo. Nosotros entregamos el país con un 12.5% de analfabetismo, hasta ahí pudimos llegar; encontramos a Nicaragua con más del 60% de analfabetismo, logramos reducirlo en medio de la guerra, el bloqueo y aquellas condiciones difíciles, al 12.5%. Luego, ellos han gobernado en paz, tres gobiernos democráticos, con todo el respaldo de los Estados Unidos, del capitalismo mundial, y jactándose que han logrado que el país despegue... no dicen que en estos 16 años, a la par del crecimiento económico, mientras había crecimiento económico, y en donde las utilidades quedaban en manos de unos pocos, por otro lado, venía una caída, un decrecimiento en la educación del pueblo, llegando a la situación más deplorable, más crítica, como es el analfabetismo.

La obligatoriedad no funciona

El analfabetismo vino en picada, y actualmente anda en un promedio del 35%; en algunas zonas del campo llega al 50% el analfabetismo. Por eso hemos dicho, que la primera gran tarea en el campo social, es erradicar el analfabetismo; porque, la otra gran tarea, que empezamos a trabajar antes de ganar incluso las elecciones, fue la respuesta al problema energético. Donde, gracias a la solidaridad de Venezuela, de Cuba, hemos ido logrando dar una respuesta; todavía hay racionamiento, esperamos que cuando lleguen las plantas a fin de año, unas plantas que van a incorporar 60 megawatts, ya no tengamos el problema. Pero en el campo social dijimos, la educación, la salud. Y en la educación, erradicar el analfabetismo; mejorar la calidad de la educación, mejorar la infraestructura educativa, que se ha venido deteriorando en todos estos años; mejorar la capacitación y calificación de los maestros, para lograr una mejor calidad en la educación para [email protected] [email protected], los jóvenes, los niños. Nosotros ya hicimos alfabetización recién el triunfo de la Revolución ¡y fue exitosa! Y allí, viene un tema que no deja de ser polémico; lo que explicaba el profesor, sobre el asunto de este método "Abajo Cadenas," ¿qué pasa? Cada quien tiene su experiencia, pero en la nuestra... la voluntariedad es fundamental para el éxito de una campaña; si ya se vuelve obligatorio, si se condiciona, ¡no funciona! Aquí se intentó este método... inmediatamente hubo un rechazo de padres de familias y de estudiantes; después se fue donde ellos, de acuerdo con el Ministerio de Educación, no estábamos en el Gobierno, pero había una buena relación con el Ministro de Educación, se habló con él, con los muchachos, y se les pidió voluntarios y ahí sí ¡salieron los voluntarios! Por lo menos a nosotros, no nos funciona la obligatoriedad, hay una reacción, está en la rebeldía de los jóvenes... ¿a cuenta de qué me van a obligar ahora? Yo estoy cumpliendo porque estoy aprobando mi materia! Es la rebeldía a la imposición. En cambio, cuando vas y les decís: "tenemos este reto y queremos que vos participes de manera voluntaria, y vas tener que ir a un barrio, irte a la montaña..." Más bien como que eso lo inflama, lo entusiasma, ese romanticismo, esa fuerza espiritual que tiene un joven, se potencia. Para los cortes de café, igual ¡era la voluntariedad! y miren cómo era de efectivo que venían de Brasil, Europa, Estados Unidos... la voluntariedad. En el Servicio Militar había voluntariedad, pero también había obligatoriedad; con los voluntarios, no había problemas con sus familias, pero con el que era obligatorio ¡ahí si hubo problemas! y fue un problema serio desde el punto de vista social. Recuerdo que cuando venía lo del Servicio Militar, que se volvió una necesidad por la guerra; conversando con Fidel, me decía que ellos no estaban de acuerdo con el Servicio Militar Obligatorio, y nosotros, desgraciadamente, lo que hicimos fue combinar. Hay quienes piensan que Fidel era el que dirigía la Revolución, que él ordenaba... recuerdo que aquella vez que hablamos con Fidel, decía: "es mi opinión, yo sé que los revolucionarios a última hora, hacen lo que les da la gana..." así me decía, y la verdad era esa. Fidel con una gran visión, con una gran experiencia, nos los decía, y nosotros, jóvenes y todo, ante la necesidad, ante la situación tan difícil de una guerra, ¡que era de todos los días...! el mismo Fidel decía, es que ustedes tienen que enfrentar un Girón todos los días, porque eran invasiones desde Costa Rica y Honduras ¡todos los días! El minado de los puertos y el ataque en los mares, ¡todos los días! tanto en el Pacífico como en el Atlántico; las tropas yanquis basificadas en El Aguacate en Honduras y también en Costa Rica; el bloqueo económico, etc., todo esto nos llevó a tomar esa decisión, que yo diría, fue la que nos provocó la pérdida de las elecciones del 90. Yo me encontraba muchas familias, cuando andaba en la campaña del 90, que me decían: ¡por favor que me traigan a mi hijo del Servicio, porque ya me mataron a uno; el que me queda está en el Servicio y antes que me lo maten, que me lo traigan." Yo hacía gestiones en esos momentos con el Jefe del Ejército, a ver qué se podía hacer para que lo trajeran. A veces salían madres que me decían: de 4 hijos, dos en el Ejército y dos en la Contra..." ¡que tragedia! Y me expresaban; ya me mataron a los que estaban con la Contra y a otro que estaba en el Ejército, solamente me queda uno. Y eso era por todos lados. Por eso, cuando en los Estados Unidos, los especialistas, esos analistas, estudiosos, norteamericanos, científicos sociales hacían estudios sobre la guerra en Nicaragua, decían que aquí, la cantidad de bajas que había tenido Nicaragua en esa guerra impuesta por Ronald Reagan, eran mucho mayores que las que había tenido Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, sumando la guerra de Corea y la guerra de Vietnam... haciendo una comparación con las poblaciones. Nicaragua en ese tiempo tenía una población de 3 millones y medio de habitantes, y todos los días aquí eran los muertos; la gente tenía la esperanza de que, a última hora, levantáramos el Servicio Militar. Y esa fue la expectativa en el cierre de campaña. ¿Qué quiero decir con esto? La voluntariedad es fundamental. Cuando el ser humano no actúa por voluntariedad, algo está funcionando mal, y algo va a funcionar mal; aunque aparentemente esté dando una respuesta a la demanda, en el fondo hay inconformidad, hay rechazo y en algún momento ¡eso va a explotar! Así que nosotros preferimos irnos por la voluntariedad en esto de la alfabetización en Nicaragua.

Han corrompido las instituciones

Creo que los compañeros les han informado que aquí por iniciativa nuestra, en el Gobierno del doctor Alemán, logramos aprobar un Consejo Consultivo, porque hasta ahí podíamos llegar; nosotros queríamos un Consejo con más poder, pero bueno, el CONPES, Consejo de Planificación Económica Social. Empezó a trabajar este Consejo y ¿qué hicieron estos gobiernos...? poner en los cargos directivos a gente identificada con el modelo, con el proyecto neoliberal, defensores del modelo y para llenar espacios ahí estaban también los sindicatos, lógicamente que en mayoría, sindicatos que no tienen mayor fuerza. Ahora, esto lo hemos cambiado, el CONPES se lo hemos entregado a los movimientos sociales; ahí está ANDEN, la FES, los estudiantes de secundaria, FETSALUD, en la Directiva, y el coordinador es un líder del movimiento del sector salud, el compañero Gustavo Porras, que están nombrados sin salarios, sin viáticos, porque antes se daban salarios y viáticos. Millonarios cobrando viáticos y salarios, ¡no les daba vergüenza! Por ir a una sesión, o ni siquiera llegar, cobrando una cosa increíble. Uno piensa que un millonario cuando lo nombran en un consejo, en una comisión, lo hace sin cobrar... ¡no! ¡cobrando salarios! Todo eso ha desaparecido... no hay viáticos, no hay salarios. Si representan a un sector, ya sea empresarial o sindical, la razón de ellos es precisamente, ir a esos consejos a defender el sector que representan, y no es cuestión que van a ganar por ir el consejo, ¡si para eso son dirigentes! para eso tienen esa responsabilidad. ¡Un grado de descomposición, de latrocinio, de corrupción, al que se había llegado! Ahora, han pegado el grito al cielo, porque están los trabajadores de sectores sociales ocupando esos cargos. Eso no significa que les estamos cerrando espacios, a ellos también se les va a invitar; no le tememos al debate, a la discusión, pero, lo que más les aterroriza, es cada vez que les decimos que ¡le tenemos que entregar el poder al pueblo! ahí sí que ¡vieran como gritan, como vociferan! Porque hemos decidido que los ministros formen Consejos y que el Ministro se subordine al Consejo, entonces ¡han hecho un escándalo de que estoy violando la ley, que estoy pasando por encima de la ley! porque aquí la democracia es representativa, y el Ministro es el que debe mandar y no tiene porque subordinarse. Nuestra posición es que el Ministro, el Presidente, es un empleado del pueblo, y está para escuchar, para incorporar aquellas propuestas, aquellos planteamientos que gozan de un respaldo, de un consenso de los Consejos. Ellos tienen una campaña contra la Democracia Directa, contra los Consejo, pero ¡feroz! Dicen que esta es una forma de organizar los soviets, para eternizarnos en el poder. ¡Tienen terror de que el pueblo tenga poder! Y aquí, cuando ellos mismos hacen encuestas, se encuentran con que el pueblo dice, que no cree en las instituciones ni en el gobierno, porque el pueblo no siente, que lo representan, ni siente que tenga poder alguno. ¡Y el pueblo tiene toda la razón! Se han pasado 16 años pidiéndole el voto a la gente, luego gobernando en nombre de ese pueblo y después dándole la espalda, sin tomarlo en cuenta. Entonces, la gente se decepciona y lo más grave es cuando la gente empieza a abstenerse de los procesos electorales; aquí todavía ¡gracias a Dios! la gente participa masivamente en las elecciones; es decir, no ha perdido las esperanzas de que se produzca un cambio profundo en Nicaragua. Y en eso estamos, [email protected] compañ[email protected], [email protected] [email protected], maestros del mundo que han estado aquí en Nicaragua. Nos sentimos contentos y orgullosos que hayan estado en Nicaragua, y que el pueblo nicaragüense los haya escuchado, porque todo esto que ustedes estaban hablando, se estaba transmitiendo en directo. Escuchen a los maestros conscientes, a los maestros que siguen soñando y siguen defiendo esos sueños, para que estos sueños se conviertan en realidad, en beneficio de la humanidad, en beneficio de todos.

Descarga la aplicación

en google play en google play