Escúchenos en línea

Indígenas brasileños acusan a Ratzinger de arrogante e irrespetuoso

Varias agencias. Desde Sao Paulo, Brasil. | 14 de Mayo de 2007 a las 00:00
Dirigentes indígenas de Brasil dijeron el lunes que estaban ofendidos por los "arrogantes e irrespetuosos" comentarios del Papa Benedicto XVI, quien afirmó que la Iglesia Católica los había purificado y que el resurgimiento de sus religiones sería un paso atrás. "Es arrogante e irrespetuoso considerar nuestra herencia cultural secundaria a la de ellos", expresó Jecinaldo Satere Mawe, jefe coordinador del grupo indígena amazónico Coiab. En un discurso dirigido en la V asamblea de la Conferencia Episcopal de América latina y el Caribe (Celam) que se celebra en Aparecida (sudeste de Brasil), el Papa dijo al finalizar su visita a Brasil que la Iglesia Católica no se había impuesto sobre los pueblos indígenas de América. "Cristo era el Salvador que (ellos) anhelaban silenciosamente", señaló. "El anuncio de Jesús y de su Evangelio no supuso, en ningún momento, una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña", dijo Ratzinger ante cientos de obispos de la región. "Las auténticas culturas no están cerradas en sí mismas ni petrificadas en un determinado punto de la historia, sino que están abiertas, más aún, buscan el encuentro con otras culturas", añadió. Más adelante, el Papa afirmó: "La utopía de volver a dar vida a las religiones precolombinas, separándolas de Cristo y de la Iglesia universal, no sería un progreso, sino un retroceso". "¿Qué ha significado la aceptación de la fe cristiana para los pueblos de América latina y del Caribe? Ha significado conocer y acoger a Cristo", dijo el Papa. "Estoy totalmente en desacuerdo con la evaluación del Papa. La evangelización fue una imposición ambigua, violenta, un choque de culturas que causó un perjuicio total a los indígenas", dijo la teóloga Cecilia Domevi, que participa como asesora de cuestiones indígenas en la conferencia del Celam. Millones de indígenas murieron como resultado de la colonización europea respaldada por la Iglesia Católica, por medio de masacres, enfermedades y esclavitud, desde que Cristóbal Colón llegó a América en 1492. Hoy en día, muchos indígenas luchan por sobrevivir, desarraigados de sus estilos de vida tradicionales y excluidos de la sociedad. El organismo estatal que se ocupa de cuestiones indígenas en Brasil rechazó esas declaraciones. "Hubo, sí, una imposición de la religión, para dominar a las poblaciones locales", dijo el presidente sustituto de la Fundación Nacional del Indígena (Funai), dependiente del ministerio de Justicia), al portal G1, del grupo Globo. Para el historiador Waldir Rampinelli, de la Universidad Federal de Santa Catarina (sur), el papa "debería leer a Bartolomé de las Casas", el cura dominico español que en el siglo XVI denunció las atrocidades cometidas por los conquistadores de América, en nombre de la fe. Varias agrupaciones indígenas enviaron la semana pasada una carta al Papa para pedirle su respaldo en la defensa de sus tierras ancestrales y su cultura, indicando que los indígenas habían sufrido un "proceso de genocidio" desde la llegada de los primeros colonizadores europeos. Los sacerdotes bendijeron a los conquistadores mientras llevaban adelante guerras contra los pueblos indígenas, pese a que algunos los defendieron más tarde y hoy en día muchos son los aliados más enérgicos de los grupos nativos. "El Estado usó a la Iglesia (Católica) para hacer el trabajo sucio en la colonización de indígenas, pero ellos ya pidieron perdón por eso (...) ¿y ahora el Papa está desmintiendo las palabras de la Iglesia?", dijo Dionito Jose de Souza, líder de la tribu Makuxi, del estado de Roraima. En 1992, el fallecido Papa Juan Pablo II habló sobre los errores cometidos en la evangelización de los pueblos nativos del continente americano.

Descarga la aplicación

en google play en google play