Escúchenos en línea

La nube que viene del Sahara tiene 1,200 kilómetros de longitud y 800 kilómetros de ancho, informa Ineter

| 17 de Mayo de 2007 a las 00:00
Una gigantesca nube de polvo que viaja desde las zonas desérticas de Africa cruzará a partir de este jueves Nicaragua, Costa Rica, Honduras y Belice, por lo que expertos médicos recomendaron precauciones especiales a las personas que padecen alergias y problemas respiratorios. Mauricio Rosales, director de Meteorología del Instituto de Estudios Territoriales (Ineter), dijo que la nube tiene una extensión de 1,200 kilómetros de longitud y casi 800 kilómetros de ancho, y se acercará al territorio nicaragüense en las próximas horas. La nube, que es imperceptible a simple vista, es empujada por los vientos a alturas de entre 5.000 y 8.000 metros sobre el oceáno Atlántico, precisó el Servicio Metereológico de Costa Rica. Actualmente recorre 80 kilómetros por día. El miércoles y jueves, la nube pasó por Puerto Rico, según informa el diario El Nuevo Día, de San Juan. Los vientos se confabularon ayer para ofrecerle a los pulmones de los puertorriqueños una tregua al nubarrón del polvo del Sahara. Veinticuatro horas después de que la Junta de Calidad Ambiental (JCA) registrara un valor de 126 en el índice de calidad de aire, a las 4:13 p.m. de ayer se informó un valor de 64, considerado como "moderado" o "aceptable". El miércoles, el registro marcaba la calidad de aire como "insalubre a grupos sensitivos", como niños, personas de edad avanzada y las personas con condiciones pulmonares. No obstante, según el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) de Puerto Rico, aunque ayer jueves hubo una disminución en la masa de polvo del desierto del Sahara, todavía el área de sus partículas permanece cerca de la Isla, al sur, sobre el Mar Caribe, y se extiende a cientos de millas al este. En Managua, el experto del Ineter, Mauricio Rosales, alertó a los niños y ancianos por las consecuencias de la nube africana. "Recomendamos a la población evitar las actividades deportivas y al aire libre, dar especial atención a los niños y a las personas mayores o con problemas respiratorios", afirmó Rosales. También sugirió restringir al máximo el uso de vehículos automotores a fin de reducir la contaminación ambiental, ya que se afirma que la nube traslada residuos tóxicos y agroquímicos. Entre los productos mencionados por los expertos figuran pesticidas de uso prohibido en países desarrollados, mercurio enconcentraciones de dos partes por millón y virus que afectan especialmente a los niños con enfermedades respiratorias agudas. La nube, que surgió días atrás de una tormenta de polvo provocada por la deforestación en la costa este de Africa, afectará también aVenezuela, Colombia y la península de la Florida, de acuerdo a los pronósticos divulgados en Managua. La nube contiene polvo muy fino y otros elementos volátiles livianos, entre los cuales se cuentan microorganismos causantes de enfermedades tropicales, propias de la región central de Africa, explicó el oceanógrafo costarricense Guillermo Quirós. Señaló que la forma más sencilla de percibir su presencia es al amanecer y en el atardecer. En esos momentos del día habrá una luminosidad más rojiza que la normal. Incluso en las partes montañosas, donde primero impactará la nube, si no llueve, se podrá ver una capa roja en la vegetación. Según informes del Servicio Meteorológico de Estados Unidos, que el Ineter monitorea, el fenómeno permanecerá sobre Centroamérica hasta el próximo domingo 20 y los países más afectados serán Nicaragua, Honduras, Guatemala y Belice, dijo Rosales. Por su parte, el médico especialista Mario Ingiana, también costarricense, advirtió que las personas con problemas respiratorios crónicos como bronquitis, asma o enfisema, deben evitar la exposición al polvo de esta nube y, en algunos casos, tendrían que aumentar las dosis de los medicamentos que ingieren. Según los expertos, la nube llegará la noche del jueves a Centro América impulsada por fuertes vientos del este. El Instituto de Costas de la Universidad San Juan de la Cruz, con sede en Heredia, advirtió de la inminente llegada a Centroamérica de la nube de polvo procedente del Sahara, el mayor desierto del mundo. "Los lugares más propensos son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala, y las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas", señala el detallado informe de cuatro páginas elaborado por Guillermo Quirós, director del Instituto, con sede en Heredia, Costa Rica. Entre las consecuencias, el Instituto cita "en lugares donde no llueva, los niños pueden presentar alergias y asmas. En esta semana, analizando el comportamiento de la atmósfera, los lugares más propensos son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala. Las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas, especialmente en las cuencas altas del Caribe. En terrenos de cultivo donde no llueva estos días, se podrá notar una fina capa rojiza de polvo, al igual que en hogares donde la limpieza de muebles y piso se deje un par de días". La nubes de polvo sahariano —también lleva partículas tóxicas y microorganismos— se forman con relativa asiduidad, se dirigen hacia Europa o las islas del mar Caribe. Rara vez, sin embargo, impactan de lleno en Centroamérica, como se anuncia que ocurrirá entre el 17 y el 20 de mayo. El Instituto de San Juan de la Cruz goza de muchos prestigio y entre otros méritos, fue capaz de predecir con días de antelación los fuertes oleajes que afectaron las costas latinoamericanas en 2006 y 2007.

Descarga la aplicación

en google play en google play