Escúchenos en línea

Viene a Centro América una gigantesca nube de polvo desde el desierto de Sahara

| 16 de Mayo de 2007 a las 00:00
El Instituto de Costas de la Universidad San Juan de la Cruz, con sede en Costa Rica, advirtió de la inminente llegada a Centroamérica de una nube de polvo procedente del Sahara, el mayor desierto del mundo. "Los lugares más propensos son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala, y las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas", señala el detallado informe de cuatro páginas elaborado por Guillermo Quirós, director del Instituto, con sede en Heredia, Costa Rica. Entre las consecuencias, el Instituto cita "en lugares donde no llueva, los niños pueden presentar alergias y asmas. En esta semana, analizando el comportamiento de la atmósfera, los lugares más propensos son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala. Las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas, especialmente en las cuencas altas del Caribe. En terrenos de cultivo donde no llueva estos días, se podrá notar una fina capa rojiza de polvo, al igual que en hogares donde la limpieza de muebles y piso se deje un par de días". Los expertos fundamentan su advertencia en numerosas fotografías proporcionadas por satélites de la NASA. La nubes de polvo sahariano —también lleva partículas tóxicas y microorganismos— se forman con relativa asiduidad, se dirigen hacia Europa o las islas del mar Caribe. Rara vez, sin embargo, impactan de lleno en Centroamérica, como se anuncia que ocurrirá entre el 17 y el 20 de mayo. El Instituto de San Juan de la Cruz goza de muchos prestigio y entre otros méritos, fue capaz de predecir con días de antelación los fuertes oleajes que afectaron las costas latinoamericanas en 2006 y 2007. Este es el boletín oficial del Instituto de Costas de la Universidad San Juan de la Cruz, de Heredia, Costa Rica:

ALERTA: NUBES AFRICANAS SOBRE AMERICA CENTRAL

Agencias internacionales informan que una nube proveniente del centro de África emergió días atrás desde la costa oeste africana y llegará a Centroamérica, Florida, Venezuela y Colombia entre el 17 y el 20 de mayo próximos. ORIGEN El corazón del continente africano sufre un acelerado proceso de deforestación desde hace 30 años, lo cual ha convertido gradualmente en desierto el territorio de muchos países tales como Libia, Chad, Nigeria, Níger, Mali, Benin, Gambia, Guinea y Camerún. Estas áreas deforestadas se han unido al antiguo desierto del norte del África y hoy su extensa superficie contribuye a que se levanten grandes tormentas de polvo. Entre las partículas nocivas que se han encontrado en esta nube africana destacan: • Mercurio en concentraciones de dos partes por millón, originado en las minas a cielo abierto de Algeria. • Pesticidas de uso prohibido en países desarrollados, pero frecuentes en el norte del África en la región del Sahel. • Microorganismos que inducen crisis de asma en los niños caribeños, tal como se ha encontrado en Puerto Rico y Trinidad[1]. Pero además el fino polvo afecta la visibilidad, reduce la calidad del aire, disminuye la radiación solar sobre la superficie del océano y afecta los corales. Un efecto indeseable ha sido la proliferación de mareas rojas, originado en una reacción en cadena por el crecimiento anormal de algas dado el exceso de hierro disponible en la superficie del mar. El efecto sobre la salud de los seres humanos ha sido poco investigado. Solamente se conoce que el polvo acarrea consigo micro-organismos, con al menos un patógeno conocido en las muestras analizadas del polvo en Florida. Se conoce que contaminantes químicos como pesticidas, plastificantes, derivados farmacéuticos y metales pesados, algunos de los cuales son conocidos disyuntores endocrinos, son también transportados. El polvo contiene esporas de Aspergillus las cuales son causa de muerte en personas con SIDA. Aunque también estas han sido encontradas en personas con infección pulmonar. Los estudios actuales se dirigen a aislar los microorganismos, cuantificar los químicos y los agentes patógenos en el polvo. Otras especies posiblemente afectadas son las de alta sensibilidad a los cambios en su ambiente, como las ranitas rojas en la selva de nuestro país y algunas ranas australianas. Un beneficio insospechado es la reducción de la radiación U-V sobre la superficie del Planeta. Igualmente ha beneficiado los sembradíos en Bahamas ahora cubiertos de un fino polvo rojizo africano y la recuperación del bosque en el Amazonas debido al efecto de abono de este polvo sobre extensas áreas deforestadas.

El fenómeno de esta semana

Una nube grande de polvo del Sahara, que se extiende desde 5°N hasta 10°N avanza lentamente hacia América Central, tal como indica la NOAA/NASA en imagen adjunta, producto de un análisis el 13 de mayo pasado. La flecha roja indica la dirección que seguirá en su porción sur. Consecuencias inmediatas y visibilidad En las horas extremas del día, al anochecer y al amanecer, se pude notar un color café rojizo cerca del disco solar. O bien, desde lugares altos que dominen extensos valles, se podrá notar la acumulación de polvo en el horizonte. En lugares donde no llueva, los niños pueden presentar alergias y asmas. En esta semana, analizando el comportamiento de la atmósfera, los lugares más propensos son Nicaragua, Honduras, Belice y Guatemala. Las poblaciones más afectadas serán las ubicadas al este de las cordilleras centroamericanas, especialmente en las cuencas altas del Caribe. En terrenos de cultivo donde no llueva estos días, se podrá notar una fina capa rojiza de polvo, al igual que en hogares donde la limpieza de muebles y piso se deje un par de días.

Descarga la aplicación

en google play en google play