Escúchenos en línea

El FMLN tras los pasos de Ortega

Por Sergio Aráuz, Semanario Digital El Faro, de El Salvador. | 21 de Mayo de 2007 a las 00:00
Sin los reclamos de la desaparecida corriente reformista, que pregonaba cambios de forma y método, la dirección efemelenista ha comenzado a tomar decisiones impensables hace dos años. Algunos dicen que hay cambios de forma en el Frente que salen de la actual dirección, que ahora tiene como único objetivo ganar las elecciones de 2009.

Por Sergio Aráuz, Semanario Digital El Faro, de El Salvador.

Los más influyentes dirigentes del FMLN viajaron el 10 de enero a Managua para asistir a la toma de posesión de Daniel Ortega. Ahí estaban también Hugo Chavéz, Evo Morales y el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage. Entre las sillas que ocuparon los invitados del Frente salvadoreño también se sentó el gran aliado de Ortega, el liberal Arnoldo Alemán, ex presidente nicaragüense que purga una condena por corrupción y quien, durante su presidencia, fue el principal enemigo de los sandinistas. En la ceremonia también estaba el compañero de fórmula de Ortega. Se llama Jaime Morales Carazo y fue fundador del Partido Liberal Constitucionalista, ex banquero, ex dirigente civil de la Contra de los ochenta y ex hombre de confianza de Alemán, de quien Carazo se distanció cuando la administración del entonces presidente Bolaños inició su campaña anticorrupción. Ahora ese ex Contra es el vicepresidente de Ortega. Los dirigentes efemelenistas vinieron con otra concepción de estrategia electoral desde ese viaje. Si algo les demostró Ortega, fue su capacidad de lograr pactos con los más impensables, y convertirlos en aliados. El viaje confirmó, para algunos efemelenistas, un cambio de rumbo. Una serie de acciones que el FMLN comenzó a tomar desde el 5 de julio del año pasado, cuando en una protesta murieron dos policías por las balas de un fusil M-16 disparado por un militante. A partir de entonces, el partido de izquierda optó por el pragmatismo, como sustituto a la ortodoxia ideológica. Otros, que aún reflexionan sobre el proceso que atraviesa el partido, prefieren llamarlo una "transición inconsciente" más impuesta por las condiciones de la realidad que por una estrategia surgida de una profunda reflexión. De cualquier forma, admiten, es una transición. Pero con un referente exitoso, instalado en Managua. ¿Qué significa poner en la misma canasta de candidatos presidenciales a Mauricio Funes, a Salvador Sánchez Cerén y a Salvador Arias? ¿El FMLN abrió sus puertas a candidatos externos de confianza o abrió sus puertas confiando en que el candidato seguirá el mandato del partido? "Antes nos preguntábamos cómo ganar, hoy partimos de ganar o ganar", responde un dirigente del FMLN que deposita su confianza en el "equipo" que lleva las riendas del partido. Se refiere a Salvador Sánchez Cerén, Medardo González y José Luis Merino, los mismos que platicaron con Ortega. "Vinieron diferentes. Vieron que Ortega cabía en la foto de Fidel, Chavez y Evo aunque tuviera una alianza con gente de derecha", dice un efemelenista del Consejo Nacional que estuvo en el debate del lunes santo, día en que la dirección se inclinó por una candidatura externa, la de Funes. El nombramiento como embajador de Nicaragua en Washington de Arturo Cruz, uno de los principales asesores de la empresa privada en El Salvador, ratificó en los dirigentes efemelenistas que el pragmatismo de Ortega, lejos de ser mal visto, era avalado por Cuba y Venezuela. "No solo es el factor electoral de Nicaragua", dice Santiago Flores, dirigente del FMLN cercano a José Luis Merino. Pero advierte que el debate por una candidatura externa o interna no ha terminado. "Lo que hay que asegurar es el programa". A diferencia de Medardo González, Violeta Menjívar u otros dirigentes efemelenistas, Flores evitó comentar los rasgos positivos de la candidatura de Funes. De hecho habla de "varias propuestas" que deben ser analizadas. El diputado Salvador Arias coincide con Flores. Dice que el debate para decidir si el candidato es de adentro o de afuera lo hará la Comisión Política y asegura que la consulta entre las estructuras aún no ha comenzado. Sin embargo, admite que su nombre está junto al de Funes, pero dice "la decisión no está tomada". Arias y el vocero del partido, Sigfrido Reyes, son de los más férreos opositores a una candidatura externa, según fuentes consultadas por este periódico. Dos dirigentes departamentales aseguran que Funes ha resultado el más apoyado de los candidatos y el que más fuerza ha cobrado al interior del partido. "Mauricio lleva ventaja", dice una persona cercana a la Comisión Política. De los cuatro miembros consultados, ninguno recordó que el nombre de Funes sonó como posible contrincante de Schafik Hándal. Siete directores departamentales de la extinta corriente reformista apoyaron a Funes en 2003. Óscar Ortiz, alcalde de Santa Tecla, impulsó la iniciativa. Luego del fracasado intento de colocar a Funes en la fórmula, Ortiz se metió en la competencia y logró arrancar casi la mitad del total de votos. Las desventajas de Mauricio Funes parten de la desconfianza que le tiene el sector que apoya una candidatura que encaje con la figura de Hándal. Aquellos que no olvidan que el periodista fue, eventualmente, contrincante de Hándal. Ortiz, en cambio, prefiere no hablar estos días. Lleva ya semanas sin conceder entrevistas y se niega a hablar en público del proceso interno del partido. En los corrillos efemelenistas se habla de un Ortiz que pensó en salir de partido cuando fue marginado, y que ahora aún no define su estrategia de cara a 2009. Los que dentro del Frente se inclinan por ganar en 2009, aunque haya que sacrificar o poner en juego la silla principal, parten de la premisa de negociar el programa y el gabinete cuando este trabajo esté avanzado o terminado. El programa de gobierno está a cargo de Gerson Martínez, quien comenzará su trabajo en junio. De este documento, y de los avances en materia de alianzas con otros partidos políticos y grupos sociales, surgirán las discusiones finales para elegir oficialmente en candidato. "Eso estará listo en diciembre", asegura Gerson Martínez. Él y la dirigencia efemelenista confían en que en el 2009 por fin pueden ganar la presidencia. Ortega, en Nicaragua, ya lo hizo.

Descarga la aplicación

en google play en google play