Escúchenos en línea

Nicaragua: la diabetes ya es una epidemia

Con información de la agencia EFE. | 22 de Mayo de 2007 a las 00:00
Nicaragua y Belice son los países de América Latina donde el riesgo de contraer diabetes es mayor, advirtió este martes un experto de la Organización Panamericana de la Salud. Según Alberto Barceló, colaborador de la OPS en Washington, la diabetes se ha disparado en todo el continente. En el año 2000, se habían diagnosticado 13 millones de casos de diabetes y que en la actualidad la cifra alcanza los 32 millones, explicó. Barceló aseguró que los países donde el riesgo de desarrollar diabetes es mayor en la región son Belice y Nicaragua. "En estos países se encontraron el año pasado casos en los que el peso del paciente supera a la balanza", dijo el especialista y aclaró que la obesidad es un fenómeno reciente que preocupa a las autoridades de salud a nivel mundial. Según médicos especialistas, probablemente el 6% de la población, alrededor de 325 mil personas, son pacientes diabéticos, y la mayoría de ellos, no lo saben. En noviembre pasado, durante un panel patrocinado por la OPS en Managua, los especialistas en el tema presentaron la alarmante situación de la diabetes en Nicaragua que lleva una tendencia ascendente. De acuerdo con la OPS, la diabetes afecta cada vez más a todos los grupos de edad, pero especialmente a los de mayor edad. Cifras oficiales confirman que la diabetes mellitas, que es la tercera causa de muerte en el país, pasó de una tasa de 8.9 muertes x 100 mil habitantes en 1992 a casi 19 en el 2005, afectando principalmente a mayores de 50 años. Según datos del 2003 (los últimos disponibles) la prevalencia de diabetes en Managua es del 9%. En una encuesta sobre factores de riesgo de Diabetes, la prevalencia de hipertensión en Managua fue de 25% y el factor de riesgo mas frecuente fue el sobrepeso con 65.6%, seguido de la obesidad con 28.3%. La encuesta, realizada en la mayor parte de los barrios y zonas residenciales de Managua, reflejó que el 20% de los encuestados tenían el nivel de colesterol por encima de lo normal, el 66% tenían sobrepeso y el 28% estaban catalogados como obesos. Entre éstos específicamente el 71% de los que tenían sobrepeso y el 33% de los que están catalogados como obesos pertenecen al sexo femenino. La OPS afirma que "se ha observado que aún con tratamiento adecuado, las personas que padecen diabetes tienen una alta frecuencia de complicaciones crónicas. Además se ha comprobado que la mortalidad es mucho mayor en los diabéticos que en los no diabéticos. Aunque no existen muchos estudios, en América Latina y el Caribe existen evidencias de que la mortalidad de la población diabética es mucho mayor". Sin embargo, el tratamiento a los diabéticos es precisamente un grave problema en Nicaragua. La doctora Lucy Villagra, médica internista, endocrinóloga y farmacóloga, y directora del Diplomado en Diabetología de la UNAN Managua asegura que "de hecho la atención a las complicaciones crónicas de la diabetes no tiene ninguna cobertura del Seguro Social". "Si un paciente, que cotiza su seguro, desarrolla un pié diabético, entonces no tiene cobertura médica por el Seguro Social, porque esto implica un alto costo y las Empresas Médicas Provisionales no los asumen, por lo que tiene que ser atendido privadamente", asegura la doctora Villagra. La situación empeora porque no hay una adecuada prevención de la enfermedad. La doctora Villagra dice que por ejemplo en el año 2005, "el 40% de los pacientes que recibimos con complicaciones por diabetes en el hospital Lenín Fonseca, proceden de los Centros de Salud, lo que significa que éstos pacientes no están siendo controlados óptimamente en estos centros por lo que se complican". "Pero también detectamos que alrededor de un 18% de los pacientes atendidos en el hospital, hacen aquí su Debut de Diabetes con una complicación crónica, es decir ya vienen con insuficiencia renal, ya vienen con pie diabético, pero lo más grave es que ellos nunca se dieron cuenta antes que tenían diabetes. Por eso desde el punto de vista educativo es necesario insistir porque estos pacientes se podían haber identificado antes de llegar a esa situación de riesgo", opina la doctora Villagra. A su juicio, "debemos mejorar la educación para que la población conozca mejor los factores de riesgo y los signos de peligro de la diabetes, para que cada uno conozca y reconozca sus propios riesgos, por ejemplo que sepan que el tener familiares con diabetes, como el padre, la madre o hermanos, representa, para la persona, una condición de riesgo". Entre otros síntomas, señala "perder peso inexplicablemente, orinar con frecuencia y sentir mucha sed".

Aumenta entre inmigrantes latinos en EEUU

De acuerdo con Alberto Barceló, la diabetes se agudiza con la migración, y por eso las comunidades latinas son muy propensas a desarrollarla en Estados Unidos. Este martes, especialistas de México, Estados Unidos y la OPS, sostuvieron un encuentro en El Paso, ciudad de Texas fronteriza con Ciudad Juárez, México, para crear una estrategia que detenga el avance de la diabetes, una enfermedad que ha alcanzado niveles epidémicos entre los latinos. Los especialistas coincidieron en que la incidencia de la enfermedad entre los latinos se debe principalmente a sus hábitos alimenticios, y pusieron como ejemplo que entre los latinos hay la costumbre de hacer que los hijos se terminen el plato de comida antes de levantarse de la mesa. La coordinadora binacional del proyecto de Control y Prevención de la Diabetes México-EEUU, Rosalba Reyes, considera que "las familias de escasos recursos utilizan como indicador de la salud de sus hijos el que coman mucho, y tengan sus mejillas redondeadas y rosadas", aseguró Reyes. Se calcula que hay 1.2 millón de casos de diabetes diagnosticados en la frontera entre los Estados Unidos y México, de los cuales 500,000 están localizados en territorio mexicano y el resto en EEUU, según Reyes. Agregó que el 14.1 por ciento de los habitantes de la frontera tiene posibilidades de desarrollar la enfermedad. "La población latina en los Estados Unidos es la que presenta los mayores índices de diabetes en América", expuso durante uno de los foros. "Hay muchas iniciativas para prevenir y controlar la diabetes, pero los esfuerzos son aislados y necesitamos sincronizarlos en los dos países", dijo Reyes Barceló pronosticó que para el año 2020 la enfermedad alcanzará a un 12.2 por ciento de la población en general en EEUU. Actualmente afecta a 10.4 por ciento de las minorías. Reyes dijo que hay unas 130 agencias involucradas, entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de Salud (OPS), la Comisión Binacional de Salud Fronteriza y la Secretaría de Salud de México que también participan en este evento. Ethel Martínez, directora de la Asociación de diabetes en El Paso, dijo que en esa ciudad fronteriza hay unos 87,000 casos. Barceló expuso que el costo de la lucha contra la diabetes fue de 65.000 millones de dólares en Latinoamérica y el Caribe, de 132,000 millones en los Estados Unidos y de 5,000 millones en Canadá el año pasado. Reyes, organizadora del foro que finalizará el miércoles, espera que con la unificación de esfuerzos entre EE.UU. y México se puedan cambiar los hábitos alimenticios y de vida de los de los habitantes de la frontera.

Descarga la aplicación

en google play en google play