Escúchenos en línea

Las víctimas del Nemagón se resisten a morir sin luchar

MiPunto.com. Desde Managua. | 23 de Mayo de 2007 a las 00:00
"¡Vamos a Managua hasta regresar vivos o muertos!", afirma resuelta Manuela Peña, quien, junto a otros doscientos trabajadores de fincas bananeras del occidente enfermos por pesticidas, camina a la capital para pedir al gobierno que respalde su lucha por una indemnización de las compañías extranjeras. Los manifestantes, en su mayoría ancianos y con una precaria salud por el contacto con el letal pesticida 'Negamón', arrancaron el domingo de Chinandega, a 138 km de Managua, y avanzan penosamente con dirección a Managua, adonde esperan llegar el 1 de junio. Aprovechan el frescor de la madrugada y empiezan a caminar hacia las tres para concluir tres horas más tarde y evitar el implacable sol nicaragüense que alcanza temperaturas diurnas de hasta 37 grados. Con los pies maltrechos por caminar en unas simples chinelas plásticas que comienzan a desgastarse en los primeros 35 kilómetros recorridos desde que salió de Chichigalpa, Manuela, de 68 años, se muestra determinada a continuar. Esta mañana de martes las fuertes lluvias obligan a un alto forzoso cerca de León, a 95 km de la capital. Muchos regresan a sus casas, situadas cerca del lugar. Otros descansan en el campamento improvisado en hamacas y cubiertos por plásticos negros a un lado de la carretera esperando a que escampe. Porque nada les va a detener en este nuevo intento por llegar a Managua y pedir al gobierno del sandinista Daniel Ortega ayuda para que les hagan justicia las gigantes Standar Fruit Company, Dole Fruit Company, Down Chemical, Shell Oil Company y Occidental Chemical que operaron en Nicaragua de 1970 a mediados de los años 80. Los antiguos empleados quieren pedir al gobierno que asuma como Estado la demanda contra las transnacionales por perjuicios a su salud y daños severos al medio ambiente. "Los suelos y las aguas están tan contaminadas que la gente está muriendo de manera acelerada. Hay pruebas contundentes que las vamos a dar a conocer el día que nos sentemos con el presidente Ortega", dijo Victorino Espinales, uno de los líderes de la protesta. Manuela muestra los brazos blanquecinos, secuelas del tóxico 'Negamón' en la piel, además de otras invisibles como el aborto de su cuarto hijo. Carlos González, que permaneció 13 días en coma en el hospital con una hemorragia interna, tampoco se rinde: "Aquí voy de nuevo. Ya hemos perdido todo, ¿qué más podemos perder?", exclama. La última protesta se remonta a 2004, cuando miles de obreros enfermos se apostaron durante meses en un campamento con tiendas de plástico negro en un predio baldío en lo que fue centro histórico de Managua antes del devastador terremoto de 1972. González lamentó que muchos de los que iniciaron esta lucha contra los 'Goliats' del banano hayan ido sucumbiendo a la enfermedad en los últimos dos años. La contaminación por el 'Nemagón' "se nos ha vuelto una epidemia, las muertes se vienen incrementando, unos ya murieron y otros están postrados en cama", recordó. En los últimos 10 años, más de 1.700 personas han muerto -400 de ellas del 2005 al 2007-, víctimas de enfermedades renales, del hígado y páncreas, entre otras provocadas por el pesticida, según González. El gobierno prometió el martes ayudar a un grupo de 23.800 ex trabajadores de las bananeras norteamericanas a agilizar sus demandas de indemnización por daños causados a su salud, según el procurador de Justicia, Hernán Estrada. Al llegar a Managua, los manifestantes esperan que se sumen otros 3.000 compañeros de infortunio que no pueden caminar por causa de los estragos de las enfermedades producidas por el tóxico.

Descarga la aplicación

en google play en google play