Escúchenos en línea

Ratzinger rectifica parcialmente sus bárbaras declaraciones sobre los aborígenes americanos

Agencia EFE. Desde Ciudad del Vaticano. | 23 de Mayo de 2007 a las 00:00
El papa Benedicto XVI dijo este miércoles que el cristianismo se abrió camino en América latina "dialogando" con las culturas precolombinas y que la "gloriosa" evangelización no puede olvidar "los sufrimientos y las injusticias infligidas por los colonizadores a las poblaciones indígenas". Unas 50 mil personas asistieron hoy en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia pública, en la que el Papa habló de su reciente viaje a Brasil, el primero que ha realizado a América en sus dos años de pontificado. Algunos dirigentes políticos latinoamericanos criticaron al Papa cuando dijo en la V Conferencia general del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (Celam) que la Evangelización de América "no supuso en ningún momento una alienación de las culturas precolombinas, ni fue una imposición de una cultura extraña". Benedicto XVI manifestó que el cristianismo se abrió camino en este continente "dialogando con las ricas tradiciones precolombinas y después con las múltiples influencias europeas y de otros continentes". "Cierto, el recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano. No se pueden olvidar los sufrimientos y las injusticias infligidas por los colonizadores a las poblaciones indígenas, muchas veces pisoteadas en sus derechos más fundamentales", afirmó Benedicto XVI. El Obispo de Roma agregó que la "debida mención de esos crímenes injustificables, crímenes ya condenados por misioneros como fray Bartolomé de las Casas y de teólogos como Francisco de Vitoria de la Universidad de Salamanca, no debe impedir reconocer con gratitud la maravillosa obra realizada entre aquellas poblaciones en el curso de estos siglos". Papa Ratzinger señaló también que el Evangelio en estos cinco siglos en el continente americano se ha convertido en un elemento de identidad de los pueblos latinoamericanos y que hoy esa identidad católica es la "respuesta más adecuada" para hacer frente a la globalización. El Obispo de Roma recordó de su viaje el encuentro con los jóvenes brasileños en Sao Paulo. Dijo que son el futuro y fuerza vital para la Iglesia y les reiteró hoy que sean apóstoles de sus coetáneos y a tener en gran estima el matrimonio y el camino que conduce al mismo, "en la castidad y en la responsabilidad". Según encuestas publicadas en los días previos a la visita (del 9 al 14 de mayo), el 79 por ciento de los jóvenes brasileños aprueba las relaciones prematrimoniales y está a favor del uso de los preservativos. Hablando en español, el Papa manifestó que su viaje ha sido muy enriquecedor y que los obispos y sacerdotes deben dar un nuevo impulso a la nueva evangelización al estilo de la primitiva comunidad cristiana, preservando en la catequesis y la vida sacramental y en la práctica de la caridad. Como es habitual en las audiencias, además de hablar en diferentes idiomas, también saludó a los fieles presentes de los diferentes países. En español tuvo palabras de aliento para los presentes de España, México, El Salvador, Guatemala y otras naciones latinoamericanas. A todos deseó que la estancia en Roma "os ayude a reforzar la fe transmitida por los Apostóles Pedro y Pablo".

Descarga la aplicación

en google play en google play