Escúchenos en línea

Aumentan pruebas para detectar VIH-Sida

Managua. Agencia PL | 16 de Mayo de 2013 a las 11:58

El sistema de Salud en Nicaragua estabilizó casi 130 mil pruebas rápidas anuales para la detección del VIH-Sida en mujeres embarazadas, a fin de prevenir la transmisión de la enfermedad de madres a hijos.

Para el doctor Enrique Beteta, secretario general del Ministerio de Salud (Minsa), el diagnóstico temprano del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) permitió aminorar la transmisión vertical (de las gestantes a sus descendientes), lo cual consideró un importante resultado.

El también coordinador de la Comisión Nicaragüense del Sida (Conisida) destacó la gratuidad de los exámenes y su incremento entre los distintos grupos de la población, fundamentalmente entre embarazadas y jóvenes.

A juicio del experto, la evaluación masiva de sujetos asintomáticos se refleja en las estadísticas nacionales, que registran un alza relativa en la cantidad de habitantes portadores del virus y enfermos de VIH-Sida.

"Andamos hasta en el último municipio del país haciendo pruebas rápidas", comentó el galeno al establecer comparaciones con gobiernos precedentes.

En 2005, bajo la administración neoliberal de turno, el estimado anual fue de apenas 12 mil a 13 mil exámenes de este tipo entre toda la población, contrastó el funcionario.

Con el retorno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) a la dirección del Ejecutivo, la cifra aumentó a 120 mil en un año y para 2010 el Minsa contabilizaba 951 casos de VIH-Sida, indicó.

Durante 2011 el número de personas con diagnóstico positivo llegó a mil 173, luego de aplicar 350 mil pruebas rápidas, las que al año siguiente totalizaron 300 mil, precisó el experto.

Según informó, en estos momentos los habitantes aquejados del padecimiento sobrepasan los siete mil, pero solamente unos dos mil ameritan tratamiento, que también asegura el gobierno de manera gratuita, incluidos los medicamentos para combatir infecciones oportunistas usuales en este tipo de dolencias.

Del 70 al 80 por ciento de los casos registrados por el Minsa corresponden a menores de 35 años de edad; ello confirma la prevalencia de conductas de riesgos en los jóvenes y la importancia de mejorar las labores de educación sexual y reproductiva, evaluó.

Beteta evaluó que en Nicaragua la epidemia de VIH-Sida se halla concentrada en determinados segmentos de la población y es posible contener su avance.

El FSLN al asumir la dirección del Ejecutivo en 2007 encontró apenas tres lugares donde brindaban atención especializada a pacientes con VIH-Sida, mientras hoy en día existen 39 unidades, explicó.

Además fueron constituidos equipos multidisciplinarios, compuestos por especialistas en medicina interna, psicólogos, trabajadores sociales y otros profesionales, para el seguimiento de los pacientes, distinguió el representante de Conisida.


Descarga la aplicación

en google play en google play