Escúchenos en línea

Muere dictador Jorge Videla, un homicida sin escrúpulos

Buenos Aires. Telesur | 17 de Mayo de 2013 a las 08:53
Muere dictador Jorge Videla, un homicida sin escrúpulos

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró este viernes que la muerte del dictador Jorge Rafael Videla, a los 87 años, en una cárcel de Buenos Aires, no les produce “alegría” pero sí “nos deja casi aliviados”.

“No hay alegría porque la muerte no es alegría. No es costumbre nuestra festejar este acontecimiento”, dijo de Carlotto al referirse a Videla como “un genocida, deshumanizado, que no tuvo ningún escrúpulo, él y sus compinches, de ordenar un plan de exterminio”.

Durante una rueda de prensa ofrecida horas después de conocerse el fallecimiento del represor argentino, la representante de las Abuelas de Plaza de Mayo reiteró que Videla no fue “una buena persona” y que, por lo contrario, “mató, torturó y robó”. Dijo que las páginas que escribió el dictador en la historia “no van a ser buenas”.

Aunque Videla fue condenado por uno de los crímenes más abominables, como lo fue el robo sistemático de bebés, Estela de Carlotto, lamentó que 37 años después el dictador argentino siguiera “jactándose” por lo que hizo.

“No confesar no arrepentirse no tener un gesto de humanidad y, al contrario, reivindicó lo que hizo y prometió volver a hacerlo si era necesario", dijo.

Agregó que la organización que encabeza está “tranquila, sin venganza, sin odios, sin mortificar a los jueces” a la espera de que se continúe haciendo justicia, sin embargo apuntó que "queda inconclusa la historia de las condenas, aún cuando haya recibido los 50 años de prisión" y rechazó que se haya tardado más de 16 años "como tardo la justicia en reconocer un robo sistemático de bebes".

Afirmó que seguirán pidiendo "memoria y justicia inexorablemente, aquí no se cierran ciclos se abren puertas para que no reine la impunidad", pues  "lo que no se juzga se repite".

Más de 30 mil argentinos asesinados

Jorge Rafael Videla, fué una de las figuras más sombrías de la dictadura militar (1976-1983), se declaraba una mansa paloma y aseguraba que la Justicia estaba "vaciada de derecho" al exponer esta semana en el juicio que se le seguía por los crímenes del "Plan Cóndor".

Videla encabezó el golpe que derrocó a la presidenta constitucional Isabel Perón, el 24 de marzo de 1976. Fue presidente de facto de Argentina entre 1976 y 1981 y fue reemplazado en su cargo en marzo de 1981 por el general Roberto Viola.

El dictador fue uno de los cerebros del Plan Cóndor, la coordinación que llevaron a cabo las dictaduras del Cono Sur entre los años 70 y 80 y que permitió la detención, el traslado, intercambio y desaparición de opositores en cualquiera de sus países.

El exmilitar, que en junio de 2012 fue trasladado a una cárcel común, admitió que durante su gobierno de facto hubo robo de bebés y que fueron asesinadas miles de personas. Pero nunca se arrepintió ni tampoco consideró que haya existido "un plan sistemático" para la sustracción de los hijos a las madres embarazadas.

Al menos 30 mil personas desaparecieron durante la dictadura de Videla, y unos 500 niños fueron robados por militares, policías o allegados durante la dictadura, según la entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, cuya labor ha permitido que 108 de ellos hayan recuperado su verdadera identidad.

El dictador argentino, condenado en varias oportunidades por corrupción y delitos de lesa humanidad, justificó todos los crímenes cometidos durante los seis años de dictadura en la nación suramericana y alegó que todos los muertos, heridos, lisiados y desaparecidos fueron para "cumplir sus objetivos" en el poder.

También insistió en que "en toda guerra hay muertos, heridos, lisiados y desaparecidos" y aseveró que el régimen "había cumplido con sus objetivos" a pesar de las miles de víctimas.

Videla fue el primer gobernante de la dictadura argentina condenado a prisión perpetua, cuando en 2010 la Justicia le declaró culpable del fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976.

A inicios de marzo de este año, se inició un juicio oral por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del Plan Cóndor, organizado por Estados Unidos en asociación con los regímenes dictatoriales latinoamericanos entre los años 70 y 80 para perseguir a opositores políticos fuera de sus propios países.

El proceso judicial sentó en el banquillo 25 represores, entre ellos, el dictador Jorge Videla y otros integrantes de la cúpula militar durante la dictadura argentina. Sobre Videla pesaban dos sentencias de cadena perpetua y otra de 50 años.

El martes pasado volvió a desconocer a la justicia civil y se negó a declarar ante el tribunal que lo juzgaba por los crímenes del Plan Cóndor, coordinado entre las dictaduras de América Latina.

Ver video:


Descarga la aplicación

en google play en google play