Escúchenos en línea

Papa Francisco clama contra el trabajo infantil en el mundo

Ciudad Vaticano. Agencias. | 12 de Junio de 2013 a las 12:00

El papa Francisco clamó el miércoles contra la esclavitud infantil y pidió a la comunidad internacional que tome medidas más eficaces para hacer frente a la "auténtica plaga" del trabajo doméstico de los niños.

Durante su catequesis semanal, que impartió ante más de 80 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro, el Papa recordó el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que este año ha centrado su interés en la explotación de los niños en los países más pobres.

Lamentó que sean millones los menores, sobre todo niñas, víctimas de esta forma oculta de explotación que conlleva –a menudo– también abusos, maltrato y discriminación. "¡Es una verdadera esclavitud!", dijo en italiano.

"Todos los niños tienen que poder jugar, estudiar, rezar y crecer en su propia familia, en un ambiente armonioso, de amor y de serenidad. Es su derecho y nuestro deber", aseguró. Insistió en que "una infancia serena permite a los niños mirar con confianza la vida y el futuro".

"Esta gente, en vez de dejarlos jugar, los hace esclavos: esto es una plaga. Una infancia serena permite a los niños mirar con confianza hacia la vida y el futuro. ¡Ay, del que sofoca en ellos el impulso gozoso de la esperanza!", apuntó.

Hizo un llamamiento contra "la explotación de los niños en el trabajo doméstico", un "fenómeno lamentable en constante aumento".

"Hay millones de menores, en su mayoría niñas pequeñas, que son víctimas de esta forma oculta de explotación que con frecuencia incluye abusos sexuales, malos tratos y discriminaciones", lamentó el Papa en su audiencia general semanal ante unas 60.000 personas congregadas en la plaza de San Pedro.

El Papa espera que "la comunidad internacional pueda tomar medidas cada vez más eficaces para combatir esta verdadera plaga". "¡Es una verdadera esclavitud!", exclamó.

Antes de la bendición final, en su catequesis, el Papa dijo que "Dios no pertenece a ningún pueblo", llama a todos "sin distinción", "incluso al que se siente lejos, asustado o indiferente".

Refiriéndose a la presencia del demonio en el mundo, como suele hacer, el Papa pidió en dos ocasiones a la muchedumbre que repitiera con él "Dios es el más fuerte". "¡Por favor decidlo, en voz alta, conmigo!, afirmó.


Descarga la aplicación

en google play en google play