Escúchenos en línea

Descorazonada por la politiquería, Cindy Sheehan abandona movimiento anti-guerra en Estados Unidos

Varias agencias. | 29 de Mayo de 2007 a las 00:00
Cindy Sheehan, la madre de un soldado muerto en Irak que acampó frente a la finca del presidente George W. Bush para protestar por la guerra, anunció que abandonará su lucha. Sheehan, en lo que definió como una "carta de renuncia", escribió en su blog "Daily Kos": "Adiós Estados Unidos... no eres el país que amo y me he dado cuenta que no importa cuánto me sacrifique, no puedo convertirte en el país que yo quiero a no ser que tu quieras. Ahora, depende de ti". Sheehan inició su movimiento en agosto del 2005 cuando acampó durante 26 días frente a la finca de Bush en Crawford. Pedía hablar con el presidente sobre la muerte de su hijo. Si bien el movimiento era pequeño, atrajo un gran interés nacional. "Mi hijo, de hecho, murió por nada", escribe Sheehan. "Desde su muerte he tratado de que su sacrificio tuviese algún significado. Casey murió por un país que se preocupa más por quién será el próximo American Idol que por cuántas personas más morirán en los próximos meses, mientras demócratas y republicanos hacen politiquería", critica la madre pacifista. Sheehan añade que su militancia contra la guerra le costó su matrimonio de 29 años y que ha gastado todos los beneficios que cobró por la muerte de su hijo y todo lo que le pagaron por sus disertaciones y libros en "la causa" contra la guerra, y que ahora tiene deudas por gastos médicos. "Juntaré lo que me queda desde que emprendí esta lucha y me iré a casa", insiste. "He tenido que soportar mucho odio desde que Casey murió y en especial desde que me convertí en 'el rostro' del movimiento anti-guerra estadounidense", escribió Sheehan en su diario. En el Día de los Caídos, he llegado a "conclusiones descorazonadoras", agregó. Sheehan explicó que tanto la derecha como la izquierda la han criticado duramente, pese a que en un principio la izquierda le brindó mucho apoyo. "Creo que nadie me prestó atención cuando señalé que el tema de la paz y la gente muriéndose sin razón alguna no es cuestión de derecha o izquierda, sino del bien y el mal", dijo en su diario. Sheehan explicó que soportó todo tipo de amenazas para un movimiento que, según dijo, "suele anteponer los egos personales a la paz y la vida humana". "Me he estado preguntando por qué me estoy sacrificando y por qué los demócratas hincaron la rodilla ante George Bush", le dijo Sheehan a una agencia de noticias camino de su casa en Texas al aeropuerto, donde planeaba regresar a su hogar en su nativa California. "Me iré a mi casa y trataré de llevar una vida normal por un tiempo", dijo. El hijo de Sheehan, Casey, pereció a los 24 años en una emboscada en Irak. Las acciones de la activista llevaron a muchas personas descontentas con la guerra a iniciar un movimiento que girara en torno a la causa de Sheehan, que se convirtió en una celebridad. En enero del 2006, la activista se reunió con el presidente venezolano Hugo Chávez en Caracas, durante el Foro Social Mundial. Durante ese encuentro, Sheehan acusó a Bush de ser "responsable de matar decenas de miles de personas inocentes" en Irak.

Descarga la aplicación

en google play en google play