Escúchenos en línea

«El avance del poder popular pasa necesariamente por la recuperación de la propiedad social de los medios»

Diario La Jornada, México. | 29 de Mayo de 2007 a las 00:00
Con todos los matices y limitaciones, los cambios político-electorales en América del Sur están impactando las relaciones de poder en la geopolítica mundial, aseveró el internacionalista Oscar González, quien identificó una división electoral en la región, donde se percibe, por un lado, naciones con gobiernos de centro izquierda, y otros con ideología de centro derecha. Señaló que día a día se definen con mayor claridad y de manera ineludible los bandos y los intereses. Las oligarquías, las clases privilegiadas y explotadoras van quitándose las máscaras. Ya no aparecen ni les importa aparecer como los defensores de la democracia y los derechos humanos. Van a lo suyo, el lucro y la acumulación, con todo y contra todo, empresarios delincuentes y delincuentes políticos, y así van alcanzando su declinación moral y sus límites definitivos. Al participar en la conferencia «Los avances hacia la independencia e integración en Sudamérica y el Caribe y la reacción hostil de Washington», organizada por la Casa Lamm y La Jornada, el ex embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas señaló que dos ejes separan hoy a América Latina: uno de centro izquierda que va desde Cuba -como referente mayor y fundamental- hasta Brasil, pasando por Venezuela, Bolivia, Uruguay, Argentina, Chile, Ecuador y Nicaragua. Por el lado contrario, un eje de centro derecha que engloba a Colombia, Perú y México. Dijo que lo que estas divisiones de electores, de ideologías y de intereses están mostrando son por lo menos dos cosas: primero, que las elecciones no son ya instrumento para la legitimación automática del poder de las burguesías, el pueblo organizado ha aprendido a ganarlas; y segundo, que un nuevo socialismo está tocando a nuestras puertas. La gente se está dando cuenta de lo que es la democracia burguesa y lo que puede ser la democracia popular. En el foro, realizado la noche del lunes, en el que también participaron Angel Guerra y José Steinsleger, Oscar González dijo que esta batalla ideológica se dirime en gran medida en las pantallas de televisión y en los medios de comunicación masiva. Por ello, argumentó, el avance del poder popular y democrático pasa necesariamente por la recuperación de la propiedad social de los medios. Sin ella no hay posibilidad alguna ni capacidad para hacer efectivos, reales y plurales, los derechos humanos a la comunicación, a la información y a la libertad de expresión. Los casos de Venezuela y México están en el orden del día, dijo ante un auditorio repleto en la Casa Lamm. Se refirió a la campaña que la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión de México, la Sociedad Interamericana de Prensa y el Grupo de Diarios de América hicieron en contra de la decisión del gobierno venezolano de no renovar la concesión a Radio Caracas Televisión. Pero señaló que finalmente la decisión del gobierno del presiente Hugo Chávez es soberana. Mientras, en México se discute la inconstitucionalidad de la llamada ley Televisa, ante los reclamos sociales de una democratización del espectro radioeléctrico nacional. Pero la respuesta de Felipe Calderón -no lo llamó presidente- "fue dura, pues mientras no se autorizó un canal televisivo al Gobierno del Distrito Federal, sí puso en marcha ahora el canal 28, propiedad de los Vázquez Raña, y se coloca al frente de los noticieros a personajes de dudosa calidad". En tanto, Angel Guerra, quien también coordinó la mesa, consideró que la lucha contra el imperialismo se está dando con fuerza en América Latina, aunque reconoció que el avance se ha dado en parte por la resistencia iraquí, que ha mantenido muy ocupado a Estados Unidos en Medio Oriente, además de que la revolución cubana ha jugado y tiene un papel importante en la inspiración en esta lucha.

Descarga la aplicación

en google play en google play