Escúchenos en línea

Rusia se lanza contra imperialismo y Putin advierte a EEUU

Varias agencias. Desde Moscú, Rusia. | 31 de Mayo de 2007 a las 00:00
El presidente ruso, Vladimir Putin, arremetió nuevamente este jueves contra el "imperialismo", acusó con contundencia a Estados Unidos de abrir una nueva carrera de armamentos y dijo que la prueba de un nuevo misil intercontinental ruso y de un cohete de crucero, realizadas el martes, son una "respuesta" al plan de Washington de desplegar un escudo antimisiles en Europa. Tras relacionar directamente con esa amenaza el reciente lanzamiento por parte de Rusia de un misil y un cohete de crucero con el objetivo de demostrar que tiene recursos para defenderse, el jefe del Kremlin declaró que los ensayos también son una "respuesta" a la carrera de armamentos desatada por EEUU. A juicio de Putin, esa carrera armamentista está relacionada en buena medida con el llamado escudo antimisiles, y a sus intentos de "gobernar el mundo e imponer su voluntad a otros países". "No hay que temer estas acciones de Rusia, porque no tienen carácter agresivo, son sólo una respuesta a las acciones unilaterales, injustificadas y suficientemente duras de nuestros socios", indicó Putin en rueda de prensa tras reunirse con el presidente griego, Karolos Papoulias. "Nuestras acciones apuntan a conservar el equilibrio en el mundo, lo que es muy importante para preservar la seguridad internacional", dijo. Rusia ensayó con éxito el pasado martes un nuevo misil balístico internacional RS-24 con ojivas múltiples, que según militares rusos es capaz de burlar el futuro escudo antimisiles norteamericano, así como un nuevo cohete de crucero táctico-operativo Iskander-M. "No somos nosotros los iniciadores de una nueva espiral de carrera armamentista (...) Seguiremos perfeccionando nuestros medios militares. (...) Ya paremos de decir que por un lado están los aliados limpios, blancos, con todas las cualidades, y por otro un monstruo que acaba de salir del bosque, con pezuñas en lugar de pies", ironizó el presidente ruso ante la prensa. "El mundo ha cambiado y ha habido tentativas de hacerlo unipolar. Algunos actores de los asuntos internacionales han querido imponer su voluntad a todo el mundo", declaró, en una clara referencia a Estados Unidos, durante una rueda de prensa en Moscú junto a su homólogo griego, Carolos Papoulias. En clara alusión a EEUU, Putin denunció que tras el fin de la Guerra Fría y la desaparición de la URSS "algunos de nuestros socios internacionales sustituyen o tratan de sustituir los principios del derecho internacional por la conveniencia política". También, añadió, pretenden "dictar su voluntad a todos y cada uno, sin respetar las normas del derecho internacional. A nuestra manera de ver, esto no es otra cosa que dictado e imperialismo". El jefe del Kremlin advirtió de que "esto es muy peligroso y dañino, y Rusia se opone a estas prácticas en la vida política mundial". Putin recordó que EEUU abandonó en 2002 el tratado bilateral de Defensa Antimisiles (ABM) para tener las manos libres, y ahora planea crear un escudo antimisiles propio con elementos estratégicos cerca de la frontera rusa, en Polonia y la República Checa. "Nosotros les advertimos de inmediato que adoptaríamos pasos de respuesta para conservar el equilibrio estratégico en el mundo", dijo Putin, y subrayó que esa respuesta sería "asimétrica", según la agencia Interfax. Putin pronunció esta dura diatriba a menos de una semana antes de la cumbre del G8 en Heiligendamm (Alemania), que reunirá del 6 al 8 de junio a los jefes de Estado y/o de gobierno de los ocho países más industrializados del mundo, entre ellos Rusia y Estados Unidos. "Hemos firmado y ratificado el tratado sobre las Fuerzas Convencionales en Europa. Nosotros lo cumplimos en su totalidad; retiramos de la parte europea de Rusia, más de allá de los Urales, todo nuestro armamento pesado; reducimos en 300.000 hombres nuestras Fuerzas Armadas", agregó Putin. "¿Qué hacen nuestros socios?", se preguntó el presidente ruso, antes de responder que "llenan con nuevos armamentos Europa Oriental, abren una nueva base en Bulgaria, otra en Rumanía, una zona de posicionamiento en Polonia, un radar en la República Checa. ¿Qué podemos hacer? No podemos quedarnos contemplando y cumplir unilateralmente los compromisos", dijo. "Estimamos peligroso y nefasto transformar Europa en un polvorín y llenarla de nuevos tipos de armamentos. Son riesgos nuevos e inútiles para el sistema de relaciones internacionales y europeas", sentenció. Estados Unidos pretende instalar diez misiles interceptores en Polonia y un radar ultraperfeccionado en República Checa, como parte de su proyecto para dotarse de un escudo antimisil en Europa. Para Washington, se trata de instalaciones defensivas destinadas a hacer frente a eventuales ataques de misiles lanzados desde Oriente Medio, y que en cualquier caso no constituyen una amenaza para su histórico enemigo de la Guerra Fría. Hace dos semanas, Putin ya expuso su oposición al despliegue del "paraguas nuclear" de EEUU a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, durante una visita de ésta a Moscú en la que ambas partes admitieron la necesidad de rebajar el tono de la polémica. Rice afirmó entonces que las relaciones entre Washington y Moscú no viven "tiempos fáciles" y son "complejas", pero que ella no usaría a la ligera "términos como "nueva Guerra Fría".

Misiles son una amenaza real a Rusia

En este sentido, el primer viceprimer ministro ruso, Sergei Ivanov, dijo hoy que el despliegue de misiles de medio y corto alcance por parte de países vecinos al este y el sur de Rusia representa una "amenaza real". "El tratado soviético estadunidense (sobre fuerzas nucleares de corto y mediano alcance) no es efectivo ya que desde su firma han aparecido decenas de países que poseen tales misiles, mientras que Rusia y Estados Unidos no tienen permitido tenerlos", detalló Ivanov a una comisión militar industrial en la ciudad sureña de Znamensk. Ivanov no mencionó nombres, pero entre los países vecinos de Rusia que en los últimos dos años han realizado ensayos exitosos de misiles se encuentran China, Corea del Norte e Irán. "En estas condiciones, es necesario proveer a nuestras tropas con armas modernas de alta precisión", diagnosticó Ivanov, un ex ministro de Defensa ruso de línea dura, el más probable sucesor de Putin en las elecciones de marzo de 2008. Putin no hizo hoy referencia a las pruebas de misiles en el Pacífico, pero un vocero del Ministerio de Defensa dijo que el proyectil fue lanzado desde una plataforma móvil a las 14:20 horas de Moscú (10:20 GMT) desde Plesetsk, unos 800 kilómetros al norte de la capital rusa. Menos de una hora más tarde, el comando ruso de las Fuerzas de Misiles Estratégicos precisó que el misil había alcanzado sus blancos en el sitio de prueba de Kura, en la escasamente poblada península de Kamchatka, al norte de Japón. "El misil balístico intercontinental RS-24 fortalecerá el potencial de las fuerzas estratégicas rusas para superar defensas antimisiles, y por tanto reforzará el potencial nuclear disuasivo de las fuerzas estratégicas rusas", expresó en una declaración el comando ruso. El misil RS-24 probado el martes puede ser cargado con 10 cabezas nucleares diferentes, y se prevé que remplace a otros misiles intercontinentales de una generación anterior, como el RS-18 y el RS-20. Los misiles con múltiples cabezas nucleares que pueden ser dirigidas independientemente son más difíciles de interceptar y destruir completamente, una vez que fueron lanzados. Según expertos consultados por la agencia Dpa, el RS-24 es una variante del proyectil Topol-M, que según la clasificación de la OTAN, es conocido como SS-X-27. Rusia realizó también pruebas con una nueva variante de misiles crucero del tipo Iskander-M. Ivanov, que asistió al lanzamiento, justificó la "adquisición de estas nuevas armas de precisión" con el argumento de que otros países ya cuentan con estos equipos de guerra. En el Pacífico norte, el 15 de mayo pasado, el departamento de Defensa estadunidense realizó un ensayo con un misil de largo alcance, considerado determinante para el desarrollo del escudo proyectado para las bases en Polonia y la República Checa. El ensayo fue interrumpido en el curso de su desarrollo a causa del funcionamiento defectuoso del misil objetivo, según explicó la Agencia de Defensa Antimisiles de Estados Unidos. El blanco no alcanzó la altura suficiente como para ser considerado una amenaza, por lo que el sistema de defensa de misil balístico no lo buscó, indicó la entidad vinculada al departamento de Defensa. En septiembre de 2006 la agencia realizó con éxito una prueba con el mismo misil, que fue lanzado desde Alaska.

Descarga la aplicación

en google play en google play