Escúchenos en línea

Lluvias no cesan. Primeros daños en occidente. Se derrumba ladera de un cerro en Murra. Defensa Civil en alerta roja

Varias agencias. Desde Managua. | 31 de Mayo de 2007 a las 00:00
Intensas lluvias asociadas a la tormenta tropical "Bárbara" y un sistema lluvioso en el Golfo de Honduras dejaban este jueves en Nicaragua comunidades aisladas a causa del desborde de ríos, deslizamientos de tierra y daños materiales, según fuentes de la Defensa Civil. El director de la Defensa Civil, coronel Mario Perezcassar, informó que han sido alertados 23 municipios de León y Chinandega, donde ha llovido desde la medianoche del miércoles (21 horas contiguas) y se han producido las primeras inundaciones. Agregó que la institución de prepara a evacuar personas en los municipios críticos de Villanueva y Somotillo, frontera con Honduras. Comunidades de ambos municipios están "aisladas", declaró Pérez Cassar. También desde el municipio de El Viejo, aledaño a la ciudad de Chinandega, se informa de graves inundaciones en diez comarcas: El Bálsamo, Gancho de la Mona, Imperia, La Coporoca, Los Valientes, Maderas Negras, La Tejana y El Espavel. En el casco urbano, se han inundado tres asentamientos. En Punta Ñata, en las laderas occidentales del Volcán Consigüina, en el extremo oeste del país, se registran al menos 50 familias afectadas, con sus casas inundadas o destruidas. Las precipitaciones, que según pronósticos continuarán en las próximas 48 horas, provocaron la madrugada del miércoles el derrumbe de las laderas del cerro El Rosario, en el municipio de Murra, departamento de Nueva Segovia, a 300 km al norte de Managua. No se reportaron víctimas, aunque sí daños materiales en la comunidad El Dorado, comarca El Rosario, a 28 kilómetros del casco urbano de Murra, donde viven unas 200 familias. Según informes preliminares de la Defensa Civil al menos 89 personas quedaron damnificadas, debido a la destrucción total de cinco viviendas, daños parciales a otras nueve y la inundación de diecisiete más. La comunidad está aislada y no hay agua potable ni energía eléctrica. Otras diez comunidades de Murra están incomunicadas. Las corrientes de lodo también dañaron tramos de la vía, la tubería de agua potable, postes del tendido eléctrico y letrinas. Debido a la persistencia de las lluvias "está siendo difícil el acceso hacia esos lugares afectados", señaló Pérez Cassar. Los damnificados han sido alojados en la capilla de la comunidad y en viviendas de familiares y amigos. En el vecino municipio de El Jícaro, todo el miércoles hubo un hablatón radial para recolectar ayuda en ropa, alimentos y medicinas para las familias que lo han perdido todo. Pérez Cassar indicó que la institución está "en alerta roja" y monitorea la situación en estas comunidades, que se espera serán las primeras en ser evacuadas el viernes. Las más afectadas se ubican en el norte del departamento de Chinandega, a 132 kilómetros de Managua. La región noroeste del país es una de las más perjudicadas por las lluvias asociadas a la tormenta tropical Bárbara, que se localiza en el Golfo de Tecuantepec, México, y por un sistema lluvioso en el Golfo de Honduras, según la oficina de meteorología. En Managua, Defensa Civil ha activado 80 albergues para dar techo a familias que tengan que ser evacuadas de 76 puntos vulnerables de esta capital, en donde viven unas diez mil personas, y que para ello cuentan con los camiones necesarios del Ejército. Las lluvias, según distintas fuentes, todavía no han causado víctimas aunque sí árboles tumbados, daños en la infraestructura y atascos de automóviles en algunos sectores de Managua, mientras las autoridades no han decretado ningún tipo de alerta. En el aeropuerto internacional Augusto C. Sandino de Managua se dio una situación de emergencia, cuando un avión de la fuerza aérea venezolana realizó un aterrizaje forzoso por la pinchadura de dos neumáticos traseros. El mal tiempo y el agua acumulada sobre la pista habrían provocado que el avión se deslizara y quedara varado al final de la pista en medio del fango. La región noroeste de Nicaragua es una de las más vulnerables por causa de la deforestación, y fue duramente castigada por el huracán Mitch en 1978, con inundaciones y un deslave en el volcán Casitas, que sepultó a unos 2,800 personas, en el municipio de Posoltega, 128 km al noroeste de Managua.

Peligro de deslaves

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) alertó este jueves sobre el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra en la región noroeste del país, afectada por lluvias asociadas a la tormenta tropical Bárbara, que continuarán hasta el viernes. En un comunicado la entidad recomendó a las autoridades "tomar medidas necesarias" en la región noroeste del país "ante posibles inundaciones en las zonas bajas y algunos deslizamientos en la cordillera volcánica" del Pacífico, donde continuarán las lluvias en las próximas 24 a 48 horas. Las zonas de mayor riesgo de desastres se localizan en León, Chinandega, Corinto, Posoltega, Monterrosa y Achuapa, donde en las últimas horas han caído intensas lluvias y cuyos suelos están húmedos por acumulaciones mayores a los 100 milímetros, indica el comunicado. La tormenta tropical Bárbara que se localiza al sur del Golfo de Tehuantepec presenta un lento movimiento hacia el Oeste-noroeste y vientos del sur-suroeste para Centroamérica, "transportando mucha humedad hacia el interior" de Nicaragua, indica el comunicado del INETER. Además, un fenómeno climático al norte del Golfo de Honduras que se desplaza hacia el Golfo de México con alto potencial de desarrollo en los próximos días está alimentando las lluvias en Nicaragua, según la directora de meteorología, Milagros Castro.

Descarga la aplicación

en google play en google play