Escúchenos en línea

Gobierno anuncia racionamientos de energía

| 3 de Junio de 2007 a las 00:00
El ministro de Energía y Minas, Emilio Rapaccioli, dijo que Nicaragua volverá a enfrentar durante los próximos cuatro a seis meses, apagones (cortes de energía) de enormes dimensiones, como consecuencia de los enormes costos en que se incurre por la generación de energía. Aseguró que "es difícil" anunciar una nueva etapa de racionamientos, pero indicó que el gobierno tiene dificultades para hacer frente a la demanda de energía y sus altos costos de generación "y la situación se pondrá más grave en junio y julio. La situación para terminar el año es crítica; en cualquier momento podemos tener racionamiento". Rapaccioli reconoció que el funcionamiento de las plantas electrógenas facilitadas por Cuba y Venezuela representa un alto costo económico para Nicaragua, y que el gobierno planea utilizarlas única y exclusivamente para casos de emergencia nacional. De acuerdo con el funcionario, las 32 plantas de energía que producen unos 60 megavatios de energía consumen diariamente 300.000 dólares en diesel, generando la energía más cara que se consume en el país. La idea de aplicar un cronograma a los cortes de energía (racionamiento) en todo el territorio nacional es consecuencia de los problemas técnicos que sufren las vetustas plantas generadoras, algunas de las cuales tienen hasta 40 años de operar en forma continua, lo que de manera permanente produce un déficit de unos 30 a 40 megavatios. Aseguró el funcionario que el principal problema que enfrenta el gobierno nicaragüenses es la cuantiosa deuda acumulada por la empresa Generadora Eléctrica Central S.A. (GECSA) con las compañías abastecedoras de combustibles como la Esso Estandar Oil y la Empresa Nicaragüense del Petróleo (Petronic). "En estas circunstancias puede ocurrir que un día la Esso o Petronic decidan no seguir vendiendo combustibles a Gecsa, y en ese caso el déficit energético se agudizaría", indicó Rapaccioli. Señaló que el déficit de energía actualmente sobrepasaría los 60 megavatios, que es la misma capacidad de generación de las plantas Hugo Chávez, pero que echar a andar dichas generadoras provoca enormes gastos económicos al gobierno central. Rapaccioli dijo que, en consecuencia, Nicaragua enfrentaría en los próximos meses apagones de grandes magnitudes, sólo vistos el año pasado, cuando el lago de Apanás, ubicado en la zona norte del país, bajó su nivel de forma alarmante, y afectó a dos plantas hidroeléctricas. El ministro insistió en que no es una decisión fácil anunciar un racionamiento programado para los próximos meses por el alto costo por la generación de energía, al tiempo que señaló que en las actuales condiciones es difícil cubrir la demanda. En esta semana, el déficit prácticamente ha sido nulo, pero esto se debe a que Unión Fenosa compra más de 18 megavatios de energía a diario, y a que las plantas venezolanas se están sobreexplotando, trabajando a un ritmo insostenible. Por esa razón, Rappaccioli expresó que "tendríamos que ir pensando en programar racionamientos independientemente de que no haya déficit". El anuncio del ministro, se produce en momentos en que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) ha autorizado un incremento tarifario en la energía eléctrica de 2 por ciento a partir del 1 de junio. No obstante, dicho incremento es considerado como insuficiente por la empresa distribuidora de energía, la transnacional española Unión Fenosa.

Descarga la aplicación

en google play en google play