Escúchenos en línea

Misión técnica en Washington para afinar detalles con el FMI

Europa Press. Desde Washington. | 11 de Junio de 2007 a las 00:00
Una misión técnica del gobierno viajó este lunes a Washington para seguir negociando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) los términos de un eventual acuerdo económico, informó una fuente oficial. Este es el tercer encuentro que el gobierno de Daniel Ortega sostiene con el FMI. El jueves se integrará el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Antenor Rosales para discutir asuntos específicos de la política económica, confirmó un portavoz del BCN a la AFP. "El día 14 me incorporaré a las discusiones, para darle la orientación de naturaleza político-económica", anunció Rosales. Señaló que el gobierno de Nicaragua "está empeñado en impulsar las conversaciones con el FMI, de cara a la firma de un acuerdo" que respete la estabilidad macroeconómica sin descuidar el aspecto social relacionado a la pobreza. En las reuniones, que se iniciaron este lunes, la comitiva nicaragüense tiene previsto exponer su propuesta económica "con algunos ajustes que hemos anunciado sobre las reservas, sobre (el aumento de pensiones anunciado por) el Instituto de Seguridad Social y otros elementos, como el incremento del salario mínimo", dijo el funcionario. Las conversaciones oficiales con el FMI se iniciaron en abril pasado con la discusión de políticas sobre problemas como el déficit de energía y la crisis de agua que existe en numerosas localidades. En el segundo encuentro, los nicaragüenses presentaron una propuesta sobre políticas monetarias, sociales y comerciales, donde lograron que se destinaran más recursos para reducir la pobreza (70%). En esta tercera ronda el gobierno nicaragüense propondrá reducir la tasa de deslizamiento de la moneda nicaragüense, el córdoba, con respecto al dólar para que las variables se ajusten al comportamiento del mercado local. "Estamos en esas negociaciones" para ver si "sencillamente se deja que el mercado decida cuál es el valor real del córdoba frente al dólar", apuntó Rosales. Economistas nicaragüenses estiman que las negociaciones podrían prolongarse todo el año debido a discrepancias sobre el aumento del gasto social. "De nada nos sirve cumplir con las metas de desempeño en materia macroeconómica si no se tiene una expresión real en el resultado de reducción de la pobreza", insistió Rosales. La propuesta de Nicaragua al FMI prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de 4.2% para este año, y de un 4 y 5% en los años subsiguientes. La tasa de inflación descendería en un 7.5% con las perspectiva de llevar este índice a 7% en el año 2009. Rosales informó que el gobierno le presentará como planteamiento al FMI poder renegociar su deuda interna que, según él, ha sido generada por la "quiebra fraudulenta" de cuatro entidades bancarias durante el gobierno del ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002). El Estado nicaragüense pagó en febrero pasado 100 millones de dólares en concepto de bonos de pagos de indemnización (BPI) o por las propiedades confiscadas, y 20,4 millones de dólares en títulos valores o certificados negociables de inversión (Cenis), debido a las quiebras fraudulentas de cuatro bancos entre 2000 y 2001. Aún faltan pagar alrededor de 750 millones de dólares por las confiscaciones de los años ochenta, según cifras oficiales. Mientras que la deuda dejada por los cuatro bancos cerrados fue de 350 a 400 millones de dólares. De acuerdo al funcionario nicaragüense, los ejecutivos del FMI defienden aspectos macroeconómicos y el equipo nicaragüense aspectos sociales que deben quedar incluidos en el acuerdo, porque a su juicio "no es posible desarrollar programas exitosos, mientras no se logre renegociar la deuda interna". Rosales aclaró que el gobierno no va a renunciar a su compromiso de pago de esos títulos valores, pero insistió en que es necesario "encontrar una solución al problema de la deuda interna". Señaló que la renegociación de la deuda interna permitirá liberar recursos que posibilitará destinarlos a programas para erradicar la pobreza y desarrollar la infraestructura del país. Esta nueva ronda de negociaciones con el FMI "será definitiva en planteamientos", dijo el presidente del banco emisor. Actualmente, Nicaragua tiene una externa de 4.500 millones de dólares (3.368 millones de euros) y está dentro del programa de "alivio" de deuda, a cambio de la aplicación de unas políticas establecidas por el organismo financiero internacional.

Descarga la aplicación

en google play en google play