Escúchenos en línea

Pasó el susto, pero el presidente de Guatemala declara alerta por si hay réplicas del terremoto

Varias agencias y emisoras de radio. Desde ciudad Guatemala, El Salvador y Tuxtla Gutiérrez. | 13 de Junio de 2007 a las 00:00
Un terremoto de 6.8 grados Richter, el más fuerte registrado en Guatemala en lo que va de este año, causó alarma y temor entre los guatemaltecos que, por miles, a pesar de la fuerte lluvia que caía en ese momento, salieron a las calles para ponerse a salvo. El temblor también se sintió con fuerza en El Salvador, en cuya capital empleados y estudiantes salieron de edificios y centros educativos. Las telecomunicaciones telefónicas se vieron ligeramente perturbadas en El Salvador, tanto las fijas como las celulares. También se evacuaron escuelas. El presidente de Guatemala, Oscar Berger, declaró la tarde de este miércoles una "alerta naranja" por 24 horas. "El llamado es a la calma, pero estamos declarando una alerta anaranjada para estar prevenidos, y el aeroclub, la Fuerza Aérea y el Ejército están en disposición para atender cualquier eventualidad", afirmó el mandatario en rueda de prensa. "No se alarmen fue un temblor fuerte, pero no hay daños personales ni a la infraestructura y tenemos que mantener la calma y estamos todos en alerta para atender la emergencia", agregó el mandatario. Según el Instituto Sismológico y Vulcanológico de Guatemala (Insivumeh) el sismo fue de 5,4 grados en la escala de Richter, aunque el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) de El Salvador lo midió con intensidad de 6,5 grados y el Servicio Geológico de Estados Unidos, reportó una magnitud de 6,8 grados Richter. El temblor se registró hacia las 13H29 locales, tuvo una duración de 42,2 segundos, y su epicentro se ubicó a 88 kilómetros al sureste, sobre las costas del Pacífico, en la comunidad de La Gomera, en el departamento de Escuintla. Según el Insivumeh, en Guatemala se registran entre 8 y 10 temblores de baja intensidad diarios, y entre 60 y 90 movimientos telúricos anuales que son sensibles. "Estamos todos en estado de alerta, en especial las instituciones que tienen que ver con situaciones de emergencia, pero afortunadamente hasta ahora no tenemos un reporte de daños puntual", insistió Berger. De acuerdo con el titular de la estatal Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Hugo Hernández, se han puesto en marcha los planes de contingencia en los 22 departamentos que tiene este país centroamericano. El funcionario indicó que han tenido conocimiento de que algunas viviendas sufrieron daños leves y que la Conred mantendrá una vigilancia permanente para atender a las poblaciones que puedan estar en riesgo.

El saldo en Guatemala: mucho pánico

Daños materiales menores en diferentes partes del país, interrupción temporal en las telecomunicaciones y mucho miedo entre la población es el saldo del fuerte seísmo. La fuerte sacudida produjo escenas de pánico en El Salvador, Guatemala y Chiapas, al sur de México, donde los pobladores de las zonas más afectadas, en especial en el centro y sur de Guatemala, abandonaron sus casas. Según reportes recibidos por Emisoras Unidas, como consecuencia del temblor, un número no determinado de casas resultaron averiadas en varias poblaciones del país, daños que fueron considerados por la Conred como "menores". También se registraron pequeños deslaves en varias carreteras del oeste del país, provocados por la combinación del temblor con las fuertes lluvias que caían en Guatemala al momento del incidente. Algunos edificios públicos, como el Congreso, así como escuelas y colegios, fueron evacuados por órdenes de sus autoridades para poner a salvos a los empleados y estudiantes, ante el temor de posibles réplicas del evento. Las empresas de telefonía reportaron cortes temporales del servicio debido al temblor, pero aseguraron que fue restablecido 40 minutos después. El Salvador y Guatemala están enclavados en el denominado "cinturón de fuego del Pacífico", por lo que registran una constante actividad sísmica producto del movimiento de placas y de centenares de fallas locales que surcan ambos territorios producto de la cadena volcánica. Los dos países tienen unos tristes registros de destrucción y muerte por culpa de los terremotos. El 4 de febrero de 1976 un terremoto dejó en Guatemala más de 25.000 muertos e importantes daños en la capital y ciudades de la periferia. En El Salvador, un terremoto producido el 10 de octubre de 1986, de 7,5 grados, dejó 1.400 muertos y el centro histórico de la capital destruido. El 13 de enero de 2001, frente a la costa salvadoreña, otro de 7,6 grados, provocó 1.250 muertos y la destrucción de más de 200.000 viviendas en territorio salvadoreño. Un mes después, el 13 de febrero, otro terremoto de 6,6 grados, dejó 350 muertos y la destrucción de un 80% de las viviendas de la zona de San Vicente, Cojutepeque y otras ciudades vecinas.

Chiapas

El temblor que sacudió el miércoles a Guatemala y El Salvador se sintió con menor intensidad en la mayoría de los municipios de Chiapas, sureste de México, sin dejar daños materiales, aunque se registraron crisis nerviosas entre los pobladores, reportó Protección Civil. Las crisis nerviosas se suscitaron sobre todo entre los habitantes de los municipios de Tapachula, Suchiate, Tuxtla Chico, frontera con Guatemala, región en la que funcionarios estatales realizan recorridos para alertar de posibles réplicas, añadió Protección Civil.

Descarga la aplicación

en google play en google play