Escúchenos en línea

Crean comisión especial para investigar causas de la enfermedad que está matando a los cañeros

Por Giorgio Trucchi, Rel–UITA. Desde Chichigalpa, Chinandega. | 15 de Junio de 2007 a las 00:00
Una comisión interinstitucional, formada por la Alcaldía de Chichigalpa, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Trabajo y el INSS entre otras instituciones, prepara un proyecto para buscar las causas de esta enfermedad Recorriendo la amplia carretera que de Managua lleva hasta Chinandega, en el occidente del Nicaragua, no siempre es fácil percatarse del desvío que conduce al pequeño pueblo de Chichigalpa. No hay señalizaciones claras, hay que estar pendientes de los enormes rótulos publicitarios del ron Flor de Caña o del azúcar del Ingenio San Antonio que dan la bienvenida a este lugar. Llegando desde afuera, existe la clara percepción de que los productos de la Nicaragua Sugar Estate Ltd. caractericen la propia identidad de los chichigalpinos y del mismo pueblo. Sin embargo, el nombre de Chichigalpa ya no es solamente sinónimo de producción de azúcar y de ron, sino que su nombre ha recorrido el mundo por la dramática situación en que viven miles de ex trabajadores azucareros que sufren de Insuficiencia Renal Crónica (IRC) y por la contaminación que afecta su territorio. La grave epidemia de IRC que está diezmando a la población de Chichigalpa es algo que ya no se puede ocultar y que necesita de respuestas inmediatas, para contrarrestar el desarrollo de la enfermedad, dar asistencia especializada a los afectados y sobre todo, para determinar las causas de esta tragedia. SIREL conversó con el Alcalde de Chichigalpa, Wilfredo Rostrán García, para conocer el trabajo que se propone hacer esta institución frente al drama que viven miles de ex trabajadores azucareros. –¿De qué manera la alcaldía se está enfrentando a esta grave problemática que existe en el municipio? –En nuestro municipio hay mucha gente afectada por IRC. Es algo que lamentamos mucho porque la gente se está muriendo. Se acaba de conformar una Comisión Interinstitucional de la cual somos parte la Alcaldía, el Ministerio de Salud (MINSA), el Ministerio del Trabajo (MITRAB), el INSS y otras instituciones. El objetivo es buscar las causas de esta enfermedad. El MINSA nos ha orientado para que contactemos donantes y gestionemos recursos externos para apoyar una investigación que apunte a detectar las causas de esta enfermedad. Ya hay algunos avances en relación a la parte técnica. Hay que trabajar el formato para dar legalidad al inicio del proyecto y después se entraría en una etapa de estudio de prevalencia. –¿De qué se trata? –Es un estudio para detectar el grado de afectación por IRC en la población de nuestro municipio y en la fase sucesiva, se entraría ya con los análisis y el estudio de las aguas, que va a ser la parte más importante para determinar las causas. Creemos que la IRC puede ser originada por las altas aplicaciones de agrotóxicos que se dieron en los cañaverales y en las zonas donde se ha sembrado algodón. –¿Qué tipo de participación va a tener el Ingenio San Antonio en este proyecto? –Hasta donde sabemos, la Ministra de Salud nos comentó que el ingenio tiene la voluntad de aportar recursos para determinar cuáles son las causas de la IRC en esta zona. Ellos siempre se han escudado diciendo que no tienen nada que ver con ese problema, pero creemos que no es tan así como dicen. Hay mucha confusión. Se habla de que existen estudios específicos, pero de que han desaparecido o que se han perdido y de que no se sabe donde están. De lo que sí estamos seguros es que la mayoría de los afectados son personas que trabajaron en el ingenio y este estudio es necesario para determinar, de una vez por todas, la causa de esta enfermedad. Hay que aprovechar esta oportunidad y resguardarla para que no se pierda como aparentemente ocurrió en el pasado. –La mayoría de los afectados señalan al ingenio como el responsable de esta situación. –Hay grupos de afectados cuyas juntas directivas hacen comentarios sobre esta situación y son validos y hay que tomarlos en cuenta porque son ellos los que han sufrido la enfermedad. La verdad es que esta situación ya es noticia nacional e internacional, porque el problema es grave y cada año muere mucha gente. No podría darte datos exactos en este momento, pero de un número hipotético de cien fallecidos, la mayoría son de IRC. Es un problema real que hay que resolver. –No es un secreto para nadie que el Ingenio San Antonio es muy poderoso y contribuye también con obras sociales que benefician al pueblo y a la misma alcaldía en términos de infraestructuras. Si el estudio determinara algún tipo de responsabilidad del ingenio, ¿tendrá la alcaldía la capacidad de apoyar estos resultados? –Siempre hemos mantenido una relación de respeto con el ingenio, en el sentido de que tiene el derecho de desarrollar sus actividades pagando sus respectivos impuestos a la alcaldía, para que podamos invertirlos en obras e infraestructuras. Siempre hemos buscado la manera de subir los impuestos año a año y hasta tenemos una demanda en contra de la empresa, porque hubo resistencia en reconocer estos aumentos y ahora esperamos el fallo del tribunal. Me parece que si se lograra llegar a determinar las causas de la enfermedad y el ingenio saliera con algún tipo de responsabilidad, tendrá que responder por esta situación y el gobierno municipal estaría dispuesto a respaldar más a los afectados y a apoyar estos resultados. Como institución ya los hemos apoyado de alguna manera, pero hay que hacer más. –El Ingenio San Antonio ha declarado que no se utilizan agrotóxicos y que su producción es limpia. ¿Existe en la alcaldía una Comisión Ambiental que efectúe algún tipo de control? Se ha conformado la Comisión Ambiental, pero no se nos ha permitido llegar hasta allí. Tendríamos la potestad de hacerlo legalmente y también el derecho y deber de hacer recomendaciones, pero en la entrada del ingenio hay un puesto de control y no nos han dejado pasar. Lo que quiero decir es que existe una lucha constante cuando hay que hacer revisiones a los ríos y a las tuberías de los desechos industriales. –¿Cree que el actual gobierno esté verdaderamente interesado en buscar una solución al problema? –Estoy muy confiado de que el gobierno tenga este interés. En una reunión intersectorial comentábamos el desastre ambiental que se está viviendo en Nicaragua y el mismo presidente orientó a la Ministra de Salud para que se hiciera este estudio para determinar las causas de esta enfermedad y para atender a las personas con IRC. Este estudio va a ser integral y no sólo se va a desarrollar en Chichigalpa, sino en los departamentos de León y Chinandega. Como gobierno municipal nos vamos a involucrar directamente y ya hay miembros del Consejo Municipal que se han integrado en la Comisión de Salud y vamos a aportar una cuota del presupuesto para realizar el estudio.

Descarga la aplicación

en google play en google play