Escúchenos en línea

Gobierno pedirá al gran capital renegociar la deuda interna y pagar los impuestos por la venta de los bancos

| 18 de Junio de 2007 a las 00:00
Este martes quedarán instaladas cinco mesas de trabajo y diálogo con el sector empresarial para conocer sus prioridades y discutir propuestas conjuntas que ayuden a reducir la pobreza. Para cumplir el propósito el gobierno y los empresarios acordaron crear cinco mesas de trabajo: Energía e Infraestructura; Finanzas; Agropecuaria, Pesca y Forestal; Turismo y Zonas Francas; agroindustrial y una especial para atender la Costa Caribe de Nicaragua. La idea es que los sectores comercial, productivo e industrial sean partícipes "de los grandes ejes de desarrollo del país", anunció el promotor del encuentro, el vicepresidente Jaime Morales Carazo, noticiero televisivo Multinoticias. Las mesas permitirán además al gobierno dialogar sobre los problemas que enfrenta la empresa privada. Morales Carazo dijo que la cita de Ortega con los directivos de los empresarios de "mayor relevancia y más peso en la economía del país" la consideraba de "gran importancia para el desarrollo económico y social de Nicaragua". Recordó que este encuentro se ha venido organizando desde hace varias semanas, y que a comienzos de este año ya el mandatario tuvo una primera reunión con los empresarios en que estos acordaron expresar cuáles son sus programas y principales prioridades. En el anterior encuentro Ortega se comprometió a no adoptar medicas económicas radicales, pero sí mantener la estabilidad macroeconómica y dar facilidades a los inversores nacionales y extranjeros. El encuentro, que ser realizará en el marco de la Comisión Empresarial América Latina y El Caribe, será encabezado por el presidente Daniel Ortega y se realizará en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) de Managua, adonde se espera que informe los resultados de su reciente gira por seis países. El Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), Erwing Krügger se mostró optimista por el encuentro. "Nosotros esperamos un clima muy positivo, lo que hemos hablado con ello, ellos han sido muy abiertos, ellos están muy entusiasmados, incluso el Presidente pidió que se pospusiera la inauguración de las mesas prevista para el jueves pasado, para poder participar", manifestó. A juicio de Krügger, hay un compromiso asumido por el gobierno desde la toma de posesión en enero pasado, cuando Ortega les dijo que deseaba trabajar juntos con ellos para sacar adelante al país. "Yo creo que tenemos que ir construyendo esa misma visión", declaró. El diputado socialcristiano Agustín Jarquín Anaya, aliado del gobierno, aseguró este lunes que tras el encuentro, se iniciará un proceso de reuniones y diálogos con otros sectores del ámbito empresarial, para abordar temas como la inversión nacional y extranjera en diversos rubros. La sesión será puertas cerradas, sin acceso a los medios de comunicación. En la agenda está previsto discutir la crisis energética, el clima de negocios, las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, la deuda interna, temas agropecuarios, situación de las zonas francas, infraestructura y un plan de inversiones para el Caribe nicaragüense, entre otros. Jarquín Anaya cree que hay expectativas en que este encuentro, en el que se supone participará el gran capital nicaragüense, se realice con toda la franqueza posible, porque abordarán los aspectos fundamentales de la economía nacional. Agregó que la idea no es sólo fomentar el diálogo, sino crear un clima de confianza y "disminuir la actitud de confrontación que lamentablemente existe ahora", y que afecta el desarrollo de la economía nacional. "Este encuentro, servirá para definir puntos de la agenda del país, que en medio de la diversidad de opiniones y criterios, nos haga que jalemos parejo, que nos unamos en temas que son de interés público", afirmó. Jarquín Anaya advierte que este encuentro no resolverá los problemas en un corto plazo, pero asegura que el país se posesionará en mejores condiciones para la situación económica empiece a mejorar. El apoyo de la inversión nacional y extranjera es importante para que el gobierno sandinista pueda cumplir con sus promesas de campaña de reducir el desempleo (53%) y erradicar gradualmente la pobreza en que vive más del 70% de los nicaragüenses. Según el «Informe Pastrán», el gobierno pedirá a los dueños de los bancos tenedores de CENIS, una renegociación de los intereses y los plazos. La deuda interna por este concepto asciende a unos 350 millones de dólares. Solo tres bancos que operan en el país poseen CENIS. El objetivo del gobierno es reducir la deuda interna, que asciende a 1,300 millones de dólares y absorbe el 33% del presupuesto nacional. "Así mismo el gobierno estaría planteando directamente que sean pagados los impuestos por la venta de las acciones de los bancos, Banco de América Central, que vendió una parte de sus acciones a General Electric y la venta del Grupo Financiero Uno al Citigroup, ambos de Estados Unidos y que presuntamente no han pagado los impuestos correspondientes", asegura el Informe Pastrán. En el encuentro con Ortega estarán presentes Carlos Pellas, del Grupo Pellas y Ernesto Fernández Hollman del Grupo Uno. Citigroup compró el Banco Uno, cuyo capital en Nicaragua ascendía a 249 millones de dólares y el General Electric compró el 49,9% de las acciones del Banco de América Central. De acuerdo a las leyes nicaragüenses por la venta de sus activos y acciones los bancos privados estarían obligados a para impuestos al fisco.

Descarga la aplicación

en google play en google play